Gremios firman acuerdo para apoyar a los campesinos colombianos

El Ministerio de Agricultura, la Andi, Fenalco y Acodres acordaron mejorar la competitividad agrícola a través de la vinculación de los productores con las empresas, sin usar intermediarios y ofreciendo precios justos.

Foto de archivo. Un campesino trabaja en la recolección de papas en un cultivo ubicado cerca al municipio de Jenesano, en el departamento de Boyacá, Colombia, 27 de marzo, 2020. REUTERS/Nathalia Angarita. NO VENTAS NO ARCHIVOS.
Foto de archivo. Un campesino trabaja en la recolección de papas en un cultivo ubicado cerca al municipio de Jenesano, en el departamento de Boyacá, Colombia, 27 de marzo, 2020. REUTERS/Nathalia Angarita. NO VENTAS NO ARCHIVOS.

El Ministerio de Agricultura y gremios como la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi) y la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica (Acodres), firmaron un memorando de entendimiento para que las empresas vinculadas a estas entidades compren directamente a los pequeños y medianos agricultores del país.

El objetivo de esta estrategia, señaló el ministro de Agricultura, Rodolfo Zea, es fortalecer la cadena de abastecimiento requerida por el sector gastronómico, agropecuario y comercial mediante el doble beneficio que incluye a los productores, pues la compra de sus cosechas se hará a precio justo y sin la intervención de terceros.

El presidente de Fenalco, Jaime Alberto Cabal, aseguró que esta iniciativa permitirá fortalecer la capacidad competitiva de los productores. También indicó que están desarrollando un plan para que 300.000 tiendas se conviertan en potenciales compradores directos. Asimismo, el director ejecutivo de la Andi, señaló que este acuerdo va a permitir afianzar la relación comercial entre el campo colombianos y los compradores.

El presidente de Acodres también celebró la firma de este memorando el cual le permitirá crear nuevos modelos de encadenamiento y, sobre todo, desarrollar la capacidad creativa al sector gastronómico. Esta alianza, además, permitirá, en sus palabras, reflejar la identidad de los territorios a partir de la composición de platos con productos típicos de las regiones de Colombia.

La iniciativa trabajará cuatro líneas de acción. La primera está centrada en dar acceso a pequeños y medianos productores del sector agrícola a la red de afilados de Fenalco que incluye hoteles, almacenes de cadena, restaurantes, entre otros. La segunda línea implementará procesos de digitalización en los pequeños negocios agricultores para asegurar la admisión de sus productos en los diferentes mercados a nivel nacional.

El tercer objetivo llevará a los pequeños agricultores recursos financieros a través de líneas de crédito que permitirán mejorar las relaciones comerciales y los niveles de gestión financiera. El modelo de rápida aprobación brindará condiciones de tasa, plazo y gracia estructuradas con Finagro, Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario. Asimismo, se fortalecerá la cadena de valor a través de la implementación de prácticas logísticas y agropecuarias, la formación empresarial, el acompañamiento técnico y el diseño de la cadena de abastecimiento.

La cuarta y última línea de acción establecerá una mesa de diálogo permanente entre las autoridades del Ministerio de Agricultura, miembros del sector industrial, gastronómico y comercial, los productores rurales vinculados a la iniciativa y Dirección gremial de las Casas Agrícolas representadas en Fenalco.

Esta iniciativa se da en medio de la crisis que viven los productores de papa debido al bajo consumo por la pandemia, pues restaurantes, hoteles, sitios de espectáculo público y colegios eran los grandes consumidores de productos agropecuarios, señaló El Tiempo. Otra de las razones que afectan a este sector, son las importaciones de papa pese a que Colombia produce, en promedio, más de 2.700.000 toneladas del tubérculo al año. El gobierno nacional, actualmente, importa 58.616 toneladas de papa procesada.

La falta de inversión y la ausencia técnica son dos de las desventajas competitivas que perjudican a los productores de papa. Lo anterior impide, explica el diario, que Colombia pueda exportar papa en fresco, pues no se cumple con los requisitos necesarios. La falta de planificación y organización de las siembras es el cuarto factor agravante de la situación. Sembrar lo que tenga mercado, por ejemplo, es una estrategia que puede tomar años aplicar en el país, señaló el Ministerio de Agricultura.