(Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)

El 7 de octubre, en Hospital de Setúbal, Lisboa, unos padres primerizos se toparon con una horrenda sorpresa. Su hijo Rodrigo nació sin ojos ni nariz y faltando una parte del cráneo. Los médico del hospital público, tanto como el obstetra de la clínica privada que asistió el parto, también quedaron anonadados.

Nadie podía explicar porque no se le había informado a los padres que su niño sufriría terribles deformaciones, las cuales muy probablemente podrían haber sido notadas por un experto durante una simple ecografía. “La sala de partos estaba en estado de shock” después del nacimiento, según un medio local.

Su madre, Marlene, había cumplido con todos los exámenes de embarazo necesarios, incluidas tres ecografías en la clínica Ecosado, donde atendía el obstetra Arthur Carvalho, “sin ser alertada de posibles malformaciones”.

Según reporta el periódico español El País, la madre incluso se sometió a otra ecografía 5D “en otra clínica”. Cuando esa prueba despertó la alerta de que el bebé que llevaba tenía posibles malformaciones, Carvalho la calmó y le garantizo que no habría irregularidades. "Él dijo que todo estaba bien”, cuenta la Marlene.

Las “irregularidades” de Rodrigo, por lo tanto, solo se supieron cuando nació hace poco más de dos semanas. En ese momento, los médicos le dijeron a sus conmocionados padres y familiares que solo duraría unas pocas horas. Pero hoy Rodrigo todavía sigue con vida. Respira sin la necesidad de estar conectado a un tubo y ya puede tomar sin biberón. Pero cada día que pasa, dicen lo médicos, el bebé pierde peso y su muerte es “solo cuestión de tiempo.”

Los padres del niño presentaron una denuncia contra su obstetra, acusándolo de “negligencia grave”.

El hospital San Bernardo de Setúbal, Lisboa

El médico, según los informes públicos, fue investigado una docena de veces por casos de mala praxis. En causas separadas iniciadas por el Colegio de Médicos de Portugal, que databan del 2007, “una de ellas” tenía “circunstancias idénticas” pero terminó archivándose por supuesta falta de evidencia. El Colegio ha enfatizado que no detectó ninguna alteración en la prenatal exámenes del Dr. Carvalho, de 69 años, pero no explica cómo, después de 12 investigaciones -de las cuales solo 4 se lo absolvió de culpa- el obstetra sigue practicando medicina.

El portal Correio da Manha, que ha seguido la historia y ha encontrado los padres de 7 otras quejas contra el doctor, reportó que Consejo Disciplinario Regional del Sur de la Orden de Médicos se reunió este martes para discutir el caso.

Desde entonces, el Hospital donde nació Rodrigo abrió una investigación interna. Carvalho trabaja en el hospital y brinda consultas en la clínica Ecosado. El Colegio de Médicos aviso que suspendería provisoriamente al obstetra hasta que pueda decidir que hacer con todos los casos pendientes que tiene.

Mientras tanto, la hermana de la madre, la tía de Rodrigo, explicó que la familia se enteró que el obstetra ha sido sujeto de “decenas de informes de negligencia por parte del Colegio de Médico y otros hospitales. Todos los profesionales del hospital saben de otras instancias donde ocurrió algo parecido. Pero ninguno de ellos quiere hablar porque están asustados ”.

Este lunes, se informó que los padres de Rodrigo llevaron a su bebé al hospital de niños de Lisboa “con la esperanza de un milagro”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: