“Mis pacientes necesitan urgente un tratamiento para no morir por COVID-19″: ¿por qué cuesta tanto conseguirlo?

Perry Cook es hematólogo y oncólogo en el Hospital Metodista Presbiteriano de Brooklyn, Nueva York. En un conmovedor escrito en primera persona publicado en el diario The New York Times explicó los obstáculos a los que se enfrentan cada día los médicos como él para acceder a los anticuerpos monoclonales y salvar así las vidas de sus pacientes de alto riesgo

Se ha descubierto los anticuerpos monoclonales son eficaces para tratar a personas con alto riesgo de complicaciones por Covid-19, y hace poco la Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó su uso de emergencia para tratar la enfermedad. (Shutterstock)
Se ha descubierto los anticuerpos monoclonales son eficaces para tratar a personas con alto riesgo de complicaciones por Covid-19, y hace poco la Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó su uso de emergencia para tratar la enfermedad. (Shutterstock)

Para el prestigioso hematólogo y oncólogo Perry Cook del Hospital Metodista Presbiteriano de Brooklyn y el Centro Médico Weill Cornell en la ciudad de Nueva York, la pandemia global por coronavirus refrendó su histórico desafío en sus rutinas medicas con sus pacientes: no dejarlos morir. Y para que esto ocurra, Cook salió a conseguir la mejor medicina para tratar las enfermedades graves que desata el COVID-19: los anticuerpos monoclonales.

El lunes, una de sus pacientes lo llamó para decirle que había dado positivo por el coronavirus. La paciente, que tiene anemia de células falciformes y ha tenido un trasplante de médula ósea, vive a varias horas del hospital donde Cook trabaja en la ciudad de Nueva York. Debido a que ella corre un riesgo extremo de sufrir complicaciones por COVID-19, él comenzó a tratar de conseguir la mejor medicina para prevenir enfermedades graves que son los anticuerpos monoclonales.

Los anticuerpos monoclonales se fabrican en el laboratorio y están diseñados para imitar la capacidad del sistema inmunológico para combatir a los invasores como los virus. Se utilizan diferentes anticuerpos monoclonales para tratar numerosas enfermedades. Se ha descubierto que son eficaces para tratar a personas con alto riesgo de complicaciones por Covid-19, y el otoño pasado la Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó su uso de emergencia para tratar la enfermedad. Pero en este momento es demasiado difícil para los pacientes obtener este tratamiento.

Después de llamar a varios hospitales cercanos a la casa de su paciente, encontró uno que podía administrar anticuerpos monoclonales. La paciente fue al hospital y permaneció en la sala de emergencias por más de 24 horas, sin tratamiento porque los médicos no creían que su condición justificara la medicación. Mientras esperaba, desarrolló una crisis de dolor de células falciformes que sin duda fue provocada por su pánico por el resultado de la prueba y la incertidumbre sobre si recibiría el tratamiento que le recomendó. El martes por la noche, tenía fiebre y tos, y finalmente comenzó su tratamiento.

El uso de anticuerpos para tratar este virus es una idea contemplada desde hace meses, ya que en mayo, investigadores de los Países Bajos identificaron un anticuerpo monoclonal humano que impide que el virus SARS-CoV-2 pueda infectar células cultivadas. EFE/Diego Azubel/Archivo
El uso de anticuerpos para tratar este virus es una idea contemplada desde hace meses, ya que en mayo, investigadores de los Países Bajos identificaron un anticuerpo monoclonal humano que impide que el virus SARS-CoV-2 pueda infectar células cultivadas. EFE/Diego Azubel/Archivo

Como hematólogo clínico que atiende a personas con sistemas inmunitarios comprometidos, Cook ha observado con horror cómoel COVID-19 ha devastado sus pacientes. Perdió a tres colegas y a más de 20 pacientes a causa de la enfermedad. Contrajo Covid-19 en marzo pasado, antes de que se identificara ningún tratamiento útil. A pesar de los avances en las vacunaciones, el coronavirus sigue siendo un problema persistente e incluso creciente en la ciudad de Nueva York, donde se identifican alrededor de 4000 nuevos casos de COVID-19 todos los días y miles de personas permanecen hospitalizadas.

Cuando el presidente Donald Trump se enfermó de Covid-19 en octubre, recibió anticuerpos monoclonales, al igual que varios miembros de alto rango de su círculo íntimo. Todos sobrevivieron, al igual que casi el 90 por ciento de los pacientes de alto riesgo que reciben tratamiento temprano con este medicamento.

Pero a pesar de la extraordinaria eficacia de los anticuerpos monoclonales, este tratamiento que salva vidas es a menudo difícil de obtener para las personas normales. Cuando Cook trató de obtener la aprobación del seguro para el tratamiento con anticuerpos monoclonales para otro paciente, le dijeron que la persona, que también tenía un alto riesgo de complicaciones por Covid-19, no estaba lo suficientemente enferma como para justificar el tratamiento, a pesar de que a algunas personas en peligro de sufrir resultados graves por COVID, se les administran anticuerpos monoclonales antes de que aparezcan los síntomas.

El mes pasado, el médico le dió anticuerpos monoclonales a tres pacientes de alto riesgo en los que se diagnosticó recientemente COVID-19. Dos tienen cáncer y tienen más de 80 años, y el otro es un hombre de 55 años que recientemente recibió un trasplante de médula ósea para tratar un linfoma. Dos de los pacientes tenían síntomas leves. El otro se sentía mal pero no tenía síntomas de COVID.

Daratumumab es el primer anticuerpo monoclonal aprobado para el tratamiento del mieloma múltiple (iStock)
Daratumumab es el primer anticuerpo monoclonal aprobado para el tratamiento del mieloma múltiple (iStock)

Los tres pacientes respondieron bien al tratamiento, pero cada caso requirió que obtuviera la aprobación de los departamentos de enfermedades infecciosas, medicina pulmonar, farmacia y emergencias del hospital, “algo que normalmente no tengo que hacer como médico de cabecera”, dijo Cook.

Y agregó: “Cada vez me quedé con el paciente hasta altas horas de la noche para asegurarme de que se cumplía con el tratamiento planificado. Debido a que el tratamiento con anticuerpos monoclonales se puede administrar solo en un entorno ambulatorio, como un centro de infusión o una sala de emergencias, en un caso tuve que persuadir al equipo de admisión para que dara de alta a un paciente del hospital para que pudieran enviarlo a la sala de emergencias para recibir la atención que necesitaba”.

Recientemente, el doctor Cook y un colega suyo llamaron a todos los hospitales de los cinco condados de la ciudad de Nueva York para averiguar si ofrecían anticuerpos monoclonales a pacientes de alto riesgo con COVID-19. Solo tres dijeron que podían proporcionar la terapia a un paciente de alto riesgo sin síntomas. Algunos dijeron que necesitarían evaluar a un paciente en su sala de emergencias, y otros no sabían acerca de los anticuerpos monoclonales o no hablarían sobre una remisión.

“El gobierno federal ha entregado más de 750.000 cursos de tratamiento con anticuerpos monoclonales en todo el país y Medicare ha renunciado a los copagos para los pacientes que lo reciben. Pero las compañías de seguros reembolsan a los hospitales solo el costo de administrar los medicamentos. Ese proceso lleva mucho tiempo, porque el medicamento se infunde durante varias horas; y debido a que estos pacientes tienen infecciones activas por Covid-19, deben aislarse. Todo esto hace que la entrega de anticuerpos monoclonales sea un desafío logístico y costosa para el proveedor”, expresó el hematólogo.

EFE/EPA/NICOLAS MAETERLINCK /Archivo
EFE/EPA/NICOLAS MAETERLINCK /Archivo

La administración de Biden se ha comprometido a hacer que el tratamiento con anticuerpos monoclonales esté más disponible, con un plan de $ 150 millones para entregarlo a más pacientes que lo necesiten. “Este es un avance positivo, pero hasta ahora, en el campo, no hemos visto cambios tangibles en el acceso al tratamiento”, afirmó Cook.

Y cerró: “Las vacunas contra el coronavirus previenen infecciones y enfermedades graves. Para aquellos que ya están infectados con el virus y están en riesgo de hospitalización o muerte, los médicos ahora pueden intervenir para mejorar sus posibilidades de supervivencia. La administración Trump aseguró a la comunidad médica que habría un ventilador disponible para cada paciente que lo necesite, pero muchos pacientes con COVID-19 que son colocados en un ventilador mueren. Ahora los médicos tienen una mejor opción. Los hospitales y las compañías de seguros deben comprometerse a poner este tratamiento eficaz a disposición de cualquier persona cuya vida pueda salvar. Es posible que la vacunación no sea eficaz en pacientes con sistemas inmunitarios comprometidos, pero los anticuerpos monoclonales funcionan”.

SEGUIR LEYENDO: