Cuáles son los riesgos de un brote de COVID-19 en los Juegos Olímpicos de Tokio

Se llevarán a cabo a finales de este mes y las medidas de prevención actuales pueden no ser suficientes para prevenir un contagio masivo. El objetivo de las regulaciones es impedir que se formen cadenas y grupos de transmisión

El logotipo de los Juegos Olímpicos de Tokio, en el edificio de la Oficina del Gobierno Metropolitano de Tokio, en Tokio, Japón (Foto: REUTERS/Issei Kato)
El logotipo de los Juegos Olímpicos de Tokio, en el edificio de la Oficina del Gobierno Metropolitano de Tokio, en Tokio, Japón (Foto: REUTERS/Issei Kato)

Cuando los funcionarios pospusieron los Juegos Olímpicos de Tokio hasta 2021 el año pasado, el anuncio se produjo en medio de decisiones similares de las ligas deportivas profesionales y órdenes regionales y nacionales de quedarse en casa. En ese momento, los organizadores del Comité Olímpico Internacional (COI) esperaban que el año adicional diera el tiempo necesario para controlar el SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus que causa el COVID-19.

Los Juegos Olímpicos se llevarán a cabo a finales de este mes, con esfuerzos de mitigación como barreras físicas, pautas de distanciamiento social y pruebas virales para evitar que los casos se conviertan en grupos de transmisión. Pero como la vacunación sigue distribuida de manera desigual en todo el mundo, en donde solo alrededor del 17% de la población de Japón está completamente vacunada y la variante Delta más transmisible se propaga, los expertos advierten que esas medidas pueden no ser suficientes. Ya, varios atletas han dado positivo por COVID-19 después de llegar a Japón, aumentando las preocupaciones de un posible brote.

Es una escena de apertura perfecta para una película emocionante en la que todo el mundo se enferma con Delta en todo el mundo luego de que la cepa se instala en los Juegos Olímpicos -predice Peter Chin-Hong, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de California en San Francisco-. Los Juegos Olímpicos no son solo un evento de superpropagación potencial local en un país mal vacunado, sino que tal vez podría convertirse en un evento de superdifusión global”.

El Nikkei, el índice bursátil más popular del mercado japonés, cae un 0,98 % por mal desempeño de valores clave y temor al COVID-19 (Foto: EFE/EPA/FRANCK ROBICHON)
El Nikkei, el índice bursátil más popular del mercado japonés, cae un 0,98 % por mal desempeño de valores clave y temor al COVID-19 (Foto: EFE/EPA/FRANCK ROBICHON)

Brian McCloskey, presidente de un panel de expertos independientes que asesora al COI sobre las contramedidas de COVID-19, aseguró en conferencia de prensa que “si bien los casos individuales son inevitables, el objetivo de las regulaciones es impedir que se formen cadenas y grupos de transmisión. Pero muchos expertos señalan los riesgos de transmisión viral relacionados con los deportes y los estadios, la vida en la Villa Olímpica y los contagios de la comunidad en general. En conjunto, indican que sin medidas de mitigación más estrictas que las introducidas por el COI, es probable que se propaguen los contagios.

En su forma actual, todos los atletas olímpicos deben seguir las mismas pautas establecidas en el libro de jugadas oficial para los juegos. Si vuelan internacionalmente este mes, deben ser examinados dos veces en las 96 horas antes de su viaje con una reacción en cadena de la polimerasa (PCR) aprobada o una prueba de antígeno. Aquellos que volaron antes del 1 de julio solo debieron realizar una prueba dentro de las 72 horas posteriores a su salida.

La bandera olímpica ondea ante la sede del Comité Olímpico Internacional en Lausanne, Suiza. EFE/EPA/JEAN-CHRISTOPHE BOTT/Archivo
La bandera olímpica ondea ante la sede del Comité Olímpico Internacional en Lausanne, Suiza. EFE/EPA/JEAN-CHRISTOPHE BOTT/Archivo

A su llegada, se les realizará una prueba rápida de antígeno a base de saliva que se procesa a medida que pasan por inmigración y reclaman su equipaje. Un resultado positivo o no concluyente deberá confirmarse con una prueba de PCR en la Villa Olímpica. Si los atletas dan negativo, se les permitirá continuar con sus instalación en la villa. Diariamente, deben completar un control de salud usando una aplicación y dar muestras de saliva para una prueba de antígeno, seguida de una prueba de PCR en la misma muestra si los resultados no son claros o positivos.

Cuando se trata de transmitir un virus respiratorio que se propaga a través de líquidos, gotitas y aerosoles, no todos los deportes son iguales. En el New England Journal of Medicine, Michael Osterholm, director del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota, fue coautor de una perspectiva, publicada por primera vez, que pedía un enfoque de gestión de riesgos por niveles. Él y sus coautores indicaron que el COI debería haber estratificado a los diferentes deportes como de alto, moderado o bajo riesgo de transmisión de COVID.

