La oposición chilena celebró como una “buena señal” la primera reunión con Gabriel Boric

La coalición “Chile Vamos” prometió al presidente electo un espíritu constructivo ante un escenario de fragmentación en el Congreso y de conflictividad social y violencia en el sur del país

El presidente electo de Chile, Gabriel Boric (EFE/Elvis González)
El presidente electo de Chile, Gabriel Boric (EFE/Elvis González)

Los partidos de la actual coalición oficialista de derecha “Chile Vamos” fueron recibidos este miércoles por el presidente electo, Gabriel Boric, con el que abordaron su rol en la próxima administración y temáticas “urgentes”, como la violencia en la zona sur del país.

”Es una buena señal. Venimos con un espíritu constructivo, vamos a ser una oposición constructiva, no venimos con espíritu destructivo”, señaló al finalizar la cita el líder de la ultraconservadora Unión Demócrata Independiente (UDI), Javier Macaya.

El encuentro, que se extendió por cerca de 90 minutos, contó con la presencia tanto del futuro gobernante como de los presidentes y secretarios generales de los partidos que formarán el bloque opositor, con excepción de los representantes de Renovación Nacional (RN), que fueron notificados como contactos estrechos por la covid-19 tras el positivo de una de sus parlamentarias.

La primera sesión de la Convención Constitucional en Santiago (EFE/ Cortesía Secretaría de la Presidencia de Chile)
La primera sesión de la Convención Constitucional en Santiago (EFE/ Cortesía Secretaría de la Presidencia de Chile)

La reunión tuvo como ejes principales la relación que sostendrá la derecha con el futuro gobierno, que asumirá el mando el próximo 11 de marzo, su rol en un Congreso dividido y aspectos más coyunturales como la violencia en la zona sur, que la víspera que dejó dos fallecidos tras disparos perpetrados por desconocidos.

”Nosotros esperamos que, con señales como la que estamos dando hoy día, en nuestro país vaya mejorando el clima”, agregó Macaya.

Diputado de 35 años por Magallenes y ex líder estudiantil, Boric se define como ecologista, feminista y regionalista y quiere ampliar el papel del Estado hacia un modelo de bienestar parecido al de Europa.

Será el presidente más izquierdista desde el Gobierno del derrocado Salvador Allende (1970-1973) y el primero que no forma parte de los dos grandes bloques que se repartieron el poder desde el retorno a la democracia en 1990.

El presidente del Partido Republicano chileno, Rojo Edwards
El presidente del Partido Republicano chileno, Rojo Edwards

Durante su periodo de cuatro años, Boric deberá hacer frente a un país social y políticamente agitado, además de abatido tanto a nivel sanitario como económico por la pandemia del covid-19.

Además, será el encargado de llevar a buen puerto el actual proceso constituyente que busca dejar atrás la Carta Fundamental heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), junto con impulsar reformas estructurales para las que contará con una oposición alicaída, que busca nuevos liderazgos.

Mensaje a los empresarios

La semana pasada, Boric emitió un discurso ante el más importante foro empresarial y afirmó que el gobierno que iniciará el próximo 11 de marzo será uno de carácter “ecologista”.

El presidente de Chile Sebastián Piñera (d) con el presidente electo Gabriel Boric (i), en una fotografía de archivo (EFE/Elvis González)
El presidente de Chile Sebastián Piñera (d) con el presidente electo Gabriel Boric (i), en una fotografía de archivo (EFE/Elvis González)

“Nuestro plan de gobierno propone iniciar un camino de cambios profundos que busca fortalecer la red de protección social, sacar nuestra economía del estancamiento productivo y enfrentar la crisis climática”, indicó Boric en la clausura del Encuentro Nacional de la Empresa (Enade) en Santiago, que reúne a los principales empresarios del país.

“Para que la recuperación económica y la creación de empleos sean sostenibles en el tiempo, tenemos que hacernos cargo del insoslayable desafío que implica la crisis climática. Lo hemos dicho y hoy día lo reitero, vamos a ser un gobierno ecologista”, agregó el líder izquierdista.

Boric indicó que una de las premisas para la recuperación económica de Chile es que “sea respetuosa con el medioambiente”.

“No es una cuestión de activismo y de generar una dicotomía insalvable entre desarrollo y sustentabilidad. Tenemos que encontrar el equilibrio”, agregó.

Los otros dos ejes de su programa “de crecimiento y recuperación económica” son: “retomar una senda de crecimiento sostenible que facilite la expansión de derechos sociales” y la recuperación de empleos formales que han quedado rezagados en la pandemia, principalmente de jóvenes y mujeres.

(Con información de EFE y AFP)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR