Presos de la cárcel de Cómbita denuncian, otra vez, falta de alimentos y crisis por contagios de coronavirus

Los contagios masivos serían consecuencia de la incompetencia de funcionarios del centro penitenciario, según los denunciantes.

Reclusos sacan los brazos por las ventanas de sus celdas dentro de la prisión La Modelo después de un amotinamiento de reos que exigían al gobierno medidas sanitarias contra la propagación del (COVID-19), enfermedad provocada por el coronavirus, en Bogotá, Colombia. 22 de marzo, 2020. REUTERS/Leonardo Munoz NO DISPONIBLE PARA REVENTA. NO DISPONIBLE PARA ARCHIVO.
Reclusos sacan los brazos por las ventanas de sus celdas dentro de la prisión La Modelo después de un amotinamiento de reos que exigían al gobierno medidas sanitarias contra la propagación del (COVID-19), enfermedad provocada por el coronavirus, en Bogotá, Colombia. 22 de marzo, 2020. REUTERS/Leonardo Munoz NO DISPONIBLE PARA REVENTA. NO DISPONIBLE PARA ARCHIVO.

Nuevamente, tras hacer la misma denuncia a finales del pasado mes de noviembre, los presos de la cárcel de Cómbita, en el departamento de Boyacá, denunciaron una crisis debido al aumento en los contagios de covid-19 dentro de las instalaciones, además de quejarse por la falta de abastecimiento de alimentos suficientes para todos.

Desde el patio número uno de la cárcel, un vocero de los presos leyó un comunicado oficial en donde evidenció la situación que han venido viviendo desde hace varias semanas.

“Los presos políticos y sociales del patio número uno de Cómbita Boyacá, denunciamos ante la opinión pública la siguiente”, empezó leyendo el hombre designado para dar a conocer la situación. Según indicó el hombre que leyó la misiva, los contagios de covid-19, en ese centro penitenciario, estaban aumentando considerablemente.

“Por el nuevo acuartelamiento del nuevo personal de guardia del establecimiento, y los operativos realizados la semana pasada, fue contagiado el personal de internos de todo el establecimiento que, hasta la fecha, 30 de diciembre de 2020, ya supera los 600 casos”, denunció el hombre que aseguró que no estaban recibiendo la atención necesaria pues, cualquier persona contagiada en allí solo recibía para tratar la enfermedad Acetaminofén, un medicamento que se receta, comúnmente, para, entre otras cosas, dolores corporales leves y tratar la fiebre.

Advirtiendo que en la mayoría de los patios la gente está enferma, el hombre continuó diciendo que, aunque el comunicado estaba siendo expuesto a las 3:42 de la tarde, los reclusos no habían recibido alimentos, no habían desayunado ni almorzado.

“La empresa Proalimentos Liber S.A.S, y la administración de la cárcel, no ha suministrado el desayuno y el almuerzo de la población privada de la libertad, ni siquiera las directivas de la cárcel han dado cara a los líderes de los patios”, leyó el hombre.

Al llegar al final del comunicado, los presos solicitaron la “intervención urgente” por parte de la Procuraduría, teniendo en cuenta que no ha recibido mayor atención de las directivas del centro penal y del Inpec.

“Exigimos la intervención urgente de la Procuraduría, de la Defensoría ante la empresa y los directivos de la cárcel para que solucionen de manera urgente la situación humanitaria que se vive en el penal debido al Covid-19 y el hambre”, concluyó.

El Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), en noviembre de este año, informó que más de 270 reclusos del centro penitenciario y carcelario de Cómbita, en Boyacá, se habían declarado en huelga de hambre. Tenían como objetivo denunciar que los operativos de los guardias incumplían con los protocolos de bioseguridad, lo que ponía en riesgo la salud de todos. Justo fue esto, a lo que se refirió el hombre que leía la carta que denuncia el aumento de casos de coronavirus allí.

Este comunicado, que fue divulgado por la FM Radio, tenía de vocero denunciante al representante de los Derechos Humanos del Pabellón 1, Jesús Emilio Gallego, quien, aseguró que, “el 29 de octubre se presenta un operativo, por parte del personal de guardia de la cárcel de Cómbita, repitiéndose dicho operativo, el día 30 de octubre, ya no por parte de la guardia sino por los grupos especiales del Inpec conocidos como el CRI, ordenados por la dirección general del Inpec, rompiendo con todos los protocolos de seguridad ordenados por el Ministerio de Salud para la protección del covid-19”.

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS