La soledad del paciente: un problema médico que recrudeció en pandemia

Intervenciones tempranas mejoran el pronóstico y su existencia en cualquier momento del desarrollo de la enfermedad, colabora en recuperar la salud

 Se ha demostrado que el nivel de funcionamiento psicosocial influye en el riesgo para la salud a través del afrontamiento, resiliencia emocional y el modelado del comportamiento (Getty)
Se ha demostrado que el nivel de funcionamiento psicosocial influye en el riesgo para la salud a través del afrontamiento, resiliencia emocional y el modelado del comportamiento (Getty)

Hace décadas, los investigadores encontraron que las intervenciones de apoyo psicosocial (grupos de sobrevivientes y sesiones individuales de apoyo realizadas por enfermeras) pueden mejorar no solo la calidad de vida del paciente sino también su sobrevida.

El apoyo adecuado entre los pacientes médicos se ha relacionado con mejores resultados, mientras que aquellos que carecen de sistemas de apoyo adecuados tienen peores resultados, incluida mayor hospitalización, mortalidad y costos médicos, de modo que se han recomendado evaluaciones de intervenciones psicosociales de apoyo en entornos de atención médica. Hay pruebas epidemiológicas sustanciales que respaldan el vínculo entre el funcionamiento psicosocial y los resultados de salud, incluidos los metanálisis que indican que la presencia o ausencia de apoyo social predice la mortalidad por todas las causas en un grado equivalente a otros indicadores principales de salud (por ejemplo, IMC y abandono del hábito de fumar).

La evidencia de investigación acumulada indica que un bajo apoyo psicosocial como un factor de riesgo causal de mortalidad prematura. Se ha demostrado que el nivel de funcionamiento psicosocial influye en el riesgo para la salud a través del afrontamiento, resiliencia emocional y el modelado del comportamiento. Sin embargo, se sabe menos sobre si el apoyo emocional y conductual de los profesionales sanitarios puede mejorar la supervivencia de los pacientes médicos. Dada la creciente evidencia de las consecuencias para la salud del mal funcionamiento psicosocial, la comunidad médica puede beneficiarse al evaluar qué intervenciones psicosociales mejoran más la supervivencia del paciente.

La salud del mal funcionamiento psicosocial, la comunidad médica puede beneficiarse al evaluar qué intervenciones psicosociales mejoran más la supervivencia del paciente (Getty)
La salud del mal funcionamiento psicosocial, la comunidad médica puede beneficiarse al evaluar qué intervenciones psicosociales mejoran más la supervivencia del paciente (Getty)

Durante las últimas 4 décadas, se han evaluado decenas de intervenciones de apoyo psicosocial para pacientes médicos; La literatura acumulada sobre el tema es extensa pero diversa. Estos incluyen intervenciones realizadas en los hogares de los pacientes, en grupos de apoyo o por teléfono o en conversaciones en línea. Algunas se centran en el comportamiento, apoyando explícitamente la modificación de los de salud por parte de los pacientes. Esto se basa en evidencia que demuestra que el apoyo social está relacionado con una mejor adherencia a las indicaciones médicas, la actividad física, sueño y utilización de los servicios de salud. Otras intervenciones psicosociales se centran más específicamente en la emoción, apoyando explícitamente a los pacientes a afrontar la angustia. La abundante evidencia de la investigación sugiere que la angustia psicosocial coexiste con la enfermedad física, con relaciones bidireccionales que influyen en la progresión de la enfermedad.

Las investigaciones indican que el funcionamiento psicosocial no solo afecta el capital social relevante (por ejemplo, el acceso a la información de salud y una mayor confianza en la atención médica), sino que también puede reducir la inflamación y mejorar la circulación sistémica. Más específicamente, incluso las intervenciones de manejo emocional a corto plazo pueden influir en la expresión de genes inflamatorios. El número de intervenciones psicosociales con pacientes médicos se ha multiplicado rápidamente en los últimos años, con intervenciones que incluyen múltiples componentes superpuestos.

Existen precedentes enla evaluación de la supervivencia del paciente, sin embargo, estos susceptibles de error debido al bajo número de sujetos. Además, pocos informes anteriores han identificado atributos de intervención efectivos/ineficaces, y la mayoría ha tenido un alcance limitado (por ejemplo, grupos de sobrevivientes de cáncer de mama). Aunque la especificidad en la investigación suele ser óptima, una consecuencia involuntaria ha sido ignorar la realidad de que los profesionales de todas las especialidades médicas utilizan intervenciones psicosociales similares.

Las intervenciones psicosociales podrían ser más efectivas para mejorar la supervivencia de los pacientes cuando se realizan antes en la trayectoria de la enfermedad (Foto: Christin Klose/dpa)
Las intervenciones psicosociales podrían ser más efectivas para mejorar la supervivencia de los pacientes cuando se realizan antes en la trayectoria de la enfermedad (Foto: Christin Klose/dpa)

Por lo tanto, para evaluar las diferencias entre contextos, un nuevo documento dado a conocer por un grupo de investigación del Hospital General de Massachusetts, se convirtió en la revisión metanalítica más grande hasta la fecha, que incluye 3 veces el número de estudios de cualquiera anterior. En él se intentó evaluar el grado general en el que las intervenciones de apoyo psicosocial mejoran la supervivencia entre los pacientes que reciben atención curativa o de rehabilitación, y comparar específicamente las acciones psicosociales que enfatizan el apoyo conductual (como modelado/motivación para participar en comportamientos de salud como la actividad física), con aquellos que se centran principalmente en el apoyo social/emocional (por ejemplo, resiliencia emocional después de la cirugía).

Este estudio incluyó a más de 40 mil participantes y examinó hasta qué punto los diferentes tipos de intervenciones de apoyo psicosocial aumentaron la supervivencia entre ellos. En los 87 estudios que informaron datos de supervivencia en un punto fijo en el tiempomejoraron la probabilidad de supervivencia del paciente en un 20%. No está claro si las intervenciones enfocadas en el comportamiento son más efectivas o si estos tipos de intervenciones simplemente involucran más componentes (conductuales y sociales/emocionales), proporcionando así una mayor diversidad de apoyo. “En comparación con los grupos de control, los que recibieron una intervención psicosocial tenían un 29% más de probabilidades de una supervivencia más prolongada”, explica Alexander C. Tsai, especialista en seguimento psicológico al paciente del Hospital General de Massachusetts y autor principal del estudio.

En términos de los datos obtenidos, los 22 estudios que informaron que tendieron a tener más participantes femeninas, el doble de sesiones y 5 años más de seguimiento de pacientes, con tasas de supervivencia de los correspondientemente más bajas. Se necesitan investigaciones futuras para confirmar si las intervenciones con más sesiones y un seguimiento más prolongado producen mayores beneficios.

Los análisis indicaron que la gravedad de la enfermedad del paciente (porcentaje de muertes por mes) moderó los hallazgos generales. Específicamente, los estudios en los que un porcentaje relativamente mayor de pacientes murieron cada mes tendieron a informar menos beneficios de la intervención psicosocial en términos de supervivencia del paciente en comparación con las condiciones de control.

Alternativamente, las intervenciones psicosociales podrían ser más efectivas para mejorar la supervivencia de los pacientes cuando se realizan antes en la trayectoria de la enfermedad, de acuerdo con la efectividad de otros tratamientos médicos.

SEGUIR LEYENDO: