Otra universidad brasileña pidió autorización para probar una vacuna contra el COVID: será la cuarta iniciativa nacional

Aunque el gigante latinoamericano está vacunando a su población con Covishield, Coronavac, Cominarty y Janssen, varias instituciones científicas nacionales trabajan en el desarrollo de inmunizantes que aún se encuentran en etapa de pruebas

Camiones con dosis de la vacuna contra la enfermedad del coronavirus CoronaVac de Sinovac destinados al Programa Nacional de Inmunizaciones del Ministerio de Salud en el Instituto Butantan en Sao Paulo, Brasil, 15 marzo 2021.
REUTERS/Carla Carniel
Camiones con dosis de la vacuna contra la enfermedad del coronavirus CoronaVac de Sinovac destinados al Programa Nacional de Inmunizaciones del Ministerio de Salud en el Instituto Butantan en Sao Paulo, Brasil, 15 marzo 2021. REUTERS/Carla Carniel

La estatal Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG) pidió a las autoridades reguladoras brasileñas el aval para realizar pruebas clínicas en humanos de la vacuna anticovid SpiNTec, la cuarta iniciativa de inmunizantes completamente nacionales, según se informó este sábado.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa, regulador) comunicó que el consorcio CTVacinas, integrado por la UFMG y la Fundación Exequiel Días (Funed) presentaron el viernes el pedido para las fases 1 y 2 de la vacuna.

El órgano regulador indicó que evaluará el pedido, que, según sus responsables, se realizaría de manera simultánea y teniendo en cuenta a voluntarios que ya recibieron hace más de dos meses dos dosis de la vacuna Coronavac, del laboratorio chino Sinovac y que podría requerir de una tercera aplicación para combatir variantes.

Imagen de archivo de una enfermera aplicando una dosis de la vacuna de Johnson & Johnson contra el coronavirus a una persona mientras se toma una autofoto en Ilha Grande, Brasil. 10 julio 2021. REUTERS/Lucas Landau
Imagen de archivo de una enfermera aplicando una dosis de la vacuna de Johnson & Johnson contra el coronavirus a una persona mientras se toma una autofoto en Ilha Grande, Brasil. 10 julio 2021. REUTERS/Lucas Landau

Brasil, uno de los países más golpeados en números absolutos por la pandemia del coronavirus junto a Estados Unidos e India, acumula más de 555.000 muertes y casi 19,9 millones de casos confirmados y realiza su inmunización con vacunas de producción local e importadas.

En el país se aplican mayoritariamente la Covishield, del laboratorio anglo-sueco AstraZeneca y la universidad británica de Oxford, producida por la estatal Fiocruz y algunas dosis importadas de India, y la Coronavac, con producción local del Instituto Butantan, entidad vinculada al Gobierno del estado de Sao Paulo.

También se usan la Cominarty, del consorcio estadounidense-alemán Pfizer-BionTech, y la belga Janssen, de la multinacional estadounidense Johnson & Johnson, ambas importadas.

Sin embargo, el país adelanta la producción nacional, incluidos los insumos, de otras tres vacunas a las que se suma la SpiNTec.

Dimas Tadeu Covas, director del Instituto biomédico Butantan, muestra una caja de prueba de la vacuna Butanvac, aún en etapa de prueba. REUTERS/Leonardo Benassatto
Dimas Tadeu Covas, director del Instituto biomédico Butantan, muestra una caja de prueba de la vacuna Butanvac, aún en etapa de prueba. REUTERS/Leonardo Benassatto

Los otros proyectos son la HH-120-Defenser, de la Universidad Estadual de Ceará (Uece); la Butanvac, del Instituto Butantan, y la Versamune, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sao Paulo (USP) en la ciudad paulista de Riberao Preto, que también esperan el aval para ser probadas en humanos.

En el gigante suramericano, de más de 210 millones de habitantes, se han aplicado 141,7 millones de vacunas, con 100,5 millones en primera dosis y 41,2 en segunda o aplicación única, por lo que sea inmunizado al 19,6 % de la población.

Menos de mil muertes diarias por primera vez en siete meses

La media diaria de muertes por covid-19 en los últimos siete días en Brasil bajó el sábado por debajo de 1.000 por primera vez en más de siete meses, gracias a los avances en la vacunación. Con 910 nuevas muertes registradas en las últimas 24 horas, la media semanal alcanzó los 989 decesos diarios.

FOTO DE ARCHIVO. Contenedores refrigerados con suministros para producir las vacunas Sinovac de China contra la enfermedad del coronavirus (COVID-19) llegan al Aeropuerto Internacional de Sao Paulo en Guarulhos, Brasil. 19 de abril de 2021. REUTERS/Amanda Perobelli
FOTO DE ARCHIVO. Contenedores refrigerados con suministros para producir las vacunas Sinovac de China contra la enfermedad del coronavirus (COVID-19) llegan al Aeropuerto Internacional de Sao Paulo en Guarulhos, Brasil. 19 de abril de 2021. REUTERS/Amanda Perobelli

Esta cifra no había bajado del umbral de los 1.000 desde el 20 de enero, cuando se registraron 981 al comienzo de una segunda ola de la pandemia en Brasil que fue especialmente mortífera.

El número de muertes e infecciones en Brasil ha descendido durante varias semanas, pero los epidemiólogos temen un nuevo brote de casos debido a la variante delta, que ya está circulando en varios estados del país.

Tras un comienzo tardío y caótico debido a la falta de dosis disponibles, la vacunación alcanzó finalmente su velocidad de crucero, con más de un millón de inyecciones diarias desde junio.

Una comisión de investigación del Senado lleva tres meses investigando la forma en que el gobierno del presidente Jair Bolsonaro ha gestionado la crisis sanitaria. Los especialistas dicen que fue un caos, con retrasos y sospechas de corrupción en la compra de vacunas.

Con información de EFE y AFP

SEGUIR LEYENDO: