Así sería el referendo que está cocinando el uribismo y que promete darle un ‘timonazo’ a Colombia

El referendo incluiría terminar con la JEP, el organismo creado con el Proceso de Paz que tanto molestó al uribismo por supuesta impunidad a victimarios.

Rafael Nieto Loaiza, abogado y político colombiano que se desempeñó como Viceministro del Interior y de Justicia entre 2003 y 2004, habló de un supuesto referendo que se estaría cocinando para, entre otras cosas, eliminar la JEP (Justicia Especial para la Paz).
Rafael Nieto Loaiza, abogado y político colombiano que se desempeñó como Viceministro del Interior y de Justicia entre 2003 y 2004, habló de un supuesto referendo que se estaría cocinando para, entre otras cosas, eliminar la JEP (Justicia Especial para la Paz).

Rafael Nieto Loaiza, abogado y político colombiano que se desempeñó como Viceministro del Interior y de Justicia entre 2003 y 2004, durante la presidencia de Álvaro Uribe, habló de un supuesto referendo que se estaría cocinando para, entre otras cosas, eliminar la JEP (Justicia Especial para la Paz).

“Desde la expedición de la Constitución de 1991, se ha intentado reformar la administración de justicia en un par de decenas de ocasiones. Ha sido en vano (...) En un par de sentencias la Constitucional ha sostenido que algunas de esas propuestas afectarían pilares estructurales de la Carta”, escribió Nieto en su columna de opinión para el medio ‘La otra cara’.

“Vamos con Toda por el referendo” es el título de la columna que, incluso, fue reposteada por Álvaro Uribe en su cuenta oficial de Twitter, y que alega el apoyo incondicional del uribismo a la movida para modificar el funcionamiento de la justicia en Colombia de raíz.

Y es que ese es precisamente el objetivo principal que plantea Nieto en su texto, cambiar los procesos respecto a la justicia en Colombia, objetivo que se lograría, según él, planteando un referendo, pues, este recurso de discusión tiene ventajas sobre lo que sería plantear una reforma constituyente porque, con el referendo, “se tiene la ventaja de que sus temas se limitan específicamente a los que se preguntan”.

Para Nieto, quien también fue precandidato presidencial para el periodo del 2018, el referendo debe tener en cuenta puntos específicos a los que, por ejemplo, la Constitución se opondría como, disminuir el número de altos tribunales, crear un mecanismo de juzgamiento de los magistrados, eliminar la posibilidad de que los actuales jueces escojan sus reemplazos y acabar con la JEP, “ese engendro creado para dejar en impunidad los crímenes de guerra y de lesa humanidad de las FARC y, en cambio, deslegitimar al Estado”, como lo define el abogado.

Para Nieto, la declaración del 10 de octubre de Álvaro Uribe, luego de quedar libre de su condena de casa por cárcel por manipulación de testigos, los 38 puntos del manifiesto “trazan una ruta política” que, según él, hablan de la necesidad de un referendo para reformar la justicia.

La frase de Uribe, “que disminuya el Congreso y la burocracia, garantice ingreso solidario a los más pobres, y confirme el decomiso de droga sin criminalizar al consumidor”, fue clave en la suposición de un referendo de Nieto, quien definió las medidas como “sanas” e “indispensables”.

“La disminución del tamaño del parlamento es un mensaje sano en estos tiempos de austeridad. Hay que mantener las dos cámaras, pero no se requieren tantos congresistas (...) Si las Farc quieren participar, que lo hagan con quienes no tengan esas culpas y ganándose los espacios con votos, como cualquier otro partido”, escribió.

Añadió que era necesario darle un alivio económico a los sectores más vulnerables del país y que, para ello, sería “clave congelar por algunos años el salario de los altos funcionarios del país” y, asegurarle a los más pobres un ingreso solidario mensual que no ponga en riesgo la economía del país o, como lo escribió él, “que no vayan a ahondar la crisis fiscal”.

Para Nieto, ‘el presidente Uribe’, como le dice, tenía como objetivo darle fin a una de las situaciones que más ha afectado el país, el narcotráfico y, por lo mismo, debería ser un punto básico en el referendo.

“Es fundamental que el referendo ataque a fondo la plaga del narcotráfico. Hay que definir de una vez por todas la posición de la mayoría sobre el consumo de estupefacientes y poner un límite al activismo judicial en la materia, donde los magistrados imponen al Congreso y a los ciudadanos su ideología”, acusó.

El abogado fue enfático al redactar su columna respecto al tema del plebiscito por la paz celebrado en octubre de 2016, en el que, a pesar de ganar el ‘No’ como respuesta a la pregunta de si la población estaba de acuerdo con el Proceso de Paz y lo que conllevaría, el proceso siguió en pie.

“Creo que debe aprovecharse el referendo para recuperar el triunfo del ‘No’ en el plebiscito, al que le hicieron conejo en la Constitucional. Polémico, lo sé, pero permitiría cerrar ese capítulo de manera definitiva”, explicó.

En su conclusión, el abogado expresó su apoyo al ex presidente del país, Álvaro Uribe, en lo que vendría con la realización del supuesto proceso que, para él, es sinónimo de “libertad y democracia”. “Cuente conmigo, presidente Uribe, para acompañarlo en esta batalla crucial para el futuro”.