Solo alrededor del 17% de la población de Japón está completamente vacunada (Foto: REUTERS/Issei Kato/Archivo)
Solo alrededor del 17% de la población de Japón está completamente vacunada (Foto: REUTERS/Issei Kato/Archivo)

Según los autores del artículo, los eventos al aire libre que separan naturalmente a los competidores, como las competiciones de vela, tiro con arco y ecuestres, pueden considerarse de bajo riesgo. Los eventos de riesgo moderado incluyen aquellos que se llevan a cabo al aire libre pero en los que el contacto cercano es inevitable, incluido el rugby, el hockey sobre césped y el fútbol. Los eventos deportivos de interior que implican un contacto cercano, como el boxeo y la lucha libre, son de alto riesgo. Como regla general, cualquier evento deportivo de interior es más riesgoso que uno que se celebre al aire libre.

Annie Sparrow, profesora asistente de ciencias y políticas de salud de la población en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai y coautora de la perspectiva NEJM, dice que “hay deportes que también caen en áreas grises: la natación, por ejemplo, podría ser considerado de bajo riesgo para eventos individuales pero riesgo moderado para relevos. El waterpolo, que requiere un contacto cercano, sería un deporte de alto riesgo”. Estas evaluaciones de riesgo podrían haber informado cambios en la forma en que se llevarán a cabo ciertas competiciones. Por ejemplo, “los riesgos de transmisión de eventos acuáticos serían menores si tuvieran lugar en piscinas al aire libre”, indica Sparrow.

Sin embargo, sólo “hacer estas clasificaciones no es suficiente”, dice Osterholm. Los organizadores deberían haber exigido más precauciones para los atletas que compiten en eventos de mayor riesgo. Estos podrían incluir pruebas más precisas utilizando solo ensayos de PCR en lugar de los basados en antígenos o mayores restricciones para socializar con cualquier otra persona que no sean compañeros de equipo y entrenadores. Los organizadores olímpicos excluyeron recientemente a los espectadores de la mayoría de los eventos después de que Japón declaró otro estado de emergencia en Tokio debido a un aumento en los nuevos casos de COVID y los temores sobre la variante Delta.

El primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, asistiendo a una conferencia de prensa sobre la respuesta del país a la pandemia de COVID-19, en su residencia oficial en Tokio, Japón (Foto: REUTERS/Issei Kato/Pool)
El primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, asistiendo a una conferencia de prensa sobre la respuesta del país a la pandemia de COVID-19, en su residencia oficial en Tokio, Japón (Foto: REUTERS/Issei Kato/Pool)

En ausencia de estas medidas, “una política única para todos es preocupante -dice Joseph Fauver, científico investigador asociado de la Escuela de Salud Pública de Yale, que trabajó en estrategias de prueba para la Asociación Nacional de Básquet (NBA) y la Asociación Nacional de fútbol (NFL). El riesgo de transmisión provocado por los deportes de equipo que practican juntos es inherentemente diferente de otro como tiro con arco al aire libre”.

McCloskey asegura que “las políticas fueron diseñadas para no depender del estado de vacunación de los jugadores, que varía según el país debido a las disparidades de acceso”. Los organizadores planean permitir una escala móvil de aislamiento y cuarentena. Algunos atletas que den positivo en la prueba o son identificados como un contacto cercano de un caso pueden someterse a una cuarentena adaptativa en la que se aíslan de sus compañeros de equipo y del personal, pero aún se les permite entrenar dependiendo de la naturaleza del resultado de la prueba y el contacto.

Con respecto a si se pueden cancelar algunos eventos de deportes de contacto en interiores de alto riesgo, el asesor del COI McCloskey dice que “lo que aprendimos de eventos de transmisión de ligas profesionales de deportes de contacto es débil. La realidad es que no hay mucha evidencia en todo el mundo de que COVID se haya extendido en el campo de juego en las competiciones”.

El riesgo de transmisión provocado por los deportes de equipo que practican juntos es inherentemente diferente de otro como tiro con arco al aire libre (Foto: REUTERS/Fabrizio Bensch)
El riesgo de transmisión provocado por los deportes de equipo que practican juntos es inherentemente diferente de otro como tiro con arco al aire libre (Foto: REUTERS/Fabrizio Bensch)

Osterholm está totalmente en desacuerdo. En Minnesota, por ejemplo, un pico de 2021 en el número de casos en abril fue parcialmente impulsado por eventos deportivos de la escuela secundaria y primaria. Otro informe reciente identificó una instalación de gimnasia en Oklahoma como la raíz de un brote alimentado por la variante Delta. “Declarar que los deportes presentan un bajo riesgo de transmisión también ignora los que se presentan fuera de las competencias mismas -afirma Osterholm-. Lo que falta es comprender que los Juegos Olímpicos son mucho más que un simple evento deportivo”.

