Andrés Felipe Arias
Andrés Felipe Arias

Ya está en Colombia Andrés Felipe Arias, ex ministro de Agricultura del gobierno de Álvaro Uribe Vélez, quien fue extraditado por los Estados Unidos después de que una corte de apelaciones le negara un último recurso interpuesto por su defensa que buscaba frenar su repatriación a Colombia.

Arias permanece en Estados Unidos desde 2014, después de que la Corte Suprema de Justicia lo encontrara culpable de haber direccionado recursos públicos a favor de terceros en el programa Agro Ingreso Seguro, una política del Ministerio de Agricultura, el cual presidió entre 2005 y 2009.

Por estos cargos, el ex ministro y también ex candidato presidencial, enfrentaría al volver a Colombia una pena de 17 años y 4 meses de prisión, más una multa de 50 mil salarios mínimos mensuales legales vigentes (unos 41.405 millones de pesos o USD 12.9 millones).

La noticia fue confirmada el jueves por la Cancillería colombiana después de que a la embajada de Colombia en Washington llegara la notificación del Departamento de Estado de Estados Unidos, en la que concedía la extradición de Arias. Ahora será el Ministerio de Justicia colombiano el encargado de coordinar las entidades que correspondan para determinar el procedimiento y fecha entrega del prisionero.

Este es un hecho bastante atípico en el país, ya que suele ser Estados Unidos quien requiere a presos colombianos en extradición, por lo que el protocolo para el regreso del ex ministro no es del todo claro.

Según fuentes de la Fiscalía, el ex ministro habría llegado a suelo colombiano hace pocas horas y ya se encuentra en custodia de las autoridades colombianas.

Un punto a definir en el caso de Arias es cuánto tiempo de su condena le resta por cumplir en la cárcel, ya que estuvo privado de su libertad en la Escuela de Caballería del Cantón Norte en Bogotá, entre julio de 2011 y junio de 2013, mientras se lo investigaba.

Además, desde 2016, por cuenta de la petición de extradición en su contra, ha estado detenido en varias temporadas en prisiones estadounidenses.

Arias fue condenado formalmente en 2014 por la Corte Suprema de Justicia bajo los cargos de peculado por apropiación y firma de contrato sin cumplir con los requisitos legales, cargos de los que se ha declarado inocente en repetidas ocasiones denunciando falta de garantías para adelantar su defensa en los tribunales colombianos.

Ese mismo año, poco antes de dictar su sentencia definitiva, la Corte le concedió al ex ministro la libertad pero éste se fugó a los Estados Unidos, donde pidió asilo político.

Por este antecedente, la justicia norteamericana le ha negado a Arias en repetidas ocasiones la libertad condicional desde que fue solicitado en extradición por Colombia y, en consecuencia, encarcelado en varias prisiones federales de EEUU.

La última sentencia dictada en su caso estuvo a cargo de un tribunal en Miami, que señaló un riesgo de fuga para negarle la libertad. Esto sumado a dos decisiones judiciales más en ese país reiteran que el caso de Arias no es de persecución política sino de la comisión de un delito común.

El regreso del ex ministro representa un gran reto para el Gobierno de Iván Duque, ya que Arias es uno de los protegidos del ex presidente Álvaro Uribe Vélez, quien siempre ha defendido su inocencia, hasta el punto de que era Arias el principal opcionado para recibir el guiño del ex mandatario cuando buscaba a su sucesor, que finalmente fue Juan Manuel Santos, hoy principal contradictor de Uribe.

Los argumentos de persecución política de Arias representan un gran problema para Duque. En primer lugar, porque de aceptar la tesis de una persecución por parte de la Corte Suprema de Justicia, máximo tribunal judicial del país, causaría una grave crisis institucional. En segundo lugar, porque Duque tiene a dos ex fiscales colombianos que han actuado en contra de Arias como miembros de su cuerpo diplomático.

Alejandro Ordóñez, actual embajador de Colombia en la OEA, fue quien destituyó e inhabilitó por 16 años al ex ministro cuando se destapó el escándalo de Agro Ingreso Seguro; además Viviane Morales, actual embajadora de Colombia en Francia, fue quien investigó y acusó a Arias por ese mismo caso ante la Corte Suprema.

Así las cosas, validar el argumento del ex ministro de una persecución en su contra sería una gran contradicción del gobierno. No obstante, ya la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, expresó su solidaridad con Arias.

Agro Ingreso Seguro fue uno de los más grandes escándalos de desvíos de dineros públicos que se conoció durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, este programa estaba pensado para brindarle subsidios a pequeños productores del agro e incentivar este sector, pero terminó beneficiando a grandes terratenientes y familias poderosas del país, muchos de ellos aportantes a la campaña de Uribe en 2002. Se estima que en los tres años de duró el programa se entregaron 1,4 billones de pesos en subsidios (USD 436.695.000).

 

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS: