Veda de mariscos en Punta del Este: ¿por qué se recomienda no consumirlos?

Desde el 26 de noviembre se prohibió la extracción, comercialización y transporte de moluscos procedentes de Maldonado

Se comprobó la presencia de toxinas en la costa atlántica uruguaya por lo que se levantó una veda en el consumo de mejillones, almejas y berverechos (Foto: Getty)
Se comprobó la presencia de toxinas en la costa atlántica uruguaya por lo que se levantó una veda en el consumo de mejillones, almejas y berverechos (Foto: Getty)

Se comprobó la presencia de “toxinas lipofílicas en moluscos bivalvos” en las costas del departamento de Maldonado, Uruguay, donde se encuentra la ciudad de Punta del Este, y se instauró una veda para prohibir mejillones, almejas y berberechos.

Dinara (Dirección Nacional de Recursos Acuáticos), que depende del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, comunicó la prohibición de extracción, comercialización y transporte de moluscos bivalvos el 26 de noviembre y declaró que la misma se mantendrá hasta nuevo aviso. En el mismo comunicado, el organismo aclaró que “no existe impedimento para el consumo de pescados, calamares y camarones”.

La marea roja es un fenómeno que también se conoce como “Floraciones de Algas Nocivas (FAN)”. Es, en realidad, la proliferación de microalgas capaces de producir toxinas. No tiene nada que ver con una corriente marina, con una marea y tampoco tiene que ver con un cambio de color en el agua, aunque puede suceder.

La mayoría de las veces en que aparece este “boom” de microorganismos no se provoca un cambio en la coloración del agua, por lo cual es completamente invisible para el ojo humano. Para detectarlos, entonces se realizan estudios microscópicos del agua marina para comprobar la presencia de microalgas tóxicas. También se realiza sobre moluscos, para determinar su toxicidad. Las vedas con respecto al consumo de moluscos se levanta cuando los estudios, que se realizan semana a semana, no encuentren la presencia de toxinas.

El programa de monitoreo continuo de los moluscos en la costa este permite prevenir los casos de intoxicación humana. Al no existir remedios para las toxinas, la única medida disponible es la prevención y la alerta a la población a través de las vedas.

Dentro de sus efectos, el más conocido es la intoxicación de humanos debido al consumo de moluscos bivalvos, dentro de los cuales ingresan los mejillones, las almejas y los berverechos. El consumo de los mismos puede dar sintomatología nerviosa o gastrointestinal, generando vómitos, descomposturas y en algunos casos hospitalización. Ha llegado a generar efectos sobre la fauna acuática como mortandad de peces, aves y mamíferos acuáticos.

Punta del Este y toda la costa este uruguaya reúnen las características ideales para la presencia de las toxinas y por eso Dinara decreta vedas en el consumo de moluscos con asiduidad
Punta del Este y toda la costa este uruguaya reúnen las características ideales para la presencia de las toxinas y por eso Dinara decreta vedas en el consumo de moluscos con asiduidad

La presencia de las toxinas lipofílicas se producen en zonas donde existen condiciones ambientales como como luz, temperatura, salinidad y nutrientes que resulten adecuadas para la especie. Punta del Este y toda la costa este uruguaya reúne estas características y por eso Dinara decreta vedas en el consumo de moluscos con asiduidad.

En general, “ocurre en zonas costeras con buen aporte de nutrientes y a resguardo de fuertes vientos como es el caso de bahías, estuarios o mares interiores”, según el Ministerio de Ganadería, Agircultura y Pesca.

El programa de monitoreo

En 1980, Dinara estableció un programa de monitoreo de biotoxinas en moluscos bivalvos y fitoplancton nocivo en las zonas de extracción comercial del recurso. Esto abarca, por lo tanto, balnearios con un alto grado de presencia turística en la temporada de verano como Piriápolis, Punta del Este, La Paloma, Arachania, Valizas, Punta del Diablo, La Coronilla y Barra del Chuy, todas locaciones en la costa atlántica del país.

El programa mantiene una frecuencia semanal en cuanto al monitoreo de fitoplancton y varía según la época del año. Es semanal en las estaciones en que hay un aumento de probabilidad de su presencia fenómenos (primavera y verano) y el resto del año es quincenal. Si por causas como el aumento de células de fitoplancton tóxico en el agua o condiciones climáticas, se sospecha que puede proliferar el boom de toxinas en el agua se realizan controles con mayor frecuencia.

Gracias a este monitoreo, se han prevenido episodios de intoxicación en los veraneantes de la costa uruguaya. Las toxinas que se buscan con la Toxina Paralizante de los Moluscos, el grupo de Toxinas Lipofílicas de Moluscos (Toxinas Diarreica y demás toxinas que integran el complejo) y la Toxina Amnésica de los moluscos.

La metodología utilizada para este proceso es una aceptada internacionalmente que, hasta 2016, implicaba métodos de bioensayo en ratones y métodos químicos por HPLC (Cromatografía Líquida de Alta Eficacia), según el Ministerio de Ganadería.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR