La imprudencia de botar basura en las alcantarillas le cuesta a Bogotá $26.000 millones

Las desechos que los ciudadanos dejan en la calle indiscriminadamente tiene un costo alto para Bogotá, no solo económico, sino también en lo ambiental.

Autoridades distritales han atendido 16 emergencias de consideración en Bogotá debido a las lluvias durante el fin de semana. Foto: Cortesía Secretaría de Ambiente.
Autoridades distritales han atendido 16 emergencias de consideración en Bogotá debido a las lluvias durante el fin de semana. Foto: Cortesía Secretaría de Ambiente.

Cristina Arango Olaya, gerente de la EAAB (Empresa de Acueducto) explicó las consecuencias ambientales y económicas que le dejan a Bogotá, entre eso, un gasto de alrededor de $26.000 millones. Según la funcionaria, la cantidad de desechos que, por una u otra razón, caen en vías acuáticas de la ciudad en un año, equivaldrían a cuatro estadios El Campín.

Foto de archivo. Panorámica del exterior del estadio El Campín, en Bogotá, Colombia, 10 de junio, 2020. REUTERS/Luisa González
Foto de archivo. Panorámica del exterior del estadio El Campín, en Bogotá, Colombia, 10 de junio, 2020. REUTERS/Luisa González

La situación salió a lucir en conversaciones debido a las inundaciones que se han presentado en Colombia como producto de la ola invernal de las últimas semanas en el país. En Bogotá, según cifras de la EAAB, se presentaron 43 taponamientos en redes de acueducto.

Olaya explicó que la fuente de origen de las inundaciones en una zona urbana como Bogotá tiene que ver con la imprudencia de los ciudadanos que depositan sus desechos en el alcantarillado de la ciudad, pues eso reduce la capacidad de drenaje y de paso de las aguas libremente.

“La vacuna para las inundaciones es no botar basura al alcantarillado, humedales y quebradas de la ciudad”, insistió Olaya, que agregó que además de las inundaciones que pueden generar daños en la infraestructura de los habitantes de la ciudad, la basura contamina el agua que sirve de hábitat para varias especies de flora y fauna. Así mismo, genera malos olores que pueden hacer daño en la salud de quien vive cerca de la fuente de agua sucia.

Video de ciudadano donde se muestran las inundaciones que se presentaron en la localidad de Suba

Los residuos que se han encontrado, precisamente, responden a la preocupación por el bienestar de la población por parte de las autoridades competentes. Aseguran que se han encontrado, entre otras cosas, hasta cuerpos de animales en descomposición.

Durante el 2020, de los canales, alcantarillas, humedales, y otras fuentes del líquido, se han extraído 160 mil toneladas, cantidad que sería suficiente para llenar cuatro veces el estadio El Campín de Bogotá. “Retirar lo que se arroja al alcantarillado requiere de más de 280 operarios de la EAAB y 250 de Aguas de Bogotá”, agregó Arango.

Al testimonio de la gerente de la EAAB se unió el de Néstor Rodríguez, también gerente de Aguas de Bogotá, explicó que la entidad a su cargo “se ha dedicado por 6 años a la limpieza y mantenimiento del sistema pluvial de la ciudad que está compuesto por humedales, canales, vallados y sumideros (...) en estos años hemos recolectado de canales y quebradas más de 602.000 metros cúbicos de residuos, y en los 15 humedales más de 500 metros cúbicos, interviniendo 1.300 hectáreas de franja terrestre y 700 de franja acuática”.

Bogotá, según datos del Sistema Distrital de Riesgos y Cambio Climático, ha tenido unas zonas más afectadas que otras, en localidades como Ciudad Bolívar y barrios como Camino Viejo, además de las inundaciones, las lluvias han generado otros estragos como deslizamientos. Lo mismo ocurrió en el barrio San Rafael y el barrio Juan José, en donde se desplomaron muros y rocas cayeron en la vía afectando el tráfico.