Brasil: para contener la inflación, el Banco Central prevé una nueva subida de tasas

Se elevó ante el escenario de un aumento del gasto público por el programa de ayudas del gobierno durate la pandemia

La vertiginosa subida comenzó en marzo último, luego de que la autoridad monetaria mantuviera la tasa en un mínimo histórico de 2% por un semestre (EFE/Marcelo Sayao/Archivo)
La vertiginosa subida comenzó en marzo último, luego de que la autoridad monetaria mantuviera la tasa en un mínimo histórico de 2% por un semestre (EFE/Marcelo Sayao/Archivo)

El Banco Central de Brasil volverá a subir el miércoles su tasa de interés de referencia, hasta 1,5 puntos porcentuales a 7,75%, según proyecciones del mercado para contener la inflación ante el escenario de un aumento del gasto público por el programa de ayudas del gobierno.

El sexto incremento consecutivo de la tasa Selic en el año será comunicado al cabo de una nueva reunión del Comité de Política Monetaria (Copom) iniciada este martes.

El Copom había ubicado la tasa de referencia en 6,25% en septiembre, cuando la subió un punto porcentual, un aumento similar al anterior.

Aunque en su último informe había previsto un incremento de la misma magnitud para este encuentro, la mediana de las proyecciones del mercado se ubica en un incremento de 1,5 puntos de base, según un relevamiento del diario económico Valor entre instituciones financieras y consultoras.

La última vez en que la Selic se ubicó en un nivel mayor a 7,5% fue en 2017. En el último informe Focus del Banco Central, que recopila más de un centenar de previsiones, la estimación para fin de este año trepó a 8,75%.

La vertiginosa subida comenzó en marzo último, luego de que la autoridad monetaria mantuviera la tasa en un mínimo histórico de 2% por un semestre, para impulsar a la economía golpeada por la pandemia.

Según especialistas, este aumento en el ritmo de incremento de la Selic se debe a los cambios en el escenario fiscal, es decir, a la suba del gasto público para cubrir un aumento en las ayudas sociales hasta fines de 2022, una iniciativa del presidente Jair Bolsonaro, que deberá eludir una ley que limita el uso de recursos públicos.

El Banco Central de Brasil volverá a subir el miércoles su tasa de interés de referencia, hasta 1,5 puntos porcentuales a 7,75% (REUTERS/Adriano Machado)
El Banco Central de Brasil volverá a subir el miércoles su tasa de interés de referencia, hasta 1,5 puntos porcentuales a 7,75% (REUTERS/Adriano Machado)

La popularidad del mandatario, ya embarcado en la campaña de reelección para el año próximo, se encuentra en el nivel más bajo desde que asumió el poder en 2019, mientras la inflación corroe los ingresos de las familias, especialmente de las más pobres.

El índice de precios al consumo acumuló un aumento de 10,25% en 12 meses hasta septiembre, superando los dos dígitos por primera vez en más de cinco años.

En la encuesta Focus del BC, la inflación proyectada para este año se ubicó en 8,96%, en alza por 29° mes consecutivo.

¿Cambio de estrategia?

Patricia Pereira Braga, jefa de estrategias de MAG Investimentos, explica que la nueva situación fiscal, que sacudió al mercado en los últimos días, obligará al Copom “a adoptar un plan de vuelo distinto al que tenía previsto”.

Hasta ahora, el BC había señalado que el ritmo de subas de un punto porcentual estaba alineado con la meta de inflación de 3,5% para 2022, aunque el mercado ya se mostraba escéptico al respecto, analiza la economista.

Aun sin seguir esos pronósticos, “si el cambio fiscal altera las proyecciones de inflación del Copom, tendrá que subir más” las tasas, señala Pereira Braga, que apuesta a un avance de 1,25 puntos porcentuales.

“El gobierno da con una mano y quita con la otra”, porque “el mayor impulso fiscal crea más inflación hacia adelante al colocar más dinero en la economía, que se transforma en consumo y esa demanda eleva los precios”, explica.

Contracción

Itaú, que espera un 5% de crecimiento en 2021, modificó su estimación para 2022, pasando de un leve avance de 0,5% a un retroceso similar (EFE/Andre Coelho/Archivo)
Itaú, que espera un 5% de crecimiento en 2021, modificó su estimación para 2022, pasando de un leve avance de 0,5% a un retroceso similar (EFE/Andre Coelho/Archivo)

Un informe del banco Itaú señala que “sin un ancla fiscal creíble, la tarea del Banco Central de mantener la inflación en la meta se torna más difícil”.

“Una mayor incertidumbre fiscal implica mayor riesgo país, mayor depreciación del real, peores perspectivas de inflación y, en última instancia, una tasa de interés neutral más alta”, agrega.

Así, estima que el Copom intentará minimizar daños y aumentará la Selic 1,5 puntos, hasta 7,75%.

El crecimiento del PIB vuelve a ser una preocupación ante la contracción derivada del alza de tasas. Itaú, que espera un 5% de crecimiento en 2021, modificó su estimación para 2022, pasando de un leve avance de 0,5% a un retroceso similar.

Con información de AFP

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR