Los eventos masivos tendrían un pequeño impacto en la transmisión del COVID-19 ya que es más difícil el contacto cara a cara, advierte un estudio

Investigadores británicos del Grupo Asesor Científico para Emergencias sugirieron que conciertos, partidos de fútbol y otras actividades de gran concurrencia representan un riesgo menor de contagio frente al virus, en comparación con pequeñas reuniones donde hay un contacto más cercano

Los eventos masivos configurarían un menor riesgo que las pequeñas reuniones familiares o de amigos (Franco Fafasuli)
Los eventos masivos configurarían un menor riesgo que las pequeñas reuniones familiares o de amigos (Franco Fafasuli)

Los eventos masivos de más de 50 personas podrían ser más seguros que las pequeñas reuniones de amigos o familiares, según advirtieron investigadores del Grupo Asesor Científico para Emergencias (SAGE) del Reino Unido.

Para llegar a esta conclusión, explicaron que en este tipo de aglomeraciones las personas no se mezclan con otros en reuniones grandes y rara vez interactúan entre sí, por lo que los expertos creen que es posible que no representen un gran riesgo de transmisión.

Pero, sin embargo, resaltan que los eventos más pequeños ocurren con más frecuencia y las personas tienen un contacto más cercano con los allí presentes, en cumpleaños, juntadas de amigos, eventos chicos pero de grupos de conocidos o familiares.

Esta evidencia podría ser un buen augurio para los organizadores de recitales, conciertos, eventos deportivos y para la reconsideración de los pequeños porcentajes de aforo en los teatros.

Consumidores en los grandes almacenes Selfridges en la calle Oxford, durante la epidemia del coronavirus (COVID-19), en Londres, Reino Unido (REUTERS/Henry Nicholls)
Consumidores en los grandes almacenes Selfridges en la calle Oxford, durante la epidemia del coronavirus (COVID-19), en Londres, Reino Unido (REUTERS/Henry Nicholls)

La investigación fue presentada en Londres a asesores gubernamentales por miembros del SAGE de las universidades de Bristol, Warwick, Manchester, Lancaster y la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. ¿Su mensaje? “Grandes grupos de personas tienen un impacto relativamente pequeño en una epidemia, en circunstancias normales con patrones de contacto pre-COVID”.

Según explica el documento, en la vida normal, los grandes eventos de más de 50 personas solo representan el 0,5 por ciento de las interacciones de las personas con otras.

“A pesar de que hay más individuos a su alrededor, las oportunidades de contraer el virus, al estar cerca de alguien o tocarlo, son menores porque las personas tienden a no mezclarse con la mayoría de las personas en eventos grandes, sino que se quedan agrupados en pequeñas cantidades”, señalaron.

Si una persona asistiera a un concierto con 1.000 personas, pero solo hablara con cinco personas, la cantidad de contactos grupales se reduciría a esos 5”, añadieron.

Decenas de personas llenaron el lunes las terrazaras de bares y pubs londinenses, en el día de la reapertura de estos establecimientos en el Reino Unido. EFE/EPA/FACUNDO ARRIZABALAGA
Decenas de personas llenaron el lunes las terrazaras de bares y pubs londinenses, en el día de la reapertura de estos establecimientos en el Reino Unido. EFE/EPA/FACUNDO ARRIZABALAGA

El estudio sugiere que alrededor del 5,4 por ciento de los casos de COVID-19 podrían estar vinculados a reuniones de más de 50 personas en tiempos sin encierro. Esto comparado con el 18,9 por ciento de las infecciones que se contraen en situaciones con entre 20 y 49 personas, y el 25,2 por ciento que se transmite en grupos de 10 a 19, en Inglaterra.

Los investigadores no estudiaron grupos más pequeños: el límite legal actual es de seis personas para socializar en el caso de los ingleses, 15 para bodas o grupos de padres e hijos y 30 para funerales.

El modelado del equipo descubrió que el tiempo de contacto cercano de las personas aumentó en línea con la cantidad de personas que vieron hasta aproximadamente 20 personas, cuando alcanzó un máximo de 29,5 horas de tiempo de contacto combinado en un día, entre todos.

Y aunque grupos de 30, 40 o 50 personas podían mostrar niveles similares de tiempo de contacto, eran menos comunes.

Según explica el documento, en la vida normal, los grandes eventos de más de 50 personas solo representan el 0,5 por ciento de las interacciones de las personas con otras (EFE/EPA/FACUNDO ARRIZABALAGA/Archivo)
Según explica el documento, en la vida normal, los grandes eventos de más de 50 personas solo representan el 0,5 por ciento de las interacciones de las personas con otras (EFE/EPA/FACUNDO ARRIZABALAGA/Archivo)

Mientras tanto, los grupos más pequeños presentaron mucho tiempo de contacto y también fueron muy comunes, con reuniones de 7 a 20 personas que representan el 60 por ciento de todos los grupos.

Sin distanciamiento social y asumiendo un comportamiento normal, grandes grupos de individuos tienen un impacto epidemiológico relativamente pequeño. Los grupos pequeños y medianos de entre 10 y 50 personas tienen un mayor impacto en cualquier epidemia”, resaltan en el documento de la SAGE.

El estudio no distinguió entre reuniones en el interior y al aire libre y agregó: “El patrón de disminución de casos con el aumento del tamaño del grupo se observa tanto en grupos de personas que se conocen entre sí como en grupos de personas que se desconocen entre sí”.

La investigación fue publicada por el gobierno como parte del lanzamiento semanal de documentos SAGE, en un contexto en donde Reino Unido comenzó grandes pruebas para la reapertura de eventos masivos: un club nocturno abrió para 6 mil personas en Liverpool.

SEGUIR LEYENDO: