“Yo soy hijo legítimo de esa política de paramilitarismo de Estado”: las confesiones de Mancuso que sacuden al poder en Colombia

Sus declaraciones hacen temblar a los poderosos del Gobierno, pero no ha pasado nada en materia judicial, asegura el ex jefe paramilitar.

En la imagen, el exjefe paramilitar Salvatore Mancuso, que fue comandante de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). EFE/Archivo
En la imagen, el exjefe paramilitar Salvatore Mancuso, que fue comandante de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). EFE/Archivo

En las audiencias que se adelantan en el Tribunal Superior de Barranquilla ante la sala de Justicia y Paz, en el caso de Salvatore Mancuso, el exjefe paramilitar alegó persecuciones en su contra y la de su familia, además, mostró su frustración por la inacción judicial y política en contra de personas del Gobierno nacional a las que él ha acusado de crímenes específicos.

“Yo soy hijo legítimo de esa política de paramilitarismo de Estado, así lo he denunciado y aquí lo he comentado ante esta honorable jurisdicción de Justicia y Paz”, le dijo Mancuso a la Magistrada Cecilia Olivella.

Mancuso continuó explicando que se le ha acusado de “mentiroso” y “loco” cuando ha relacionado a personajes de la política del país en casos de paramilitarismo, particularmente a funcionarios en el poder entre 2002 y 2006, años en los que Álvaro Uribe Vélez era el presidente de Colombia.

“Me tildaron de loco y delincuente cuando dije que habíamos ayudado a elegir el 35 por ciento del congreso de Colombia, luego cuando hablé de Mario Uribe me dijeron que era un mentiroso”

En un comunicado que envió desde la cárcel a principios de septiembre de este año, Mancuso acusó a “funcionarios cercanos al Gobierno de Álvaro Uribe Vélez, como Francisco Santos, actual embajador de Colombia en Estados Unidos; José Miguel Narváez, subdirector del DAS quien tuvo responsabilidad en la muerte de Jaime Garzón; y Pedro Juan Moreno, amigo personal y secretario de Gobierno de la Gobernación de Antioquia” según él, “fueron personas muy cercanas con las AUC (Autodefensas Unidas de Colombia)”.

El antiguo jefe del bloque Catatumbo de las autodefensas de Carlos Castaño, Mancuso, fue claro en hablar de los nexos del paramilitarismo con el Estado colombiano y, a su vez, denunció que cada que habla del tema o menciona a personas en específico, es perseguido y acosado.

“Cada vez que yo digo unas verdades que afectan a esos poderosos de turno del país, como los políticos afectos al gobierno Uribe, inmediatamente empiezan presiones y persecuciones jurídicas”.

A pesar de la desmovilización de estos grupos armados ilegales en el proceso de “Justicia y Paz”, y a pesar de que otros ex paramilitares han hablado, “no ha pasado nada”, asegura Mancuso, quien resalta, según él, que el único caso en el que su testimonio sirvió para que se realizaran acciones legales fue el de Fedegán.

“Yo hable de Jorge Visbal Martelo (ex presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos), de su participación dentro del proceso, como el fue a pedirles a las autodefensas que se montaran grupos de autodefensas en algunas regiones del país (...) dije lo mismo de Francisco Santos Calderón, ex vicepresidente, hoy actual embajador de Colombia en los Estados Unidos, en Washington (...) por ese motivo Jorge Visbal Martelo fue condenado, pero por el mismo motivo Francisco Santos está libre y no ha tenido que asumir ningún tipo de responsabilidades”.

Así mismo, denunció que ha hablado de militares que también han estado involucrados en situaciones ilegales pero que “son poquiticos los que están en la cárcel”.

Sin embargo, las amenazas en su contra no lo detendrán de hablar con la verdad, de hecho, Mancuso se compromete a seguirlo haciendo y solicita que su caso se incluya en la JEP (Jurisdicción Especial para la Paz). Dejó en evidencia al Gobierno nacional como responsable de amenazas y acciones violentas en su contra, la de su familia y quienes están en su defensa en el caso.

“Esa persecución de la que he sido objeto al igual que mi familia, atentados contra mis abogados, asesinatos de algunos abogados, de contadores, de personas que estuvieron conmigo, es persecución sistemática permanente de parte del gobierno colombiano”.

Al terminar la audiencia, la magistrada Cecilia Olivella, encargada de llevar el caso, le dejó conocer a Noticias Uno una hoja manuscrita que le entregaron en forma de amenaza.

“No se meta en líos haciendo preguntas al comandante Mancuso (…) no se las dé de berraca. Deje de estar preguntando lo que no le corresponde. Tenemos en nuestro poder todas las grabaciones de las audiencias”.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos