(AP)
(AP)

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, firmó este lunes un decreto por medio del cual otorgó el beneficio de amnistía a 3.252 miembros de las FARC, con lo que ya son 7.400 los guerrilleros a los que le han resuelto su situación jurídica.

"Este es el tercer decreto de aplicación de la amnistía de iure (por derecho)", explicó en un comunicado el Ministerio de Justicia, e indicó que este beneficio se aplica "exclusivamente para delitos políticos y conexos como porte ilegal de armas y de uniformes militares, sedición y asonada".

La información detalló que el decreto de amnistía quedó establecido en el acuerdo de paz firmado entre el Gobierno y las FARC del 24 de noviembre del año pasado y que se materializó en una ley expedida el pasado 20 de diciembre por el Congreso. La amnistía podrá ser concedida por vía judicial, es decir, por los jueces ordinarios y por vía administrativa, a cargo del presidente.

En junio, La ONU anunció que las FARC completaron la entrega de armas en Colombia
En junio, La ONU anunció que las FARC completaron la entrega de armas en Colombia

Según el ministerio, por decreto se ha concedido la amnistía a 6.005 integrantes de las FARC, mientras que "por vía judicial y la aplicación de las libertades condicionadas, también previstas en la Ley de Amnistía e Indulto, ya han salido de la cárcel más de 1.400" insurgentes. Así, los ex combatientes se preparan "para el inicio de su proceso de reincorporación", agregaron.

El ministerio resaltó que dos semanas después de la dejación de armas por parte de las FARC, que se selló el pasado 27 de junio con un acto simbólico en la localidad de Mesetas (centro), "el 95% de la organización completó su proceso de tránsito a la legalidad, acompañado del compromiso de acudir al Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición".

Para completar el proceso, los beneficiados debieron ser plenamente identificados como integrantes de las FARC, haber dejado sus armas individuales certificadas por parte de la ONU, firmar un acta con el compromiso de no volver a alzarse en armas y acreditarse ante la Oficina del Alto Comisionado para la Paz.

Según el gobierno, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia tienen más de 12.000 miembros. De ese total, casi 7.000 son ahora excombatientes que están concentrados, más de 2.600 son milicianos o colaboradores y otros 3.100 estaban encarcelados.

(Con información de EFE y AFP)

LEA MÁS: