Inicia camino el referendo para revocar al presidente Iván Duque

Este jueves 29 de octubre se inscribe el comité promotor del referendo ante la Registraduría Nacional del Estado Civil para impulsar la figura de la revocatoria del presidente de la República


Imagen de archivo del senador Roy Barreras. EFE/Mauricio Dueñas Castañeda / Presidente Iván Duque en México, 10 de marzo, 2020. REUTERS/Luisa Gonzalez
Imagen de archivo del senador Roy Barreras. EFE/Mauricio Dueñas Castañeda / Presidente Iván Duque en México, 10 de marzo, 2020. REUTERS/Luisa Gonzalez

La iniciativa liderada por el senador Roy Barreras propone incorporar, en la Constitución Política, la figura de la revocatoria del presidente de la República, luego de dos años de mandato. En caso de ser aprobada la propuesta, se necesitarán, al menos, dos millones de firmas, según la Ley 134 de 1994, que deberán ser recolectadas en seis meses.

Para lograr la revocatoria presidencial, se deberá cumplir con algunos requisitos. El primer paso es la inscripción del comité promotor ante la Registraduría Nacional, que verificará si cumple con los requisitos estipulados por la ley. Si determina que la documentación obedece a los requerimientos, la entidad procederá a entregar el formulario para la recolección de firmas. Una vez obtenidas, se debe presentar un proyecto de ley al Congreso con la propuesta de la figura de la revocatoria. Así, según El Tiempo, deberá superar cuatro debates reglamentarios en el legislativo para ser sancionado por el presidente de la República.

Adicionalmente, la ley deberá ser revisada por la Corte Constitucional. Si es avalada, la Registraduría convocará a la votación, en la cual deberán participar alrededor de 9 millones de ciudadanos, la mitad de los cuales deberá votar ‘sí’ para que, finalmente, haga parte de la Carta Política.

El referendo propone, además, cuatro temas de carácter social para beneficiar a la ciudadanía: la renta básica universal, la matrícula cero para los estudiantes de universidades públicas, la implementación del acuerdo de paz por un periodo presidencial más y el mínimo vital pensional para todos los colombianos.

Barreras aseguró que, una vez instaurada la figura de la revocatoria, “después de dos años, cualquier colombiano podrá saber si un gobierno es bueno, regular o malo. Si un presidente fracasa en materia de pobreza, generación de empelo, inseguridad, violencia, tiene que ser posible que los colombianos revoquen ese mandato con una expresión pacífica, que es una firma ciudadana para demostrar su rechazo a los malos gobiernos, a los gobiernos fracasados”, señaló el parlamentario.

Hizo un llamado a todos los ciudadanos, pues “Colombia merece un mejor destino que volver a la guerra y a un régimen autoritario”. Y aseguró que revocar al gobierno dará esperanza y permitirá ofrecer una nueva alternativa de poder.

Sin embargo, para Yesid Lancheros, editor político de la revista Semana, son pocas las probabilidades de aplicar la revocatoria al actual mandatario, pues los tiempos para dar cumplimiento a lo requerido por la ley son muy extensos y solo restan menos de 21 meses para lograrlo. Por su parte, el senador del Centro Democrático Santiago Valencia calificó la propuesta de ’absurda‘ dado que la figura de la revocatoria no existe en la Constitución.

A través de la plataforma Change.org se adelantó, por parte de la ciudadanía, la recolección de firmas digitales: la ‘Firmatón para revocar definitivamente a Iván Duque de la presidencia de Colombia’ que cuenta con 78,851 aportantes y ‘Presidente Duque, usted no está solo. ¡Cuente con nosotros!’ con 49,432 firmantes.

Esta es la tercera propuesta de un referendo, luego de que Álvaro Uribe Vélez recuperara su libertad el pasado 12 de octubre e insistiera en impulsar la iniciativa de reformar la justicia, eliminar la JEP, reducir el tamaño del Congreso de la República, recortar el salario de legisladores y ampliar el ingreso solidario. La segunda proposición la hizo el senador de Cambio Radical Rodrigo Lara, quien apela a la renta básica para sectores más desfavorecidos, extensión del subsidio a la nómina a microempresas, creación de un programa público para quienes hayan perdido su trabajo, fortalecimiento de las universidad públicas, alivios a deudores del ICETEX y reducción de salario a congresistas.