Jóvenes colombianos se destacan en olimpiadas latinoamericanas de astronomía

Ocho estudiantes de bachillerato ganaron medallas de oro, plata y menciones especiales por su desempeño durante el evento.

infobae-image

Con el fin de incentivar el amor por la ciencia, a finales de noviembre se realizó la XII Olimpiada Latinoamericana de Astronomía y Astronáutica (OLAA 2020), en la que se destacaron ocho jóvenes pertenecientes a la delegación colombiana. En total participaron dieciséis países de la región para hablar del espacio y las ciencias exactas.

Este año el evento tenía como sede la ciudad de Quito, Ecuador, pero a causa del covid-19, la competencia migró a una versión virtual. “A pesar de la situación actual, los participantes han trabajado para brindar ciencia y astronomía a todo nuestro público. Ecuador es la sede latinoamericana de este gran evento y espero sigan todas las actividades que tenemos planeadas de este gran proyecto internacional”, afirmó la organización a través de sus redes sociales.

Los participantes del evento pusieron a prueba sus conocimientos durante las cuatro etapas en las que fue diseñada la olimpiada. La primera parte del concurso fue una prueba de conocimientos individual y la segunda se realizó en grupos (de acuerdo a las delegaciones por países).

Las últimas etapas fueron las más esperadas y emocionantes ya que consistieron en realizar una prueba de cielo simulado y de cohetería usando OpenRocket, un software de uso público que permite diseñar cohetes y simular su vuelo desde un computador. Este programa calcula con precisión las propiedades aerodinámicas de los cohetes para probar su rendimiento virtualmente antes de construirlo y volarlo.

La delegación colombiana se destacó durante todas las etapas y ganó cuatro medallas y tres menciones de honor. Ana Sofia Castellanos (once grado - Bogotá), María Isabel Olarte (décimo grado - Antioquia) y Juan Sebastián Castillo Marín (once grado - Risaralda) obtuvieron medallas de oro e Issacc Osorio Passos (once grado – Antioquia) obtuvo medalla de plata. Así mismo, el equipo logró reconocimientos especiales por la mejor prueba observacional y mejor prueba de cohetería.

Todo este proceso estuvo acompañado por Cristian Góez, de la oficina de Olimpiadas Colombianas y profesor de la Universidad Antonio Nariño, y por Orlando Méndez, coordinador del Planetario de Barranquilla. Ellos guiaron a los jóvenes en el proceso y profundizaron sus conocimientos para que pudieran enfrentarse satisfactoriamente a las pruebas. Uno de los retos que requirió más preparación fue el uso de OpenRocket, ya que los menores tuvieron que trabajar con conceptos como tamaño, masa, velocidad, aceleración, estabilidad, centro de gravedad y centro de presión de un cuerpo pensados a escala real.

De igual forma, en el marco del evento se realizaron charlas académicas abiertas a todo el público a cargo de expertos de Latinoamérica, Japón, Grecia e India. Los foros se centraron en temas como el surgimiento de las estrellas, las galaxias y los gases que existen en el espacio.

Al finalizar, el comité de las Olimpiadas realizó una ceremonia de premiación virtual en la que agradeció a los participantes y expertos involucrados en la experiencia. “Gracias al esfuerzo de todos nuestros profesionales OLAA 2020 fue un evento académico maravilloso, lleno de alegría, amistad y hermandad que unió naciones en nombre de la ciencia. Agradecemos también a todos los líderes, co-líderes y observadores que acompañaron el proceso de la Olimpiadas y colaboraron en el desarrollo de la misma”, declaró la organización.

¿Qué es la OLAA?

Esta competencia nació en 2008 durante una reunión de Delegados de la Olimpiada Regional en Uruguay, con el fin de formar estudiantes apasionados por las ciencias exactas y espaciales. La primera versión se realizó en Brasil durante 2009, año en el que coincidencialmente se conmemoró el Año Internacional de la Astronomía.

Colombia participa desde la primera versión de las olimpiadas y fue sede del evento en una ocasión. El encuentro se realizó en 2012 en Barraquilla y contó con invitados como el doctor José Granda, vocero de la NASA para América Latina.

Hasta el momento este espacio ha sido de gran importancia para promover el intercambio de experiencias científicas y difundir conocimientos entre expertos y aficionados.


Le puede interesar: COVID-19: la OMS estimó que tras las primeras vacunaciones bajarán las muertes pero no los casos positivos