Por primera vez, se descubrió evidencia de la vida hace 2.500 millones de años dentro de un rubí

La piedra todavía guarda rastros de carbono orgánico de esa época, mostrando cómo el germen de la vida se abrió paso en el planeta

El rubí encontrado contiene grafito de carbono-12 de hace 2.500 millones de años, cuando apenas se estaba gestando la vida en la Tierra. (Universidad de Waterloo)
El rubí encontrado contiene grafito de carbono-12 de hace 2.500 millones de años, cuando apenas se estaba gestando la vida en la Tierra. (Universidad de Waterloo)

Un rubí que se formó en la corteza terrestre hace 2.500 millones de años encierra evidencia de vida temprana, conservada en el lodo del planeta.

Atrapados dentro de la piedra preciosa, los geólogos han identificado residuos de una forma de carbono puro llamado grafito que, dicen, es muy probablemente de origen biológico, los restos de algún microorganismo antiguo de la época anterior a que surgiera la vida multicelular en la Tierra.

El grafito dentro de este rubí es realmente único. Es la primera vez que vemos evidencia de vida antigua en rocas que contienen rubí”, dijo el geólogo Chris Yakymchuk de la Universidad de Waterloo en Canadá.

“La presencia de grafito también nos da más pistas para determinar cómo se formaron los rubíes en este lugar, algo que es imposible de hacer directamente basándose en el color y la composición química de un rubí”, agregó.

Los rubíes son una variedad del corindón mineral, una forma cristalina de óxido de aluminio. Se forman bajo intenso calor y presión en los límites tectónicos de la Tierra, donde la subducción tectónica y la colisión crean el entorno necesario. Las piedras están imbuidas de su tono profundo por la presencia del elemento cromo: cuanto más cromo, más roja es la gema.

Como todos los minerales, los rubíes varían en pureza y claridad. Los procesos de formación pueden conducir a la presencia de impurezas o inclusiones en gemas preciosas. Eso podría hacer que estas piedras no sean adecuadas para joyería, pero es fantástico para la ciencia.

Por ejemplo, un mineral de miles de kilómetros bajo tierra que de otro modo no sobreviviría en la superficie se encontró preservado en un diamante. Los minerales de la superficie encontrados en otro diamante que se formó a gran profundidad condujeron a una mejor comprensión de cómo la subducción tectónica puede absorber el material de la superficie hacia abajo.

Yakymchuk y su equipo buscaban comprender mejor los procesos de formación del corindón mediante el estudio de los rubíes en Groenlandia, donde se encuentra uno de los depósitos del mineral más antiguos del mundo. Mientras estudiaban estas muestras, encontraron la inclusión de grafito.

El grafito puede formarse abióticamente, es decir, mediante procesos químicos y minerales; sin embargo, también puede ser un biomarcador importante. Una forma de discernir la diferencia es determinando el isótopo de carbono, que son formas del mismo elemento con diferentes números de neutrones en los núcleos y, por lo tanto, diferentes masas atómicas.

El carbono-14, por ejemplo, es el radiocarbono famoso utilizado para la datación precisa de artefactos físicos; se forma abióticamente en la atmósfera de la Tierra. El isótopo natural más ligero de carbono estable en la Tierra es el carbono-12, y es este isótopo el que se encuentra con mayor abundancia en la Tierra y que se encuentra en los organismos vivos.

13/11/2020 La síntesis de cisteína fue clave en el origen de la vida en la Tierra.

En un paso clave para la evolución de la vida en la Tierra, la formación del aminoácido cisteína proporcionó catalizadores que permitieron a las primeras moléculas de proteína formarse en el agua.

POLITICA INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA
PXHERE
13/11/2020 La síntesis de cisteína fue clave en el origen de la vida en la Tierra. En un paso clave para la evolución de la vida en la Tierra, la formación del aminoácido cisteína proporcionó catalizadores que permitieron a las primeras moléculas de proteína formarse en el agua. POLITICA INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA PXHERE

El equipo encontró que el grafito en el rubí era carbono-12, en abundancia consistente con un origen orgánico. Y, debido a que conocemos la edad de la gema, esto permitió a los investigadores delimitar cuál podría ser ese origen orgánico, ya que la vida en la Tierra hace 2.500 millones de años era extremadamente limitada.

La materia viva se compone preferentemente de átomos de carbono más ligeros porque requieren menos energía para incorporarse a las células”, dijo Yakymchuk.

“Basándonos en la mayor cantidad de carbono-12 en este grafito, llegamos a la conclusión de que los átomos de carbono alguna vez fueron vida antigua, muy probablemente microorganismos muertos como las cianobacterias”, explicó.

Esto condujo a algunas pistas sobre cómo podrían haberse formado los rubíes también. El corindón no se forma en ambientes que tienen demasiada sílice.

La presencia de grafito sugiere la presencia de fluido que habría ayudado a transferir dióxido de silicio fuera de la roca, preparando el ambiente para la formación de corindón en primer lugar.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR