El papa Francisco pidió esfuerzos para acabar con "la lacra del narcotráfico"

El papa volvió hoy a condenar la "lacra" del narcotráfico que sólo siembra muerte, en la homilía que pronunció en la ciudad de Cartagena, en su último acto de la visita de cinco días a Colombia.

En Colombia, el mayor productor de cocaína del mundo y con un importante problema de carteles del narcotráfico, el papa Francisco, como hizo ya ayer durante el encuentro con los religiosos colombianos, destacó este problema. "Este mal alienta directamente contra la dignidad de la persona va rompiendo progresivamente la imagen que el Creador ha plasmado en nosotros", dijo en su homilía.

Para después añadir de manera improvisada respecto al texto que leía: "Condeno con firmeza esta lacra que ha puesto fin a tantas vidas y que es mantenida y sostenida por gente sin escrúpulos". "No se puede jugar con la vida de nuestros hermanos ni manipular su dignidad", agregó.

Entonces hizo un llamado para que busquen los modos para terminar con el narcotráfico, que lo único que hace es sembrar muerte por doquier truncando tantas esperanzas y destruyendo tantas familias", improvisó el papa.

Ayer el papa también improvisando hizo referencia a una juventud "engañada, destruida por los sicarios de la droga".

"Medellín me trae ese recuerdo, me evoca tantas vidas jóvenes truncadas, descartadas, destruidas", afirmó el pontífice en el acto con sacerdotes, religiosos y sus familias.

Francisco hizo referencia al narcotráfico que en los años 80 y 90 costó la vida a miles de personas y convirtió a Medellín en la ciudad más peligrosa del mundo en un paréntesis de su discurso en el que recordó el drama de esta urbe que logró sobreponerse a esa tragedia y convertirse en una de las más innovadoras del planeta.

"Y aquí quiero detenerme un instante: y hacer memoria dolorosa. Es un paréntesis", dijo, para referirse a aquellos jóvenes que se dejaron seducir por los sicarios de la droga y las falsas promesas del crimen organizado.

Enseguida agregó: "Los invito a recordar, a acompañar este luctuoso cortejo, a pedir perdón para quienes destruyeron las ilusiones de tantos jóvenes. Pedirle al Señor que convierta sus corazones. A pedir que acabe esta derrota de la humanidad joven", manifestó.El papa Francisco afirmó hoy que en el proceso de pacificación de Colombia no se pueden "obviar los procesos de la gente", durante la homilía que celebró en la ciudad de Cartagena, último acto de su visita a Colombia.

(EFE)
(EFE)

Hoy, además, Francisco aprovechó su último discurso para lanzar el mensaje más político sobre cómo debe avanzar el proceso de paz en Colombia. Su primer consejo fue que en estos caminos de pacificación, como el que está viviendo Colombia, "donde se observa una delicada armonía entre la política y el derecho, no pueden obviar los procesos de la gente".

Tras su presentación en Cartagena, el Sumo Pontífice emprendió su viaje de regreso a Roma luego de cinco días de visita en tierras colombianas.

El Boeing 787 "Dreamliner" de Avianca que transporta a la comitiva pontificia despegó del aeropuerto internacional Rafael Núñez de Cartagena a las 19.26 hora local (00.26 GMT del lunes).

El sumo pontífice se despidió en la pista del presidente colombiano, Juan Manuel Santos; de la primera dama, María Clemencia Rodríguez, y de altos funcionarios del Estado, tras lo cual asistió a una presentación artística del Carnaval de Barranquilla y la Banda de Baranoa.

LEA MÁS:

El papa Francisco pidió "que se rechace todo tipo de violencia en la vida política" de Venezuela

El papa Francisco sufrió un golpe en la cara y sangró al intentar saludar a un niño en Cartagena

MAS NOTICIAS