Rastrero, abominable, criminal y miserable: la inagotable galería de insultos a funcionarios extranjeros en los comunicados oficiales del régimen de Daniel Ortega

Los embajadores de Estados Unidos y México, la ex canciller española y el secretario general de la OEA fueron algunos de los apuntados en los últimos meses por los partes nada diplomáticos de la cancillería nicaragüense. Los especialistas creen reconocer la pluma que se esconde detrás de los textos

Un especialista en semiótica asegura que los comunicados oficiales de la cancillería de Nicaragua son escritos por la esposa de Daneil Ortega y vicepresidente, Rosario Murillo. EFE/Jorge Torres.
Un especialista en semiótica asegura que los comunicados oficiales de la cancillería de Nicaragua son escritos por la esposa de Daneil Ortega y vicepresidente, Rosario Murillo. EFE/Jorge Torres.

Un tuit desató la furia. La mañana de este lunes, el embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Kevin K. Sullivan, llegó a su despacho, revisó la agenda de la semana y se percató, o alguien se lo habrá hecho saber, que el periódico digital nicaragüense Confidencial estaba celebrando sus 25 años de vida.

Desde su iPhone, Sullivan escribió a la 10:07 de la mañana un tuit protocolario, como hacen miles de embajadores en el mundo en ocasiones similares: “Felicidades a @confidencial_ni por sus 25 años defendiendo los valores democráticos de la libertad de prensa y el periodismo independiente”. Para la tarde de ese día, el tuit había desatado una tormenta.

Confidencial es un periódico, digital ahora -antes fue un semanario impreso-, fundado en 1996 por el periodista nicaragüense Carlos Fernando Chamorro. El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo ha mostrado particular inquina contra este medio por su perfil opositor. Sus redacciones han sido asaltadas en dos ocasiones, su edificio y equipo confiscados, y su director se encuentra en el exilio, acusado de “lavado de dinero, bienes y activos”.

Este tuit del embajador estadounidense es el que provocó la airada reacción de la cancillería nicaragüense.
Este tuit del embajador estadounidense es el que provocó la airada reacción de la cancillería nicaragüense.

El Ministerio de Relaciones Exteriores del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de Nicaragua, por este medio denuncia la continua intromisión en los asuntos propios de nuestro país, de parte del embajador de los Estados Unidos de Norteamérica, señor Kevin Sullivan”, dice en su introducción una nota de prensa que la cancillería nicaragüense hizo circular esa tarde. Más adelante el lenguaje se volvió agresivo.

Exigimos al Señor Sullivan, que cese sus ataques encubiertos, sus hipócritas salutaciones, disfrazados de una cortesía diplomática que abandonó hace tiempo, y que más bien ha sido, y és, ejemplo de la contínua, perversa, detestable injerencia invasora de los Estados Unidos en nuestra Nicaragua, tantas intervenciones abusivas y criminales, que hemos denunciado y seguiremos denunciando”, continúa la nota, reproducida aquí con las faltas de ortografía incluidas, porque, como veremos más adelante, sirven para inducir la mano que las escribe.

Absténgase, Señor Sullivan, de seguir violentando nuestra Concordia Nacional, y renuncie a querer imponer su vulgar, rastrera, aberrante, insolente, innoble, abominable y decadente Política yanqui, que declaramos, una vez más, nada grata para l@s nicaragüenses”, finaliza.

Daniel Ortega saluda al embajador Kevin Sullivan en diciembre de 2018, cuando el norteamericano recibió las credenciales de su cargo. (Reproducción Canal 6)
Daniel Ortega saluda al embajador Kevin Sullivan en diciembre de 2018, cuando el norteamericano recibió las credenciales de su cargo. (Reproducción Canal 6)

Al mismo tiempo, cientos de cuentas, simpatizantes del régimen de Ortega, reclamaron y ofendieron a Sullivan en los comentarios a su tuit. “Felicitaciones que se convierten en complicidad de los delitos cometidos”, dice, por ejemplo, una cuenta que se identifica como Rodolfo Dupont, con una foto de perfil de Daniel Ortega.

Edgard Parrales, quien fuera embajador de Nicaragua ante la OEA en los años de la revolución sandinista, dice que nunca conoció algo similar en su vida diplomática. “Había respuestas duras, muy molestas, pero se expresaban con lenguaje de altura, no con ese nivel de vulgaridad que es la antítesis del lenguaje diplomático”, dice. Y pone de ejemplo que, al día siguiente del ataque japonés a Pearl Harbor, el 7 de diciembre de 1941, el embajador nipón llegó a Departamento de Estado de Estados Unidos a dejar la declaración de guerra. “A pesar de todo el dolor que tenían nadie insultó al embajador, pero le dieron 48 horas para abandonar el país”.

Ya en septiembre había pasado algo parecido con otro embajador en Nicaragua. Esa vez no fue un tuit sino un retuit el que provocó una fuerte carta de protesta del Ministerio de Relaciones Exteriores. El 9 de septiembre pasado, el embajador de México en Nicaragua, Gustavo Cabrera, compartió en su cuenta un tuit del escritor nicaragüense Sergio Ramírez Mercado, poco después que fuese acusado por la Fiscalía nicaragüense de “realizar actos que fomentan e incitan al odio y la violencia”.

