Reducción de impuestos y otros beneficios del Plan Marshall de Bogotá

El Plan Marshall busca que los sectores con mayor crecimiento aporten a la ciudad para lograr el equilibrio de los ingresos de la capital.

FotografÍa cedida por la AlcaldÍa de Bogotá; que muestra a la alcaldesa mayor Claudia López mientras ofrece una declaración a los medios hoy, en Bogotá; (Colombia). EFE/Alcaldía de Bogotá
FotografÍa cedida por la AlcaldÍa de Bogotá; que muestra a la alcaldesa mayor Claudia López mientras ofrece una declaración a los medios hoy, en Bogotá; (Colombia). EFE/Alcaldía de Bogotá

El llamado Plan Marshall, con el cual la Alcaldía de Bogotá busca impulsar la reactivación económica de la ciudad, fue aprobado por el Concejo de Bogotá luego de dos días de intensas discusiones semipresenciales. Los 39 artículos presentados por la alcaldesa Claudia López fueron admitidos bajo el Acuerdo 315 de 2020 para la ‘Reactivación Económica y Formalización Empresarial en el Distrito Capital’.

Los ajustes y beneficios contemplan el descuento al impuesto Predial en 2021 para colegios, jardines infantiles y unidades de servicio en primera infancia del ICBF (Instituto Colombiano de Bienestar Familiar). La reducción será del 30% al 80%, según el estrato socioeconómico predominante de la población atendida. Asimismo, se podrá pagar por cuotas dicho impuesto para propietarios de predios residenciales y no residenciales en Bogotá.

También los contribuyentes del impuesto de Industria y Comercio (ICA) tendrán descuentos de hasta el 25%, de acuerdo con el porcentaje de reducción de sus ingresos por causa del aislamiento. Por rehabilitación y mantenimiento de cicloparqueaderos, por ejemplo, recibirán una reducción del 120% de la inversión en el primer año y del 5% los cuatro años siguientes.

A los teatros y museos con espectáculos públicos se les otorgará una exención del 100% en el predial en los años 2021 y 2022, y del 70% desde el 2023 hasta 2030.

Los predios de estratos 1, 2 y 3 con crecimiento desbordado durante los años 2018 y 2019 también recibirán descuentos tributarios. Pero, los predios residenciales con avalúo catastral desde $1.092 millones recibirán un incremento.

El proyecto presentado por la administración distrital también aplicará descuentos al impuesto de automotores para vehículos eléctricos nuevos, del 60%; vehículos eléctricos tipo taxi nuevos, del 70%, y vehículos híbridos nuevos, del 40%, si se matriculan en la ciudad.

Otro beneficio será el congelamiento del impuesto predial para 2,6 millones de predios, cuyo avalúo sea menor a 150 SMMLV ($131 millones). Es decir, pagarán el mismo impuesto de 2020. Quienes tengan un avalúo superior deberán pagar, máximo, la inflación.

La Alcaldía también contempló sectores con mayores ingresos. Entre ellos están el servicio de pedido, compra, distribución y entrega de productos a través de plataformas o aplicaciones que estarán gravados a partir del 2022 a una tarifa del 11,04 por mil.

La fabricación de productos farmacéuticos, sustancias químicas medicinales y productos botánicos de uso farmacéutico, la construcción de carreteras y vías de ferrocarril, la construcción de proyectos de servicio público, la construcción de otras obras de ingeniería civil, las actividades de telecomunicaciones alámbricas e inalámbricas y las actividades financieras recibirán un incremento de la tarifa del ICA desde el 2022.

En total 35 concejales aceptaron la propuesta; entre ellos el concejal por el Partido Liberal Samir Abisambra, quien aseguró que estos planes permitirán ayudar y fortalecer la economía de la ciudad para que se reactiven los demás sectores. “Esperamos que con el cupo de endeudamiento podamos salir rápidamente de esta crisis”, aseveró.

Ahora, se espera el debate que pondrá sobre la mesa la ampliación del cupo de endeudamiento por $10,8 billones, único en la historia de la ciudad. La ponente será la concejal del movimiento Bogotá para la gente Marisol Gómez. La solicitud se hace bajo lo establecido en el decreto 678 de este año, que estipula un endeudamiento máximo del 80% de los ingresos de Bogotá. El cupo está muy cerca de ese tope.

La iniciativa del Distrito espera solventar las catastróficas consecuencias de la pandemia que, según Fenalco, acabó con el 31% de los negocios en Bogotá; es decir, cerca de 58.000 comercios. De acuerdo con una encuesta realizada por la agremiación, para el 48% de los comerciantes las ventas han disminuido más del 50%; para el 31%, han caído entre el 30% y el 50%, y, para el 25%, las pérdidas van del 80% al 100%. Solo el 6% manifestó que no presentó bajas en las ventas, porque comercializan productos de primera necesidad y nunca cerraron.