El barco se hundió hace más de 300 años en el Caribe (Foto: Archivo)
El barco se hundió hace más de 300 años en el Caribe (Foto: Archivo)

Hace tres años Colombia le anunció al mundo que había encontrado "El Santo Grial de los naufragios": el Galeón español San José, un buque con cañones de bronce, piezas de cerámica, oro, plata y esmeraldas valuadas en USD 1.500 millones.

Sin embargo, el "tesoro más valioso que se ha encontrado en la historia de la humanidad", tal y como lo describió en su momento el ex presidente colombiano Juan Manuel Santos, aún no ha podido salir de las aguas de Cartagena.

Este patrimonio, sumergido hace tres siglos por buques ingleses, en medio de una época de confrontaciones marítimas entre las potencias oceánicas de España e Inglaterra, continúa sin expectativas de ser rescatado por ahora.

Más de 2 mil toneladas de metales preciosos; de aproximadamente 5.000 toneladas (Foto: Archivo)
Más de 2 mil toneladas de metales preciosos; de aproximadamente 5.000 toneladas (Foto: Archivo)

Las autoridades colombianas tienen la preocupación de que los pagos al contratista incluyan piezas extraídas del galeón San José.

"Discrepamos de cualquier posibilidad de venta, monetización o pago de estas especies hundidas y también descartamos cualquier posibilidad de su división. El hallazgo debe permanecer unido y exhibido para los colombianos y visitantes del mundo", señaló la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, el pasado 6 de Marzo.

También recordó que desde enero de 2015, diez meses antes de que se anunciara el hallazgo, el Gobierno de Santos y la compañía Maritime Archaeology Consultants Ltd (MAC) iniciaron un proceso de contratación mediante la figura de asociación público privada "sin desembolso de recursos públicos con vistas a realizar la exploración, intervención, aprovechamiento económico y preservación del galeón".

Sin embargo, agregó que en los últimos siete meses el nuevo Gobierno ha revisado "con la mayor atención" el trámite de la asociación y considera que "algunos de sus elementos jurídicos" les generan dudas y por eso trabajarán en identificar "las mejores fórmulas legales para encontrar una que permita que todas las piezas que se recuperen del galeón permanezcan en Colombia, como patrimonio de todos los colombianos".

El posicionamiento de España

La embarcación había sido buscada durante décadas por cazadores de tesoros (Foto: Archivo)
La embarcación había sido buscada durante décadas por cazadores de tesoros (Foto: Archivo)

A pesar de que al principio se señaló que España disputaría todo lo que pudiera ser extraído del Galeón de San José, por haber sido un buque español, el país europeo apoyó a Colombia en su decisión de frenar una posible extracción que pudiera comprometer el tesoro.

El ministerio de Relaciones Exteriores de España informó que también busca evitar que las piezas encontradas en el galeón terminen en casas de subasta o en la mansión de algún coleccionista adinerado.

Historia

El Galeón de San José había navegado desde Panamá hacia el puerto de Cartagena, y tenía previsto llegar a la Habana para de ahí partir hacia España.

Pero una ofensiva del buque inglés Expedition lo hundió y alrededor de 600 hombres murieron en el naufragio.

La distancia desde la costa colombiana hasta el lugar donde estaría el San José (Foto: Archivo)
La distancia desde la costa colombiana hasta el lugar donde estaría el San José (Foto: Archivo)

76º 00′ 20" W 10º 13′ 33" N son las coordenadas en las que el Gobierno encontró los restos de la embarcación de bandera española, con el apoyo de la prestigiosa firma privada Woods Hole Oceanographic Institution (WHOI), que trabajó también en el descubrimiento del Titanic.

Iván Duque dijo que en los próximos meses se buscará "una fórmula legal que permita que todas las piezas que se recuperen del galeón permanezcan en Colombia, como patrimonio de todos los colombianos".

Francisco Muñoz, un historiador cartagenero, consideró que lo que debe suceder es la construcción de un museo para exhibir el tesoro completo.

Colombia calcula que unos mil navíos, con diferentes riquezas, aún permanecen hundidos bajo sus aguas.