El 18 de octubre empezará la vacunación anticovid a niños desde los 6 años en Ecuador

La vacunación a menores es parte de la estrategia gubernamental para alcanzar la inmunidad de rebaño

Desde el 18 de octubre los niños ecuatorianos desde los 6 años podrán acceder a la vacuna anticovid (Foto: Getty Images)
Desde el 18 de octubre los niños ecuatorianos desde los 6 años podrán acceder a la vacuna anticovid (Foto: Getty Images)

El Ministerio de Salud del Ecuador ha anunciado que desde el 18 de octubre iniciará la vacunación contra el COVID-19 para los niños entre 6 y 11 años. Para lograr el objetivo, los menores podrán acceder a la vacuna en los centros de salud pública, en los puntos masivos de vacunación y en las instituciones educativas.

A los niños se les vacunará con dos dosis de Pfizer y Sinovac. Entre ambas dosis deberán transcurrir 28 días. El gobierno prevé inmunizar a dos millones de menores entre 6 y 11 años. Sinovac y Pfizer son de los mayores proveedores de vacunas para el país andino. Hasta el momento se han aplicado alrededor de 12 millones de dosis de Sinovac y más de 6 millones de Pfizer. En el caso de los niños de 5 años, se espera que la vacunación inicie en noviembre. El Ministerio de Salud ha señalado que, para recibir la vacuna anticovid, los niños deberán tener las vacunas DPT y antipoliomielítica al menos con un mes de anticipación de la inmunización contra el coronavirus.

La advertencia sobre los otros tipos de vacuna es importante porque en el país hubo desabastecimiento de las vacunas obligatorias para niños y bebés, esto porque el gobierno de Lenín Moreno no pagó a tiempo el esquema de vacunas regular. Sin embargo, la actual administración sanitaria ha asegurado que desde el 1 de octubre los centros de salud cuentan con todos los tipos de vacunas para los menores.

La vacunación a menores es parte de la estrategia gubernamental para alcanzar la inmunidad de rebaño a finales de este año con el 85% de personas vacunadas. Actualmente, en el Ecuador más de 10 millones han sido vacunados con el esquema completo anticovid y más de 1,2 millones esperan la segunda dosis de la vacuna.

Esta semana la ministra de Salud de Ecuador, Ximena Garzón, informó que existe un rebrote de casos de COVID-19 aunque este sería “muy ligero”. El leve incremento de casos se debería a que la ciudadanía está más relajada y, por ende, ha dejado de aplicar las medidas básicas para combatir el virus: uso de mascarilla y distanciamiento social. “No vamos a esperar a que haya un brote a nivel comunitario de importancia; si nosotros vemos que existe una elevación que consideremos que pone en riesgo el regreso a una normalidad económica y social, tendremos que solicitar que se apliquen medidas restrictivas más fuertes”, agregó la ministra.

El ligero rebrote estaría relacionado con espectáculos públicos masivos, que a pesar de estar prohibidos, se realizaron en Balzar, provincia del Guayas, y Santo Domingo de los Tsáchilas. Por esta razón, el Comité de Operaciones de Emergencias ordenó que ningún evento podrá realizarse sin la autorización previa de las intendencias locales.

A pesar de que cerca del 60% de la población está inmunizada contra el coronavirus, aún existen grupos etarios que no han accedido a la vacuna. Este sería el caso de las personas entre 18 y 40 años. “Hay preocupación porque la ciudadanía empieza a relajarse, asistiendo a eventos públicos masivos. Las personas de 18 a 40 años son las que más acuden a estos espacios y es el grupo poblacional que falta completar la vacunación″, alertó Garzón.

Para que los ciudadanos acudan a vacunarse, el Ministerio de Salud ha decidido reforzar la campaña de vacunación a través del apoyo de las empresas privadas y las universidades. Además, iniciará una campaña de comunicación para animar a los jóvenes a acceder a la vacuna. Las dosis, dijo la ministra, están disponibles para los ciudadanos.

Los estudios de la vacunación en niños muestran que las dosis anticovid son efectivas en los menores. En Estados Unidos, por ejemplo, más de 1 millón de niños ya están completamente vacunados y no se han identificado problemas de seguridad graves. Para la Unicef, el desarrollo de vacunas seguras y eficaces contra la COVID-19 supone un enorme paso adelante en nuestro esfuerzo mundial para acabar con la pandemia.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR