“No queremos ser los primeros en experimentar la respuesta a la vacuna”, indígenas Arhuacos sobre inmunización contra el COVID-19

Pese a que la comunidad indígena no se opone a la ciencia, le piden al gobierno Duque mayor información sobre la vacuna y sus efectos en la salud.

Niños indígenas arhuacos. Foto: Diario del Cesar.
Niños indígenas arhuacos. Foto: Diario del Cesar.

El Gobierno nacional aseguró que en febrero de este año se comenzará con la vacunación contra el coronavirus en Colombia y pese a que este biológico es altamente anhelado por millones de colombianos, hay algunos que siguen escépticos frente al tema; tal es el caso de los indígenas Arhuacos de la Sierra Nevada de Santa Marta quienes expresaron que, aunque no se oponen a la inmunización, sí tienen algunos reparos antes de dejarse inocular contra el virus pandémico.

“No nos oponemos, pero lo que sí tenemos claro es que no queremos ser los primeros en experimentar la respuesta a la vacuna”, manifestó Danilo Villafañe, el gobernador del cabildo Arhuaco.

La autoridad indígena, además, dijo que su comunidad, al igual que el resto de los connacionales, están interesados en vacunarse, pero tendrán que llegar a un consenso con las demás poblaciones aborígenes y definir el paso a seguir. Además, según aseguró, quieren ver qué tan efectiva resulta la vacuna en otros colombianos y así, con seguridad, decidirán inmunizarse.

“Hay que esperar los resultados en otras comunidades y no quisiéramos ser los primeros obviamente”, expresó Villafañe, quien agregó que su “gente querrá estar libre de amenazas de COVID-19″ y por eso, al igual que contra otras enfermedades, los indígenas se aplicarán el fármaco contra el SARS-CoV-2.

“Es un tema que hay que consultarlo con los mamos que son las autoridades, y ver en su sabiduría qué piensan, pero como un líder externo yo pensaría que, si Colombia dentro de su política define una vacuna para prevenir el contagio que va a controlar la enfermedad pues bienvenido, siempre y cuando sepamos que es efectivo y no como una prueba”, expresó el cabildo gobernador.

Por otro lado, el líder Arhuaco, al igual que cientos de colombianos, le piden al Gobierno nacional que realicen jornadas pedagógicas con el fin de conocer los beneficios, riegos, recomendaciones y demás información necesaria antes de vacunar no solo a sus nativos, sino a toda la población nacional. “A la fecha no hay una información clara sobre la eficacia de la vacuna”, cuestionó Villafañe.

Además, esperan que así como en las grandes ciudades se realiza, a ellos llegue un cronograma en el que se socialicen las fechas de inmunización y la eficacia de la vacuna. Argumentan que con estos datos, la decisión de vacunarse será más fácil.

Por otro lado, la autoridad aborigen aseguró que los Arhuacos aceptaron desde varios años la medicina tradicional y por eso, en un híbrido de conocimientos, creen en lo que puede hacer la ciencia por la salud del ser humano.

“Desde hace varios años las comunidades indígenas han aceptado la combinación de la medicina natural y espiritual con la ciencia, en ese orden y teniendo en cuenta la actual coyuntura, entendemos la necesidad de aplicarnos esta vacuna para salvaguardar la vida propia y de nuestras familias”, expresó Villañafe, líder cabildante de esa comunidad.

Atendiendo a la solicitud de los indígenas colombianos, la Gobernación del Magdalena anunció que implementará nuevas jornadas de capacitación en las que se informará sobre cómo se distribuirá la vacuna en ese departamento que, según informó el gobiernos departamental, la inmunización comenzaría en marzo del año en curso.

De acuerdo a lo que informó el ministro de Salud, Fernando Ruiz, la vacuna Pfizer, que requiere altas exigencias de cadena de frío, en primera instancia, se descartaría que se pueda implementar en las zonas rurales del país, como es el caso de la Sierra Nevada de Santa Marta.

“Para zonas rurales es necesario y fundamental tener otros tipos de vacuna que no requieran ultracongelación, solamente refrigeración, así como operativos mucho más simples y sencillos de transporte, distribución y aplicación”, expresó el jefe de esa cartera.

Con dicha información, se presume que los colombianos que viven en esas zonas campestres, a parte de tener limitaciones de otros servicios como salud, vivienda y educación, tendrían, de alguna forma, restringida la protección inmunológica contra el SARS-CoV-2. Sin embargo, como lo anunció Ruiz Gómez, a esos lugares del país llegarían dosis de las vacunas de Moderna y Johnson & Johnson, laboratorios con los que el Gobierno Duque pactó un acuerdo comercial para adquirir sus modelos del fármaco.

SIGA LEYENDO SOBRE OTROS TEMAS

“En Colombia se levanta una piedra y sale un sicario”: director de Human Rights Watch

Disidencias de las FARC estarían suplantando a la Policía para delinquir en el Guaviare

Esto costarían las vacunas que adquirió Colombia contra el covid-19