Esta es la historia de cómo se capturaron los presuntos asesinos de Michelle Amaya

La joven salió de su casa el 30 de noviembre, pero su mamá encontró su cuerpo el 31 de diciembre en Medicina Legal. Los presuntos asesinos eran hermanos.

Autoridades de Colombia capturan a los presuntos asesinos de una menor de 15 años en Bogotá. Foto: cortesía Fiscalía General de la Nación.
Autoridades de Colombia capturan a los presuntos asesinos de una menor de 15 años en Bogotá. Foto: cortesía Fiscalía General de la Nación.

El pasado 30 de noviembre de 2020, la joven Lynda Michelle Amaya pretendía rescatar un celular que le habían robado días antes en la estación de TransMilenio Avenida Jiménez, pero ese fue el último día que su mamá la vio con vida. Dos hombres la habrían asesinado en complicidad con un carretillero.

El cuerpo de Michelle apareció el 1 de diciembre en el barrio San Bernardo, en el centro de Bogotá y, según la Fiscalía General de la Nación, la joven llegó del barrio Prado Veraniego, en el norte de la ciudad, al San Bernardo, donde uno de los jefes de un grupo criminal llamado Tazmania, ordenó que la golpearan y la robaran. Al parecer la joven habría sido apuñalada en repetidas ocasiones y también habría recibido un duro golpe en la cabeza.

Por estos hechos la Fiscalía capturó a alias ‘Andrés, ‘Juan Carlos’ y ‘Chepe’ en ese mismo barrio. Según El Tiempo quien accedió a información exclusiva, las autoridades reconstruyeron el último recorrido de la joven a través de las cámaras de seguridad del lugar, esto se basó en 4.200 minutos de video recolectados por la Policía de la ciudad.

El medio relata, en voz de un investigador, que dos de los capturados, Chepe y Andrés, son hermanos y los principales responsables. Alias Juan Carlos es el dueño de una carretilla en la que transportaron su cuerpo una vez asesinada, pero al parecer, tuvieron que dejarlo en una esquina y fue ahí donde el primer día de diciembre, rondando las 11 de la noche, fue encontrado el cuerpo que se trasladó a Medicina Legal y donde estuvo un mes como NN hasta que su mamá pudo confirmar que se trataba de Michelle.

Alias Chepe, presunto responsable del asesinato de Michelle Amaya. Foto: cortesía Fiscalía General.
Alias Chepe, presunto responsable del asesinato de Michelle Amaya. Foto: cortesía Fiscalía General.
Alias Juan Carlos, presunto asesino de Michelle Amaya. Foto: cortesía Fiscalía General.
Alias Juan Carlos, presunto asesino de Michelle Amaya. Foto: cortesía Fiscalía General.

En las pesquisas, los investigadores entraron al barrio San Bernardo disfrazados de consumidores de droga, ya que habían identificado que los presuntos responsables se dedicaban al expendio. Así fue como conocieron a alias Jackeline, la mujer que maneja el negocio en los Tazmania y que, junto a alias Pirry, presunto jefe de la banda, y su novia alias Leidy, fueron capturados también.

El Tiempo conoció que en las últimas horas de este jueves, los tres principales responsables del crimen, estaban siendo imputados por un juez de control de garantías por homicidio agravado y tortura. Para llegar a los implicados, se unieron fuerzas de la Fiscalía, el Gaula, Sipol, Policía Judicial y la Sijín.

En su pronunciamiento, el fiscal general, Francisco Barbosa, aseguró que no permitirán que el barrio San Bernardo se convierta en el siguiente Bronx. “Hoy ese barrio es una olla de delincuentes que va a ser atacada por las autoridades”, aseveró.

El drama de su madre

La madre de la menor, Nathalie Amaya, confirmó el pasado 8 de enero a El Tiempo, que el cuerpo que tenía Medicina Legal sí correspondía al de su hija, tras hacer una prueba de ADN. Además, contó que esa semana recibieron el cuerpo y precisamente el viernes 8 de enero fueron sus exequias.

Nathalie contó la travesía que emprendió para dar con el paradero de Michelle, con la esperanza de hallarla con vida.

La señora habló con Noticias Caracol y allí contó su desgarrador testimonio en el que reveló que, sin parar durante un mes, buscó a su hija de 15 años sin éxito. El amor y deseo por encontrar bien a su pequeña la llevaron a tomar drásticas medidas como hacerse pasar por habitante de calle y adentrarse en las calles del barrio San Bernardo, conocido como ‘el nuevo Bronx’ de Bogotá, para tener nuevas pistas del lugar donde su hija se encontraba.

Nathalie dijo que frecuentó en repetidas ocasiones ese barrio del sur de Bogotá y quería “pasar desapercibida”. Además, entre lágrimas, en su diálogo con el informativo, reveló que “todas las noches me sentaba en la carrera 11 con tercera con una cobija y un pitillo, esperando que la niña pasara tal vez por ahí”, narró conmovida la madre de Lynda.

Lea más