Aliste el bolsillo: proponen reforma tributaria con más impuestos

Sergio Clavijo, expresidente de la ANIF, propone extender el IVA del 19% a la mayoría de los bienes del mercado, incluyendo la canasta familiar


La reforma incluye impuesto a la riqueza desde $750 millones netos y a las pensiones altas.
Imagen: iStock
La reforma incluye impuesto a la riqueza desde $750 millones netos y a las pensiones altas. Imagen: iStock

La propuesta de reforma tributaria de Sergio Clavijo, el expresidente de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF), tiene tres puntos focales: incrementar los ingresos de la nación en un 2,7% del PIB, mejorar la formalidad laboral y disminuir los sobrecostos no-salariales y reunir recursos en pos-pandemia para los estratos más bajos, ancianos e indigentes. Para ello, la expansión del IVA, asegura Clavijo, debe cubrir el 90% del mercado; es decir, aumentar un 45%, lo cual, sostiene el economista, aportaría cerca de $1,3 billones por año.

En EL documento publicado por el Centro de Estudios sobre el Desarrollo Económico (CEDE) de la Universidad de los Andes, sostiene que la forma de compensar este aumento tributario en los estratos más bajos es girando recursos a la población perteneciente a Familias en Acción y el SISBEN y excluirlos de dicho cobro.

Sergio Clavijo, economista.
Cortesía: Universidad de los Andes
Sergio Clavijo, economista. Cortesía: Universidad de los Andes

El expresidente de la ANIF aseguró que, si bien el FMI hizo un análisis del crecimiento del PIB del país, no se esclarecieron algunos temas contables y de sostenibilidad. Uno de los problemas, señala, es el sector productivo y su falta de competitividad. Colombia deberá enfrentar los altos precios del petróleo y su exportación y el desplome del precio del carbón. También, el estancamiento del turismo y la exportación de flores debido a la pandemia.

El FMI, además, señaló que la llegada de inmigrantes venezolanos representaría un aporte económico significativo para el país, afirmación que Clavijo desmiente. “Es claro que, dada la sobre-oferta laboral que enfrenta Colombia, estos inmigrantes poco calificados resultan siendo una carga económica. Bienvenidos ellos, pero por razones de índole humanitaria”, aseveró.

Para Clavijo es urgente que el Gobierno proponga una reforma tributaria al Congreso, que debe aplicarse durante 2021-2022, para evitar que la deuda pública se desborde. Esta reforma debe considerar un incremento del impuesto a la renta del 1,2% a, por lo menos, 4%, pues este recaudo en Colombia llega al 6,2% del PIB, pero en otros países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) como Alemania, España, México y Chile, es del 11,3%.

Señala que la inversión pública será la más afectada pues el FMI pronostica que del promedio histórico del 2%, solo llegará al 0.5%. “Sin infraestructura pública será imposible regresar a nuestro potencial de crecimiento del 3,5% anual en años venideros”, reiteró.

Además, recomienda el exdirigente gremial, se deberá implementar, para “aprovechar la coyuntura”, un nuevo impuesto a las transacciones digitales correspondiente al 3% sobre la facturación.

Clavijo reitera que el Gobierno debe elaborar la reforma durante este segundo semestre y radicarla ante el Congreso antes de fin de año, pues, entre otras razones, el segundo semestre de 2021 habrá elecciones territoriales y los parlamentarios “seguramente no tendrán disposición política para intentar elevar el recaudo”.

Impuestos a la clase media

Propone la expansión de los impuestos “a la clase media, que no viene aportando” su debido porcentaje al presupuesto del país, y aplicar impuestos a las pensiones altas que, luego de deducir el 12% de pagos de salud, superen los $5 millones al mes. El impuesto progresivo, en palabras de Clavijo, debe “arrancar” con tasas del 4% a los $10 millones/mes, pasar por 8% a los $15 millones/mes y llegar al 15% para pensiones de $27 millones/mes.

Clavijo asegura que la clase media también debe contribuir con el impuesto a la riqueza desde los $750 millones de activos netos, pues, actualmente, solo se aplica después de los $5.000 millones. La tasa iniciaría del 0,25% hasta el 1%.

De acuerdo con el expresidente de la ANIF, en 2018 se intentó incrementar la tributación de este rango de la población, pero la iniciativa fracasó por “falta de pedagogía” del gobierno y “falta de ganas de entender” del Congreso.