Dos agentes de seguridad mataron a un afrobrasileño