La decisión sobre la nulidad de la elección del fiscal, Francisco Barbosa, ahora recae en el Consejo de Estado

La permanencia de Barbosa como fiscal sigue en duda, tras la demanda interpuesta por dos estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia.


En la imagen, el fiscal general de Colombia, Francisco Barbosa. EFE/Carlos Ortega/Archivo
En la imagen, el fiscal general de Colombia, Francisco Barbosa. EFE/Carlos Ortega/Archivo

El debate sobre la permanencia en el cargo del Fiscal General de la Nación continúa y, en última instancia, el Consejo de Estado será el encargado de tomar la decisión definitiva sobre Francisco Barbosa.

La Procuraduría General de la Nación le solicitó al Consejo de Estado tener en cuenta sus argumentos para negar la nulidad de la posesión en el cargo de Fiscal General de la Nación a Francisco Barbosa y, solicitaron que la decisión respecto a ese caso pasara a manos de la Sala Plena. El Consejo de Estado rechazó ambas propuestas.

“La Procuraduría General de la Nación había solicitado que la Sala Plena de esta corporación revisara el criterio y modificara su jurisprudencia, argumentando que, de acuerdo con el vigente Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo –CPACA–, el periodo del fiscal general es institucional y no personal”, explicó el consejo, al dar a conocer su decisión, según la cual, la competencia en el caso la mantiene la Sección Quinta del Consejo de Estado y no la Sala Plena.

Lo que buscaba la Procuraduría con su propuesta era que el caso del fiscal fuera revisado por los 31 magistrados que componen la Sala Plena, y que su destino no fuera definido por los cuatro funcionarios que componen la Sección Quinta.

La Procuraduría General de la Nación, que argumenta que Barbosa debe cumplir con los cuatro años reglamentario a partir de su posesión en el cargo, solicitó, expresamente, que, “el caso de la referencia debe ser resuelto aplicando el precedente existente y que se condensó en la sentencia la Sala Plena de lo Contencioso Administrativo, de 16 de abril de 2013, en aplicación del principio de confianza legítima, razón por la que se debe negar la nulidad parcial de la elección de Francisco Barbosa Delgado como fiscal general de la Nación”.

La única razón que haría que este último ente no tome el caso de Barbosa en estudio sería que ellos mismos, la Sala Quinta, presente una ponencia que respalde la necesidad de apartarse del caso.

En contexto

Gina Paola Ávila Sierra y Esneider René Mateus Forero, estudiantes de la Universidad Nacional, demandaron que, según sus cuentas, el fiscal Francisco Barbosa, quien había entrado en reemplazo de Néstor Humberto Martínez cuando anunció su renuncia al estar en desacuerdo con la decisión sobre la situación legal del ex guerrillero de las FARC, Jesús Santrich, ya sobrepasaba el tiempo permitido.

Según Ávila y Mateus, Barbosa debió haber terminado sus funciones en el cargo el pasado 31 de julio, la misma fecha en la que Néstor Humberto Martínez habría tenido que salir del cargo en el caso hipotético de no haber renunciado meses antes.

Los dos estudiantes demandaron que Barbosa solo debía reemplazar a Martínez en el tiempo que le restaba en el cargo, y se apoyaron en que, con la permanencia de tiempo sobrepasado de Barbosa, se estaba vulnerando el artículo 125 de la Constitución: “quienes sean designados o elegidos para ocupar tales cargos, en reemplazo por falta absoluta de su titular, lo harán por el resto del periodo para el cual este fue elegido”.

Con la salida de Martínez, el abogado Fabio Espitia estuvo al mando del cargo durante un tiempo, sin embargo, Duque envió la terna correspondiente para elegir al nuevo Fiscal de la Nación, lo que hizo que Barbosa fuera elegido, de manera unánime por los 16 integrantes de la Sala Penal el 30 de enero de 2020 y tomara posesión del cargo el 13 febrero de este mismo año.