Caen responsables de destrucción ambiental en el Triángulo de Telembí, en Nariño

La Fiscalía General de la Nación y la Policía Nacional capturaron a nueve personas, incluídos dos integrantes de la Fuerza Pública, por daños irreparables en los municipios de Magüí Payán, Roberto Payán y Barbacoas en Nariño.

Durante el operativo también se logró la captura del Cabo Primero de la Infantería de Marina Mario Luis Hernández y el patrullero José Julián Jiménez, señalados de entregar información privilegiada sobre los operativos 

Excavadora, imagen de referencia.
Durante el operativo también se logró la captura del Cabo Primero de la Infantería de Marina Mario Luis Hernández y el patrullero José Julián Jiménez, señalados de entregar información privilegiada sobre los operativos Excavadora, imagen de referencia.

La Fiscalía General de la Nación, en conjunto con la Dirección de Carabineros de la Policía Nacional, logró la captura de nueve presuntos integrantes de la red criminal que coordinaba la extracción ilegal de oro y el traslado del producto hacia zona fronteriza de Ecuador para su venta. El operativo se realizó en Medellín, Armenia, Florencia, Inírida y Pasto.

La búsqueda intensiva de oro en el Triángulo de Telembí, conformado por los municipios de Magüí Payán, Roberto Payán y Barbacoas en Nariño causó un daño ambiental irreparable en el departamento de Nariño. Destrucción y deforestación causada por el tránsito constante de maquinaria pesada para remover la tierra y la sedimentación y contaminación de fuentes hídricas que abastecen a pobladores por el vertimiento indiscrimando de mercurio, son algunas de las graves consecuencias sufridas en el territorio explotado.

Gracias a cerca de un año y medio de verificaciones, operaciones en el terrerno e intercepciones telefónicas, fue posible ubicar a alias ‘Darío’, quien fue capturado en una lujosa casa ubicada en zona rural de Armenia, ‘Balín’ y ‘Care Polo’, máximos responsables de la minería ilegal en el Triángulo de Telembí. También se logró la captura del Cabo Primero de la Infantería de Marina Mario Luis Hernández y el patrullero José Julián Jiménez, señalados de entregar información privilegiada sobre los operativos contra los entables mineros.

Un fiscal de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos fue quien imputó a los responsables por los delitos de lavado de activos, enriquecimiento ilícito, daño a los recursos naturales, contaminación ambiental por explotación de yacimiento minero, explotación ilícita de yacimiento minero y otros materiales, concierto para delinquir agravado, cohecho impropio y cohecho por dar y ofrecer.

Las conversaciones entre los cabecillas permitieron que la Fiscalía detectara las maniobras utilizadas para invertir grandes sumas de dinero en la compra y movilización de maquinaria a la región y la forma en la que financiaban el andamiaje de explotación. Los cabecillas pagaban a funcionarios para que dieran aviso de posibles operativos para sacar las excavadoras e impedir su avance y posible captura.

Según datos del cuerpo investigativo, se extraían cerca de 2 kilogramos de oro cada mes. El metal era camuflado en buses de servicio intermunicipal y vehículos particulares para ser trasladado a Pasto. Allí lo comercializaban con contactos en Ecuador. Aldemás, señalan que algunos vinculados a la estructura criminal habían aumentado sus ingresos de 60% hasta 110% en un año. Incluso, la Fiscalía señala que hay indicios de que varios socios extendieron su actividad de miniería ilegal a otros países del continente como Bolivia.

El operativo, señala el organismo de acusación, hace parte de acciones estructurales en defensa de los recursos naturales y responde a los lineamientos definidos por le Fiscal General Barbosa, de atacar a las organizaciones que se lucran de la minería ilegal y afectan gravemente los ecosistemas.