La Alcaldía de Bogotá no importará vacunas contra el COVID-19

Con esta decisión, la administración de Claudia López se suma a la iniciativa de Asocapitales de mantener dicha labor bajo una dinámica centralizada, a cargo del Gobierno.

infobae-image

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López confirmó en la noche del 13 de enero, que la capital colombiana no comprará sus propios lotes de vacunas, a pesar de que el Gobierno nacional está parcialmente abierto a dicha posibilidad.

Esta decisión se conoce luego de que el secretario de Salud del Distrito, Alejandro Gómez, se refirió a dicha posibilidad durante una entrevista para City Tv, en la que señaló que “lo que tenemos es un borrador de decreto que recién se puso en conocimiento y estamos procediendo a analizarlo en detalle”.

Después de todo, la ciudad cuenta con un cupo de endeudamiento por $204 millones que se podía emplear para comprar más dosis de los biológicos si llegara a considerarse pertinente. Entre las ventajas de hacerlo, Gómez señaló que el país contaría con más recursos para acortar los tiempos que llevarían a la inmunidad de rebaño que busca el Gobierno nacional. Entre las desventajas, se destaca la disponibilidad del mercado.

Vale recordar que, según el borrador del decreto que reglamenta el plan de vacunación, solo se podrá realizar la adquisición y distribución de la vacuna si las autoridades sanitarias pertinentes dan el aval.

“Las entidades territoriales departamentales, distritales y municipales podrán negociar, adquirir e importar al territorio colombiano, vacunas contra el COVID -19 para aplicación en su jurisdicción, con los fabricantes de las mismas, siempre y cuando estas cuenten con una Autorización Sanitaria de Uso de Emergencia otorgada por el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos – INVIMA, de conformidad con lo establecido en el Decreto 1787 de 2020”, se lee en el artículo 21 del decreto.

Sin embargo, tras sopesarlo durante el día, Caracol Noticias reportó la decisión de la Alcaldía Distrital de adherirse a la determinación de la Asociación Colombiana de Ciudades Capitales, Asocapitales, que anunció que lo mejor es que el Gobierno nacional sea el que se encargue hacer todo el proceso con respecto a la llegada de las soluciones de Pfizer, AstraZeneca y Johnson&Johnson.

“Si algún alcalde consigue una oferta de vacunas, ésta le será transmitida al Gobierno nacional para que evalúe y concrete la compra en el marco de la responsabilidad que tiene en esta materia”, comunicó Asocapitales sobre el tema en la tarde de hoy.

Por este motivo, la administración distrital comenzó a enfocarse en otras labores, como iniciar el censo de trabajadores de la salud presentes en Bogotá, desde la primera y hasta la tercera línea de atención. Es decir, médicos, enfermeras, especialistas, camilleros, personal asistencial, administrativos, de servicios generales y guardas de seguridad.

Así mismo, se están ultimando los detalles para la instalación de los 10 ultracongeladores que estarán en la capital, listos a partir de este jueves cuando se complete la adecuación de sus sistemas eléctricos. En paralelo, se avanza en otros temas logísticos relacionados con el transporte y los espacios de almacenamiento para los biológicos, disposición de puntos de vacunación y los mecanismos para asegurar la inmunización domiciliaria, que está especialmente dirigida a adultos mayores. Sin embargo, todavía no se conocen detalles puntuales sobre estos temas.

A la par, la alcaldía confirmó que la red publica hospitalaria de Bogotá contará con cuatro gerentes para igual número de subredes, que contarán con un total de 287 vacunadores: 75 para la zona centro occidental, 82 en el norte, 69 en el sur occidente y 61 en el sur.

De esta manera, la alcaldesa comienza a desmarcarse de las presiones de diferentes entidades de la ciudad, incluido el Concejo que, ante la actual ocupación UCI del 92,4 por ciento, comenzó a solicitar más claridad en el plan de vacunación que regirá en la capital colombiana.

Lee también: El 42 % de los bogotanos han experimentado síntomas de ansiedad y depresión durante la pandemia