Mujeres venezolanas ganan menos que las colombianas

La ONG Cuso International, con apoyo del gobierno de Canadá, reveló que los salarios de mujeres venezolanas son, considerablemente, inferiores y su calidad es deficiente.

Venezolanos tras cruzar el río Tachira hacia Colombia en la trocha Los Mangos, cerca de Cúcuta, departamento de Norte de Santander (Colombia). EFE/Schneyder Mendoza/Archivo
Venezolanos tras cruzar el río Tachira hacia Colombia en la trocha Los Mangos, cerca de Cúcuta, departamento de Norte de Santander (Colombia). EFE/Schneyder Mendoza/Archivo

La investigación de Cuso International, una organización no gubernamental canadiense de desarrollo que trabaja para reducir la pobreza y la desigualdad, y la Universidad Externado, con apoyo del gobierno de Canadá, estableció que las migrantes venezolanas tienen extensas jornadas de trabajo y salarios considerablemente inferiores en comparación con las mujeres colombianas.

Según Alejandro Matos, director de Cuso International en Colombia, el 91,1% de las mujeres venezolanas, pese a que muchas tienen un nivel educativo superior a los hombres e, incluso, superior a las mujeres colombianas, trabajan en la informalidad. Esta violencia estructural contra la población migrante, en palabras de Matos, se evidencia también a nivel salarial, pues el ingreso mensual promedio de una mujer colombiana, empleada formalmente, es de $1.45 millones, pero el de una mujer venezolana, que trabaja informalmente, es de $785 mil, menos del salario mínimo mensual legal vigente.

Matos también le aseguró a El Tiempo que la nueva legislación del Gobierno nacional debe ser más incluyente, a pesar del trabajo de acogida e inclusión que se ha adelantado. Por ello, recomienda mantener y potenciar la facilidad en la inclusión legal de los migrantes venezolanos.

Esta inestabilidad laboral que vive la población venezolana migrante vulnera derechos fundamentales como la salud, la educación y la vivienda, indica la revista Forbes. En los últimos años, Colombia ha albergado a más de $1.7 millones de venezolanos, incluidas 844.000 mujeres, que huyeron tras la crisis social y económica desatada durante el gobierno del presidente Nicolás Maduro. Legalmente, su permanencia en el país es irregular y se desempeñan en peluquerías, trabajos de seguridad, restaurantes, servicio doméstico y como vendedoras en almacenes de cadena. Ciudades como Medellín, Cali, Bogotá y Barranquilla presentan cuentan con altos índices de población venezolana.

La investigación, según El Tiempo, analizó los datos del modulo de migración de la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH) del DANE, también reflejó que las mujeres venezolanas trabajan cerca de 42,5 horas en promedio a la semana, en comparación con las 37 horas laboradas por mujeres de nacionalidad colombiana. La población definida en la investigación, además, hace referencia a migrantes venezolanos que, desde hace cinco años, residen en el país.

De acuerdo con los datos revelados por el medio, entre septiembre de 2019 y febrero de 2020, 2.325.881 venezolanos, 1.167.115 hombres y 1.158.766 mujeres, vivían en el país. Además, 1.186.031 trabajaban (729.990 hombres y 456.7341 mujeres). Las cifras, de igual forma, revelan que el 61,3 % de las mujeres migrantes hace presencia en el mercado laboral, en comparación con el 52,5% de ocupación de las colombianas.

Señala El Tiempo que, además, el 40.5% de las mujeres venezolanas son asalariadas en el sector privado. Asimismo, el 9,8% de las mujeres venezolanas frente al 6,9% de mujeres colombianas, trabajan como empleadas domésticas. Asimismo, el 52% de las migrantes trabajan en comercio y hostelería, el 15.7% en prestación de servicios personales y sociales y el 23,2% como cocineras y camareras.

Dejando de lado la desigualdad salarial, las mujeres venezolanas enfrentan la estigmatización que las vincula con la prostitución, señala el estudio, y son víctimas de xenofobia. Asimismo, el director del Observatorio del Mercado de Trabajo y Seguridad Social de la Universidad Externado, Stefano Farné, señaló que las mujeres venezolanas tienen más riesgo de perder su trabajo durante la pandemia, pues desarrollan sus actividades en sectores vulnerables y de informalidad.

Según cifras de la agencia de la ONU para los Refugiados reveladas por la revista Forbes, la violencia de género contra migrantes venezolanos aumentó 40% en Colombia durante los tres primeros trimestres del año en comparación con el mismo periodo de 2019.