¡Pilas! Aumentó el número de “estafas románticas” en el país

Los casos pasaron de 10 en un mes durante el 2019 a 16 este año: un incremento del 50%


En Colombia han aumentado los casos de extorsión denominados “estafas románticas” aseguró Jeisson Villamil, coordinador operativo de la agencia de seguridad Asesores IP, Detectives Privados La modalidad, también llamada “estafa de confianza”, produce las pérdidas más cuantiosas por persona asociadas al fraude en internet, según un informe de Statistic Brain Research Institute.

El periódico El Tiempo hizo seguimiento al caso de un colombiano radicado en Estados Unidos que conoció a una mujer en una de sus visitas al país y que, luego de varios años, decidió contratar una empresa de investigación privada en Bogotá para saber más sobre ella.

El hombre la conoció en un viaje de trabajo que hizo a la ciudad de Bogotá. Tuvieron algunos encuentros sexuales y, tiempo después, la mujer aseguró estar en embarazo. Pidió su ayuda económica, ya que tenía otros dos hijos y se había presentado como una mujer humilde de pocos recursos, por lo cual el hombre decidió comprometerse y comenzó a enviarle 1.000 dólares mensuales.

Villamil explicó que, aunque él enamorado nunca le pidió un registro civil que confirmara su parentesco esporádicamente recibía fotos o vídeos de una niña, sobrina de la mujer a la que hacía pasar por su hija. Durante tres años hubo una “trazabilidad de 155 millones de pesos que le envió en múltiples ocasiones”, aseguró. El hombre estaba totalmente cautivado y comprometido. La mujer lo convenció de que la niña había nacido con problemas médicos: “un soplo en el corazón, asma”, le dijo.

El hombre radicado en el extranjero empezó a sospechar cuando se dio cuenta de que la mujer solo lo llamaba en situaciones críticas. Por eso, contrató el servicio de Villamil. La única información que tenía era el nombre completo de la mujer y su cuenta de Facebook. Los resultados arrojaron que la mujer tenía varias propiedades en Colombia, además de dos vehículos. Todo esto terminó en una denuncia interpuesta ante la Fiscalía General de la Nación.

“Muchas personas están muy desesperadas por una conexión emocional o íntima con otro individuo”, asegura Justin Lehmiller, psicólogo social de la Universidad de Indiana. Los estafadores toman beneficio de esta vulnerabilidad y se ganan la confianza para llegar a su dinero.

La huella digital acompaña nuestra vida (Foto de RF._.studio en Pexels)
La huella digital acompaña nuestra vida (Foto de RF._.studio en Pexels)

Según Aunshul Rege, profesora de justicia penal en Temple University, los estafadores románticos son expertos en ingeniería social y utilizan la persuasión para hacer actuar a los demás a su antojo. Asegura que una táctica infalible es crear una necesidad financiera falsa, “pero plausible” y conocer a la víctima, que en la mayoría de los casos vive en el exterior. También fingen accidentes o posibilidades de negocio.

‘Las bendecidas’, otra modalidad, involucra a mujeres que, en su mayoría, no inician las conversaciones porque saben en dónde poner sus perfiles y publicar información que atraiga a las víctimas. Luego, empiezan a generar vínculos cuando hablan de su vida y de sus problemas económicos. Así, establecen con mucha facilidad estas relaciones de dependencia económica, donde “una sola mujer puede tener hasta tres relaciones de este tipo”, aseguró Villamil en el artículo de El Tiempo.

La gravedad de este tipo de estafas es de carácter tanto económico como emocional, pues las víctimas depositan su confianza para terminar burlados, involucran sus sentimientos y crean una relación que para ellos es sólida.

MÁS LEIDAS AMÉRICA