Más de 60 personas en riesgo por enfrentamientos entre el clan del Golfo y los Caparros en Tarazá, Antioquia

Los enfrentamientos duraron varias horas, según denuncias de los habitantes que, por su seguridad, tuvieron que quedarse encerrados en sus casas.

Más de 60 personas en riesgo por Enfrentamientos entre el Clan del Golfo y los Caparros en Tarazá, Antioquia. EFE/Ernesto Guzmán Jr./Archivo
Más de 60 personas en riesgo por Enfrentamientos entre el Clan del Golfo y los Caparros en Tarazá, Antioquia. EFE/Ernesto Guzmán Jr./Archivo

Según reportes de la población y de las autoridades de Tarazá, Antioquia, en las últimas horas se han reportado enfrentamientos entre los dos grupos armados, al margen de la ley: el Clan del Golfo y los Caparros. Bajo el terror del intercambio de disparos entre ambas organizaciones criminales quedaron 17 familias, compuestas por 68 personas.

Los enfrentamientos, ocurridos en el sector de Popales, en el corregimiento de El Guáimaro, dejaron una investigación abierta respecto al cuerpo de una persona que fue abandonado frente a la Junta de Acción Comunal (JAC). El cadáver vestía un traje militar.

Las familias denunciantes de los hechos manifestaron que, por medio a ser heridos o perder sus vidas en medio del fuego cruzado entre ambos grupos, decidieron quedarse en sus hogares, la situación no solo les generó pánico, sino que también detuvo sus labores dedicadas a la agricultura, oficio del que subsisten en la región.

Deivinson Montero, secretario de gobierno de Tarazá, aseguró que, con el ánimo de proteger la vida de los habitantes, dispuso a hombres del Ejército Nacional y la Policía para vigilar y salvaguardar el entorno de las familias que ven en riesgo sus vidas allí.

La decisión de implantar un esquema de seguridad especial en la región surgió, además de la solicitud de la ciudadanía, por la preocupación que manifestó el vocero del Proceso Social de Garantías (PSG), Óscar Yesid Zapata.

“Lo más preocupante aquí es que estos enfrentamientos están ocurriendo en medio de la población civil que está en estos momentos en total confinamiento. La situación se puede agudizar a tal punto de provocar un desplazamiento masivo de esas familias, conformadas por niños y adultos mayores”, recalcó el funcionario que también denunció que los caminos de la vereda Popales estarían siendo minados para evitar la movilización de los habitantes en los alrededores de sus hogares.

Según la población, que aseguró que hombres armados les habían prohibido que salieran de sus casas momentos antes de los hechos, habrían de la persona que dejaron frente a la Junta de Acción Comunal (JAC), habría más víctimas que terminaron sin vida luego de la balacera.

La ONG Proceso Social de Garantías, a través de su vocero, Óscar Yesid Zapata, aseguró que “según la información que hemos logrado recopilar, al parecer varias personas fueron asesinadas, probablemente personas que hacen parte de estos grupos que se están enfrentando”.