Iván Duque condenó el atentado del ELN en Boyacá y dijo que es muestra de la nula voluntad de paz del grupo guerrillero

El presidente reiteró que hasta que no cesen los secuestros y actos criminales está fuera de consideración retomar un diálogo para alcanzar un acuerdo de paz

desde Bogotá, Colombia
Iván Duque, presidente de Colombia
Iván Duque, presidente de Colombia

El presidente colombiano Iván Duque, rechazó el atentado terrorista atribuido a la guerrilla del ELN en Boyacá en el que tres soldados resultaron heridos por la explosión de un carro bomba y lo calificó como un acto de cobardía de este grupo armado que cada vez da menos muestras de una voluntad de paz.

“Otro ataque cobarde del ELN que pretendía afectar una instalación militar. Es un ataque cobarde porque saben que en este momento la fuerza pública los tiene diezmados y arrinconados y no vamos a dejar de perseverar en lucha contra cualquier grupo armado organizado y en particular contra todas las estructuras terroristas del ELN”, señaló Duque.

El mandatario reiteró que si este grupo guerrillero no cesa los actos criminales y los secuestros no habrá posibilidad de retomar los diálogos de paz que está suspendidos desde enero de este año cuando el ELN atentó contra la Escuela de Policías de Bogotá provocando la muerte de 22 cadetes.

Duque afirmó que en este último atentado “no se produjeron victimas fatales, gracias a Dios”, pero que actos como el carro bomba de Boyacá o los seis vehículos incendiados en Antioquia demuestran que por parte del ELN “no hay ninguna voluntad de acercarse genuinamente hacia una paz”.

Los restos del coche bomba.
Los restos del coche bomba.

“El mensaje de todo el país hacia el ELN es que los vamos a enfrentar con toda la capacidad del Estado”, dijo el presidente.

Y agregó: “Este país no puede seguir bajo la idea de que el ELN manda señales de hablar de paz, pero comete actos de violencia”.

El atentado de Boyacá se produjo a pocos metros de una reunión que delegados del Gobierno Nacional sostenían con representantes de la comunidad indígena u'wa, y líderes sociales de los departamentos de Arauca y Boyacá.

Francisco José Chaux, viceministro del interior que presidía la reunión, afirmó que la explosión interrumpió el diálogo con la comunidad, en un acto que como el presidente, también calificó de “cobarde”.

"Los insurgentes lanzaron artefactos explosivos que pusieron en riesgo la vida de mujeres, niños, líderes sociales y defensores de Derechos Humanos, y de manera cobarde interrumpieron este diálogo que se sostenía con la comunidad", afirmó Chaux.

Este es el segundo atentado atribuido por el ELN en la semana, después de la explosión de seis vehículos en una vía de Antioquia que bloqueó la movilidad y causó pánico entre la población, obligando al Gobierno a movilizar tropas del Ejército a la Zona.

Esta semana también se produjo la captura de dos importantes miembros de esta guerrilla que eran muy cercanos a alias Pablito, uno de los principales jefes del ELN.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Un coche bomba del ELN contra una base militar colombiana dejó tres soldados heridos


MAS NOTICIAS