Drama familiar en Montevideo: ingresó a un negocio de ropa, disparó a su hermana, se atrincheró con rehenes y fue abatido por la policía

El empresario venía de varios fracasos comerciales y había amenazado a su familia

En principio se pensó que se trataba de una rapiña, pero luego se supo que existía un problema familiar que arrastra peleas y denuncias desde hace años
En principio se pensó que se trataba de una rapiña, pero luego se supo que existía un problema familiar que arrastra peleas y denuncias desde hace años

Pasado el mediodía de este miércoles un hombre ingresó a un comercio dedicado a la venta mayorista de ropa femenina. Sin mediar demasiadas palabras, disparó a varias personas —entre ellas su hermana, su cuñada y un empleado— y se atrincheró. Un policía retirado que estaba en la zona sintió los disparos y fue quien notificó a la Policía. Cerca de las 5 de la tarde, funcionarios de la Guardia Republicana consiguieron neutralizarlo y retirarlo del local. Sobre las 6 de la tarde se informó que el hombre falleció.

La historia

En un principio se pensó que se trataba de una rapiña, pero luego se supo que existía un problema familiar que arrastra peleas y denuncias desde hace años. Son tres hermanos: el agresor, una de las heridas (empleada del local) y otro que se encontraba fuera del país (dueño del local).

Según se constató, el sujeto era un empresario con grandes proyectos que, a partir de 2017, comenzó a caer en picada. Tenía varias deudas en un local del que era dueño y prendió fuego otro —también de su propiedad— para cobrar el dinero del seguro. En ese caso fue procesado sin prisión por estafa. Además, se comprobó que pagaba con cheques sin fondo.

La abogada de su hermano, Laura Robatto, dijo a El País que este hombre persiguió a sus hermanos por un buen tiempo pidiéndoles dinero bajo amenazas. El último episodio era el reclamo de USD 300 mil a través de mensajes como “te voy a matar” o “dame plata o vas a ver”. Frente a esa situación, los hermanos realizaron una denuncia ante la Justicia por violencia doméstica y amenazas y, por la primera causa, estuvo 10 meses preso.

Al salir de la cárcel las aguas se calmaron, pero al tiempo volvió el calvario. “Mis clientes tenían miedo. Pero nunca pensaron que él iba a hacer esto”, dijo Robatto.

Las dos mujeres heridas se encuentran internadas en estado delicado de salud
Las dos mujeres heridas se encuentran internadas en estado delicado de salud

El caso

El hombre llegó, preguntó por su hermana y comenzó a disparar. Una vez se presentó la policía, los heridos fueron trasladados a la emergencia y se supo que dentro del recinto continuaba el agresor con más personas de rehenes. Las dos mujeres heridas se encuentran internadas en estado delicado de salud.

A través de un trabajo de negociación que duró unas cuatro horas los rehenes fueron liberados y el hombre se encerró en una habitación ubicada en el fondo del local. El agresor solicitaba comida, la presencia del fiscal, la presencia de su abogado y lo hacía amenazando con herir a un rehén que aseguraba tener, aunque nadie lo había podido comprobar.

En el lugar se presentó primero el fiscal de Flagrancia de 9º turno, Fernando Romano y luego el fiscal de Homicidios, Carlos Negro, porque con los disparos el caso pasaba a estar dentro de su órbita por ser un intento de homicidio.

Cerca de las 5 de la tarde y tras una negociación sin éxito la policía resolvió ingresar a detener al hombre. La Guardia Republicana intervino disparando e hiriendo al hombre, que tuvo que ser reanimado en el lugar antes de ser trasladado a un centro de salud. Mas tarde se anunció que había muerto.

“No hubo en ningún momento voluntad de salir del lugar”, aseguró Romano. Negro, por su parte, dijo que “era importante saber que no había más rehenes. Luego es la policía la que dispone el accionar”.

“El operativo fue exitoso, fue brillante”, resumió el director de Convivencia y Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior, Santiago González, en diálogo con Subrayado (Canal 10).

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR