Así operaban los presuntos reclutadores de Los Rastrojos en Cesar y Santander: fueron capturados siete

Los presuntos integrantes del GAO Los Rastrojos sembraban el terror en el sur de los departamentos de Cesar y Santander.

Los Rastrojos se encuentran principalmente en los departamentos del Valle y Cauca, a lo largo de la costa pacífica. También tienen presencia en Antioquia, Bolívar, Cesar, Chocó, Córdoba, Nariño, Norte de Santander y Santander.
Los Rastrojos se encuentran principalmente en los departamentos del Valle y Cauca, a lo largo de la costa pacífica. También tienen presencia en Antioquia, Bolívar, Cesar, Chocó, Córdoba, Nariño, Norte de Santander y Santander.

Por solicitud de la Fiscalía General de la Nación, un juez con función de control de garantías dictó medida de aseguramiento en centro carcelario contra siete presuntos integrantes del GAO Los Rastrojos, quienes se dedicaban al reclutamiento ilícito de personas en municipios al sur del departamento del Cesar y en Santander.

Según la investigación adelantada por el centro de operaciones, la banda se localizaba en la frontera con Venezuela y abarcaba el área metropolitana de Cúcuta, especialmente el sector de Puerto Santander, donde realizaban sus operaciones ilegales en municipios como Sabana de Torres, en Santander, y Aguachica, Cesar.

Además, según la Fiscalía, se logró determinar que las personas reclutadas eran trasladadas por integrantes de Los Rastrojos hasta el municipio de Aguachica. Allí, presuntamente, se encuentra el centro de operaciones y reclutamiento de esta organización ilegal. Las investigaciones también señalan que, una vez secuestradas y llevadas a este punto, eran remitidas a Puerto Santander para finalmente ser entregadas a los cabecillas de Los Rastrojos en zona rural.

La captura se realizó el 27 de noviembre gracias a funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía en conjunto con el batallón Nueva Granada del Ejército Nacional. El operativo, desarrollado por orden judicial, permitió aprehender a los miembros del grupo delincuencial, quienes estaban ubicados en los municipios de Tuluá, en el departamento del Valle; Aguachica y Chimichagua en Cesar; Cantagallo en Bolívar y Bucaramanga y Sabana de Torres en Santander.

La Fiscalía imputó a Julio Andrés Sereno, Omar Botello, Jaminson Pérez, Wilmer Rodríguez, Saramy Margarita Parra, Daniel Rojas y Roiber Robledo como presuntos responsables de los delitos de concierto para delinquir, porte y tráfico ilegal de armas de uso privativo del Ejército Nacional, reclutamiento ilícito y contrabando de hidrocarburos.

Según InSight Crime, fundación dedicada al estudio del crimen organizado en Latinoamérica y el Caribe, Los Rastrojos dependen económicamente del narcotráfico, el contrabando y el tráfico de personas. Se encuentran principalmente en los departamentos del Valle y Cauca, a lo largo de la costa pacífica. También tienen presencia en Antioquia, Bolívar, Cesar, Chocó, Córdoba, Nariño, Norte de Santander y Santander. La fundación señala, además, que gracias a las operaciones de narcotráfico, se han establecido en Venezuela y Ecuador.

Miembros de Los Rastrojos en la frontera con Venezuela.
Foto: InSight Crime.
Miembros de Los Rastrojos en la frontera con Venezuela. Foto: InSight Crime.

El accionar criminal de esta banda delincuencial se basa en la creación de alianzas estratégicas con grupos guerrilleros y exparamilitares, explica la fundación. Es así como, desde 2015, tienen conexiones con bandas criminales de Venezuela como La Cooperativa, Punta Huevo, La Popa y Metecuero, en el estado de Táchira, señala El Espectador. Según fuentes de inteligencia consultadas por el medio, Los Rastrojos, gracias a estas alianzas en el país vecino, se dedicaron al cobro de extorsiones producto del contrabando de gasolina y al control de los pasos ilegales en la frontera.

En zonas de la región Pacífica, específicamente en las costas de Nariño y Cauca, Los Rastrojos se aliaron con otras estructuras delincuenciales de la zona como Gente de Orden, Guerrillas Unidas del Pacífico, frente Stiven González, Los Contadores y disidencias de las Farc-EP, indica El Espectador.

En el norte del Valle, Los Rastrojos se diseminaron para dar lugar a nuevas bandas que centran sus operaciones en el narcotráfico. Según El Espectador, las dos grandes estructuras que se ubican en esta región del país son Los Flacos, que operan en cuatro municipios y la estructura del norte del valle al mando de alias ‘Abelito’, que opera en cinco municipios. Otras bandas de menor tamaño son La Plazuela, Los Sony y Los Pinos, quienes en su mayoría realizan sus operaciones delictivas en los municipios de Alcalá, Roldanillo y Zarzal.