En respuesta, McCloskey argumentó que la evidencia citada solo muestra una asociación entre la actividad deportiva y la transmisión y no una prueba de que la transmisión ocurrió durante el juego. Agrega que la guía ha sido diseñada “para considerar el riesgo de manera integral en todas las actividades en las que participan los participantes, tanto dentro como fuera del campo de juego”.

Esta guía olímpica oficial contiene recomendaciones para las interacciones sociales en las aldeas olímpicas y paralímpicas y las medidas establecidas para impedir la transmisión viral. Incluye requisitos de que los jugadores y el personal usen una máscara a menos que estén durmiendo, comiendo, bebiendo, entrenando o compitiendo; que ambos eviten el contacto físico, como apretones de manos y abrazos; y que los atletas solo vayan a lugares enumerados en un “Plan de actividades” preaprobado.

La evidencia citada solo muestra una asociación entre la actividad deportiva y la transmisión y no una prueba de que la transmisión ocurrió durante el juego (Foto: REUTERS/Fabrizio Bensch)
La evidencia citada solo muestra una asociación entre la actividad deportiva y la transmisión y no una prueba de que la transmisión ocurrió durante el juego (Foto: REUTERS/Fabrizio Bensch)

Según los expertos, algunas de estas medidas son más efectivas que otras. Las intervenciones como reducir la capacidad de las mesas de seis personas a cuatro en los comedores y colocar protectores contra salpicaduras y barreras de plexiglás alrededor de las aldeas olímpicas y paralímpicas son una medida anticuada para Chin-Hong. “Es como si hubiéramos retrocedido en una máquina del tiempo antes de que se supiera que el virus se propaga a través de la transmisión por aerosol”, dice.

Osterholm compara este tipo de transmisión con oler el humo del cigarrillo: si alguien fuma en una habitación cerrada, otras personas podrán oler el humo incluso si están detrás de barreras de plexiglás o si el fumador ya ha salido de la habitación. “El COI no ha abordado adecuadamente la transmisión de aerosoles en sus planes de ventilación -advierte-; las recomendaciones de abrir ventanas probablemente no serán atendidas durante los calurosos veranos de Japón. Además, las pautas del COI recomiendan usar máscaras sin tela cuando sea posible en lugar de requerir barbijos N95, que son mucho mejores para proteger a las personas de los aerosoles que otros tipos de máscaras”. Todos los asistentes pueden quitarse la máscara cuando hablan con los paralímpicos u otras personas que confían en la lectura de labios, con la sugerencia de que se mantengan a dos metros de los atletas.

Según las predicciones del COI, más del 85% de los atletas y funcionarios de las aldeas olímpicas y paralímpicas, y más del 70% del personal de los medios de comunicación presentes, estarán completamente vacunados. Sin embargo, estos porcentajes no se extienden al personal de apoyo, incluidos los jardineros, los trabajadores de preparación de alimentos o los limpiadores.

El COI prevé que más del 85% de los atletas y funcionarios de las aldeas olímpicas y paralímpicas, y más del 70% del personal de los medios de comunicación presentes, estarán completamente vacunados (Foto: REUTERS/Fabrizio Bensch)
El COI prevé que más del 85% de los atletas y funcionarios de las aldeas olímpicas y paralímpicas, y más del 70% del personal de los medios de comunicación presentes, estarán completamente vacunados (Foto: REUTERS/Fabrizio Bensch)

A diferencia de la NBA cuando reinició su temporada 2019-2020 el año pasado, “los participantes en los Juegos Olímpicos no se han colocado en una supuesta burbuja -dice Fauver-. Es crucial que el personal de apoyo esté tan involucrado como los atletas en las pruebas de rutina, en respetar el distanciamiento y el enmascaramiento, porque estas personas tienen la misma probabilidad de infectarse que cualquier otra persona”.

La NBA y la NFL también realizaron una secuenciación genómica en tiempo real. Sparrow cuenta que “los expertos en salud pública pudieron rastrear la propagación del virus de persona a persona y señalar interacciones y entornos específicos de alto riesgo”. Pero el COI optó por no incluir esta técnica en su programa de pruebas.

La entidad sostiene que las previsiones de mitigación de la guía oficial serán suficientes. “Por el momento, creemos que las medidas que tenemos son suficientes para ayudarnos a reducir el riesgo, independientemente de la aparición de nuevas variantes”, dice McCloskey.

Sin embargo, cuando los casos ocurren inevitablemente, la propagación afectará de manera desproporcionada a las poblaciones de países subvacunados. Chin-Hong dice que “esta distribución desigual es irónica, considerando el telón de fondo de los Juegos Olímpicos. La competencia se supone que es un terreno llano, en la que se puede participar llegando de cualquier país y llegar a la cima. La pandemia inclina el terreno entre los ricos y los ’desposeídos’”.

SEGUIR LEYENDO: