El cruel escenario de tortura al que han sido sometidos los niños en la historia de Colombia

El ‘Lobo Feroz’ acusado de violar a unos 500 niños en el Caribe espera su extradición desde Venezuela para pagar por sus crímenes, mientras que en el país noticias diarias de violencia contra menores reflejan un triste flagelo que no acaba
(Getty)

El reciente caso de una niña de tres años que fue abandonada en un hospital del sur de Bogotá con golpes y quemaduras de ácido en su cuerpo, fractura de cráneo y hemorragia por desgarro de genitales refleja, una vez más, el rostro de un flagelo que no acaba en Colombia. Cada día, 66 casos de violencia contra menores de edad son registrados por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar -ICBF-, aunque la cifra podría ser mayor por los sucesos no denunciados o los cuerpos no hallados.

Todos los años incrementa el número de casos reportados para el restablecimiento de derechos de menores de edad. Lo que se evidencia en las cifras registradas en el primer trimestre de cada año del ICBF, publicadas esta semana: en 2016 hubo 4.834 denuncias; en 2017 fueron 5.449; y en 2018 van 5.870. Y los tipos de violencia son tan diversos como estas estadísticas.

El mayor número de denuncias registradas está relacionado con delitos sexuales, que este año alcanzaron los 2.855 casos. En 2016 se reportaron 10.141, y en 2017 aumentó hasta los 11.320. La segunda causa de violencia contra los niños tiene que ver con maltrato, tanto físico como psicológico, y con negligencia de los tutores; este año van 2.574 casos, con un promedio diario de 29, similar a lo reportado en todo 2017 (10.869) y 2016 (10.674).

Solo en las últimas semanas se conoció que Berny Astudillo Obando, de 44 años, será extraditado a Canadá por haber abusado sexualmente de su hija y agredir a sus otros dos hijos; que en San Marcos, Sucre una pequeña de 4 años fue asesinada por su padre Jesús Alberto Vásquez, quien luego se suicidó; y en Barbosa, Santander Felipe Santiago Luengas, de 54 años, mató a su hijo de 2 años en una iglesia a la que acababan de asistir a una eucaristía.

Estos casos que ocupan la agenda pública de las últimas semanas hacen recordar las torturas más atroces que han sufrido niños a manos de monstruos seriales que a lo largo de la historia de Colombia han atentado sin medida contra los infantes. En la mayoría de las veces no todos los cuerpos fueron rescatados, lo que, indudablemente, reflejaría en cifras un escenario histórico mucho más inhumano.

El último monstruo colombiano conocido fue el apodado 'Lobo Feroz', que violaba a niños y grababa los ataques sexuales para venderlos en una red de pornografía infantil. Pero existen otros que perduran en la memoria del país, desde el 'Monstruo de los Andes', el peor asesino serial de la historia; hasta el conocido Luis Alfredo Garavito, y otros como 'El Sádico del Rincón', 'El Monstruo de los Cañaduzales' y 'El Sádico del Charquito'.

'El Lobo Feroz'

Juan Carlos Sánchez Latorre es acusado de violar a unos 500 niños en Colombia y vender los videos de los ataques sexuales.

El monstruo más recientemente conocido es Juan Carlos Sánchez Latorre, sindicado de violar a por lo menos 500 niños en varias ciudades de Caribe colombiano entre 2008 y 2011. Aunque se especula que podrían ser más porque el apodado 'Lobo Feroz' vivió en Venezuela, donde todavía no se tienen datos oficiales de lo que pudo hacer; allá fue capturado y se encuentra a la espera de su extradición hacia Barranquilla.

Sus macabros crímenes se volvieron públicos en marzo de 2008, cuando fue arrestado por acceso carnal y acto sexual con menor de 14 años; pero fue dejado en libertad por vencimiento de términos. Sin embargo, las autoridades colombianas venían siguiéndole la pista desde 2005, investigando más de 50 violaciones a menores de edad en Barranquilla y pueblos aledaños.

Sánchez frecuentaba zonas marginales, centros comerciales y salas de videojuegos donde ganaba la confianza de niños de entre 9 y 14 años ofreciéndoles dinero. Los llevaba a hoteles, donde los amenazaba con arma blanca para someterlos y obligarlos a realizar actos sexuales con él, que eran grabados y luego vendidos en una red de pornografía con sede en México.

Los vídeos costaban entre 300 y 500 dólares, y a veces, como si se tratara de una venta por catálogo, enviaba fotografías de niños a sus clientes para que estos seleccionaran por cuál querían pagar. La policía encontró 1.450 archivos con datos sobre violaciones de niños, en las grabaciones se encontraron 276 videos de menores abusados.

'El Monstruo de los Andes'

Pedro Alonso López, es considerado como el peor asesino serial de la historia de Colombia.

Pedro Alonso López es considerado como el peor asesino serial de la historia de Colombia, por su historial de más de 300 niñas en Colombia, Ecuador y Perú. Es el séptimo de 13 hijos de una trabajadora sexual y de un padre desconocido. A los 9 años fue sorprendido por su madre intentando tener relaciones con su hermana menor, y fue echado de la casa. En la calle sufrió violaciones, que se repitieron tiempo después cuando fue adoptado por una familia estadounidense.

Al ser capturado confesó que elegía niñas con "la mirada más inocente", a quienes abordaba de día para no levantar sospechas. Primero las violaba y luego las estrangulaba mirándolas a los ojos. Se desconoce con certeza el número de sus víctimas, porque muchos cuerpos no aparecieron y otros se realizaron en regiones aisladas.

Pero se conoce que un grupo de indígenas ayacuchanos, en el centro sur del Perú, lo sorprendieron cuando intentaba secuestrar a una niña de la comunidad de 9 años. Lo despojaron de sus ropas y pertenencias, y por varias horas lo torturaron hasta enterrarlo vivo. Se salva porque un misionero americano que pasó por el lugar intervino y lo entregaron a las autoridades. Pero en vez de investigar lo sacaron de Perú, entonces cogió rumbo a Ecuador donde siguió cometiendo los vejámenes.

"El momento de la muerte es apasionante, y excitante. Algún día, cuando esté en libertad, sentiré ese momento de nuevo. Estaré encantado de volver a matar. Es mi misión", dijo en prisión. Actualmente no se sabe nada de su paradero.

'La Bestia'

Luis Alfredo Garavito es uno de los mayores asesinos de niños de la humanidad.

A Luis Alfredo Garavito el mundo entero lo conoce como uno de los mayores asesinos de niños de la humanidad. Durante siete años secuestró, violó, torturó y asesinó a más de 200 pequeños en todo el territorio nacional. Hechos por los que fue condenado a 40 años de cárcel, máxima pena en el país, pero podría quedar en libertad condicional en 2023 por buena conducta.

Garavito elegía niños de entre 6 y 16 años de bajos niveles socioeconómicos. Los abordaba en parques, canchas deportivas, terminales de transporte, mercados o zonas marginales. Les ofrecía dinero o dulces y los invitaba a caminar con él mientras tomaba alcohol; cuando llegaban a paraderos solitarios lo atacaba. Primero eran amarrados y brutalmente golpeados hasta romper sus extremidades y costillas, luego los violaba y finalmente los degollaba con un cuchillo.

'El Sádico del Rincón'

Luis Alberto Malagón Suárez fue acusado de violar y asesinar a seis niñas en Bogotá.

Luis Alberto Malagón Suárez fue acusado de violar y asesinar a seis niñas del barrio El Rincón, de la localidad de Suba, en Bogotá. Las llevaba a su casa, donde las violaba y asesinaba, para luego descuartizarlas y sacarlas en bolsas negras de basura. Su hija dijo a la Fiscalía que en varias ocasiones escuchó ruidos extraños como de alguien pidiendo ayuda, pero él le decía que eran gatos peleando y subía el volumen del televisor.

Los asesinatos salieron a la luz pública luego de una investigación que realizaron las autoridades cuando Malagón fue capturado por el homicidio de su esposa, quien al parecer había descubierto sus atroces crímenes y amenazó con denunciarlo a la Policía.

'El Monstruo de los Cañaduzales'

Manuel Octavio trabajaba como vendedor de paletas en zona rural del Valle del Cauca.

Manuel Octavio trabajaba como vendedor de paletas en zona rural del Valle del Cauca. Esa fachada le servía para atraer a niños pobres, a quienes les ofrecía entre 3 y 5 dólares para que lo ayudaran. Utilizaba un fármaco llamado lidocaína para anestesiar a sus víctimas y así poderlas trasladar con facilidad a las plantaciones de caña de azúcar para asesinarlos.

De esa forma se estima que violó y mató a alrededor de 20 niños. Luego de su captura en 2003, la policía que allanó su casa encontró ropa interior de los menores y sus carnés de identificación, que coleccionaba como trofeos de sus crímenes. Sigue pagando condena en la cárcel de máxima seguridad La Tramacúa, de Valledupar, donde se encuentra junto a otros criminales seriales.

'El sádico del Charquito'

Daniel Camargo confesó asesinar a 71 jovencitas vírgenes.

Cuando tenía un año, la madre de Daniel Camargo falleció. Su padre se casó con otra mujer que tuvo problemas de fertilidad que le provocaron trastornos mentales. Lo obligaba a vestirse de mujer y salir así a la calle. En 1960 se casó con Alcira Castillo, a quien sorprendió con otro hombre. Ese fue su punto de quiebre, según confesaría años más tarde.

Consideraba a las mujeres culpables de sus desgracias. Así que junto a una nueva compañera sentimental comenzó a violar niñas vírgenes luego de narcotizarlas. Confesó asesinar a 71 jovencitas. Con su captura, fue recluido en un centro de rehabilitación de Quito, Ecuador, donde fue asesinado en 1994 por otro recluso, Giovanny Arcesio Noguera Jaramillo, quien resultó ser sobrino de una de sus víctimas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Últimas noticias

Mas Noticias