En problemas financieros las empresas de transporte público en Colombia

El déficit de los sistemas de transporte sería de $207.500 millones. La reducción de la demanda llega hasta el 96% en algunas ciudades.

Puestos restringidos en un vehículo del sistema Transmilenio. (REUTERS/Luisa Gonzalez)
Puestos restringidos en un vehículo del sistema Transmilenio. (REUTERS/Luisa Gonzalez)

El transporte público es de los sectores más golpeados por la pandemia. Por su carácter colectivo y sus grandes aglomeraciones, este es un lugar con alto riesgo de contagio para los usuarios.

Según un estudio de la Asociación Latinoamericana de Sistemas Integrados para la Movilidad Urbana Sustentable (Simus), los sistemas de transporte público en Colombia enfrentan un déficit proyectado de $207.500 millones por la pandemia y pondría 105.712 empleos en juego.

El documento también expone que, en promedio, los sistemas de transporte en Colombia han visto reducidos sus ingresos en un 15%, y enfrentan un preocupante aumento de 67% en los costos.

La ciudad más golpeada por el déficit de ingresos es Bogotá, con una reducción de $139.604 millones; le siguen Medellín ($29.671 millones), Cali ($19.017 millones), Cartagena ($9.373 millones), Barranquilla ($3.955 millones), Bucaramanga ($2.091 millones y Pereira ($1.513 millones).

La ciudad con mayor caída en la demanda es Cartagena, con una reducción del 96%; seguida por Medellín y Bogotá, con 85,5% y 85%, respectivamente; muy cerca están Cali (84%), Pereira (84%), Barranquilla (83%) y Bucaramanga (83%).

Por esto, asegura el informe, la relación costo-ingreso de los sistemas de transporte los está llevando a una crisis y se arriesgan a no poder mantener sus operaciones. Simus afirma que, mientras Bogotá tiene ventas del 15%, sus costos son del 69%; en el caso Medellín, hay datos de 12% de ingresos ante un 62% de costos en la operación de los buses, mientras que en el metro, los ingresos son del 13% mientras que el costo es de 72%.

Los tres principales sistemas

En el caso de TransMilenio, el sistema de transporte público de Bogotá, ha visto bajar su demanda hasta en un 87% en los primeros meses de la contingencia, según su gerente, Felipe Ramírez,

“Vamos a seguir operando con el 100% de la flota, estamos organizándonos para que todo el personal en vía pueda apoyar el cumplimiento de las medidas y se controle el flujo de usuarios en los buses. Además, que se vigile el hecho de que se mantengan abiertas las ventanas para que haya ventilación y se controle la aglomeración en las estaciones”, expresó en Caracol Radio el funcionario, quien recalcó las millonarias inyecciones de capital que ha recibido el sistema para mantener la operación completa.

Por su parte, el gerente del Metro de Medellín subrayó el momento de crisis que vive el sistema de la ciudad.

“En las últimas tres semanas hemos visto una disminución de la afluencia de pasajeros de casi 87% (...). Con la disminución de la demanda estamos dejando de percibir cerca de $1.000 millones al día, una cifra muy alta que nos lleva a revisar los flujos de la organización para sobrellevar esta situación”, explicó Tomás Elejalde, gerente del Metro de Medellín, al diario La República.

Otro que ha necesitado millonarias inyecciones de dinero para seguir operando es el sistema MIO de Cali. De los 438.000 pasajeros que transportaba diariamente, solo está movilizando 180.000, por las medidas de contingencia de la pandemia.

Según indica el diario El País, en Cali, el Fondo de Estabilización y Subsidio a la Demanda (Fesde) destinó $150.000 millones al municipio para financiar la operación del sistema de transporte. Sin embargo, según cálculos de Metrocali, el monto sería insuficiente, pues, asegura la entidad, el costo de operación, hasta diciembre, sería de, aproximadamente, $235.000 millones.

MÁS LEIDAS AMÉRICA