Respondemos a su abusiva publicación de hoy, reiterando a Usted formalmente, que, como Usted bien sabe, nuestro Gobierno nunca se ha entrometido en los asuntos internos de México”, inicia sin preámbulos diplomáticos la carta del Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua al embajador mexicano.

“Con el Mensaje que Usted ha difundido hoy en Nicaragua, Usted y el Gobierno de México se colocan en una posición injerencista y entrometida, cumpliéndoles sumisa y fielmente a los yanquis, sirviéndoles en el rol que tristemente han venido Ustedes asumiendo, de interventores permanentes en nuestros asuntos propios, por encargo del Imperio”, prosigue la misiva.

“És lamentable el papel de miseria cultural, histórica y política, que hoy juega México, cuando creíamos que esa miseria y mezquindad humanas, esa desgracia, se acababa con el Neoliberalismo, e iniciaba un ciclo de entendimiento y respeto, con el Nuevo Gobierno del que Usted forma parte”, añadió la carta, firmada esta vez por Arlette Marenco, viceministra de Relaciones Exteriores.

Repuesta del embajador mexicano Gustavo Cabrera y comentario del escritor nicaragüense Sergio Ramírez.
Repuesta del embajador mexicano Gustavo Cabrera y comentario del escritor nicaragüense Sergio Ramírez.

Los textos, alejados totalmente del lenguaje diplomático parecen escritos por una misma mano. Por el tono y la repetición de los mismos errores ortográficos, un especialista en semiótica, que por razones de seguridad pidió anonimato, asegura que la redacción de estas furiosas misivas diplomáticas es la vicepresidenta Rosario Murillo.

“Las cartas tienen el mismo tono furibundo que utiliza la señora Murillo en sus intervenciones del mediodía, y si se revisa el texto escrito se verá su huella por todos lados. Rosario Murillo es la única persona en el mundo que acentúa el “és”, que llama “Nuestramérica” a América Latina y usa el símbolo de “@” para representar masculino y femenino a la vez. Eso mismo que se ve en sus poemas, en sus escritos, se ve en los textos y a veces hasta en los discursos de Cancillería”, dice la fuente.

El Ministerio de Relaciones Exteriores ha enristrado lanzas también contra el secretario general de la Organización de Estados Americano, Luis Almagro, a quien ha llamado “agente del imperio”; contra el gobierno de Canadá, a quien acusó de haber “agotado las narrativas de la desvergüenza”. y contra la ex ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha González Laya, a finales de julio pasado.

La exministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya también recibió un furibundo comunicado de la cancillería nicargüense. EFE/Zipi
La exministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya también recibió un furibundo comunicado de la cancillería nicargüense. EFE/Zipi

Mostrando una ignorancia atrevida, y una ferocidad impropia para la diplomacia, la señora González se dirige al presidente de un pueblo libre y soberano, con voz de alguacil, sin percatarse en su perorata delirante de trasnochada mandamás que llevamos siglos sin dominio español, además de nunca haber reconocido bondad alguna en esos furibundos crímenes hispánicos, crímenes de lesa humanidad”, expresó la carta de la Cancillería nicaragüense, poco después que la canciller española mostrara su preocupación por la detención de líderes opositores nicaragüenses por parte del régimen de Daniel Ortega.

El día llegará en que sus rabiosas, ridículas, altisonantes y falaces voces, darán lugar a otras, fraternales, respetuosas, y verdaderas. Estamos seguros de que un mundo mejor es posible, y para eso trabajamos, y vamos”, sentenció la misiva de la diplomacia nicaragüense. Luego dos notas más del mismo tono obligaron a España a llamar a su embajadora en Nicaragua, María del Mar Fernández-Palacios.

El exembajador Parrales destaca que las respuestas a lo que él llama “vulgares misivas” han sido comedidas. Un funcionario del gobierno estadounidense se limitó a rechazar las acusaciones de “intromisión” que Nicaragua le endilga al embajador Sullivan, en declaraciones anónimas al diario La Prensa.

El embajador mexicano, Gustavo Cabrera, contestó con un tuit: “En relación a la carta que me envió el MINREX Nicaragua sobre información en red social Twitter a la cual le di retweet, me permito resaltar que no son acciones injerencistas, ni tienen la intención de generar conflicto alguno”.

Poco después de los insultos a su gobierno, España envió sucesivos lotes de vacunas anticovid que lo convirtieron en el mayor donante internacional de Nicaragua. (Foto cortesía)
Poco después de los insultos a su gobierno, España envió sucesivos lotes de vacunas anticovid que lo convirtieron en el mayor donante internacional de Nicaragua. (Foto cortesía)

España, por su parte, envió sucesivos lotes de vacunas anticovid, con lo cual se convirtió en el mayor donante de este tipo de vacunas al completar 1.130.020 donadas a Nicaragua. “Agradecer profundamente el nuevo lote de vacunas AstraZeneca que fue casi de medio millón, que recibimos ayer en la madrugada del Reino de España… Queremos decir que España es el mayor donante de vacunas para nuestro pueblo. Agradecidos, profundamente agradecidos estamos todos”, dijo Rosario Murillo, el martes 28 de septiembre, en un tono totalmente distinto al utilizado en las últimas misivas diplomáticas.

“Fue una respuesta de altura la de España. Una lección. Y el tono de ellos (el gobierno nicaragüense) cambió totalmente”, dice Parrales.

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

TE PUEDE INTERESAR