Bolsonaro acusó al Tribunal Supremo de Brasil de “cometer un delito” en la respuesta a la pandemia

El mandatario ha señalado que la Justicia falló al decir que “alcaldes y gobernadores podrían, simplemente restringir todo de forma indiscriminada, cualquier derecho previsto en el inciso quinto de la Constitución, incluyendo la libertad de movimiento”

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha acusado este jueves al Tribunal Supremo de Brasil (STF) de “cometer un delito” en el marco de la respuesta a la pandemia al haber dejado a alcaldes y gobernadores aplicar restricciones.

Bolsonaro ha señalado que el tribunal “cometió un delito al decir que alcaldes y gobernadores podrían, simplemente restringir todo de forma indiscriminada, cualquier derecho previsto en el inciso quinto de la Constitución, incluyendo la libertad de movimiento”, informa el medio brasileño ‘Folha de Sao Paulo’.

El mandatario brasileño ha realizado estas declaraciones en un discurso transmitido en YouTube un día después de que el Supremo apuntó a “mentiras” del Ejecutivo en el contexto de la pandemia. “¡El STF no prohibió al Gobierno actuar en la pandemia! ¡Una mentira contada mil veces no se hará realidad!”, escribió el tribunal en su perfil de Twitter.

Al respecto, Bolsonaro ha indicado que se trata de una “noticia falsa” y ha defendido que el Supremo no le dejó actuar, a su juicio, al decidir que las medidas restrictivas impuestas por gobernadores y alcaldes “no podrían ser modificadas” por él.

El presidente brasileño ha continuado así con sus argumentos de que el tribunal le prohibió tomas medidas contra la COVID-19 tras haber decidido esta institución en abril de 2020 dar autonomía a municipios y estados para tomar medidas, una decisión que no impedía realmente la actuación del Ejecutivo.

Brasil acumula más de 19,8 millones de casos de coronavirus registrados desde que estalló la pandemia, que se ha cobrado la vida de más de 554.000 personas en el país sudamericano, según datos del Ministerio de Salud.

Brasil ha sido uno de los países más afectados por la pandemia
Brasil ha sido uno de los países más afectados por la pandemia

Entretanto, Bolsonaro, que registra una importante caída de su popularidad, nombró el martes al frente del principal ministerio de su gobierno al senador Ciro Nogueira, representante de un bloque de partidos de derecha y centroderecha con gran peso en la Cámara de Diputados.

“Acabo de aceptar la honorable invitación del presidente Jair Bolsonaro para asumir la Casa Civil”, una suerte de jefatura de gabinete, informó Nogueira en Twitter durante una reunión con el mandatario en Brasilia.

Nogueira, de 52 años, es presidente de Progressistas (derecha), partido símbolo del llamado “centrao”, un bloque informal al que Bolsonaro ha ido cediendo espacio tras llegar al poder con un discurso antisistema y contra “la vieja política”.

Cediendo más terreno al grupo, que según analistas tiene entre 200 y 300 diputados (entre un 40% y un 60% de los 513 escaños), el mandatario lograría blindarse de un eventual “impeachment” u otras tentativas de sacarlo del poder que requieran mayoría especial en el Congreso.

Los legisladores del “centrao” se caracterizan por negociar votos a cambio de inversiones en sus estados y apoyan o derrocan presidentes según su conveniencia. Lo que ocurrió con la mandataria de izquierda Dilma Rousseff (2011-2016), de quien muchos fueron aliados antes de votar su destitución.

Ese toma y daca para asegurar la gobernabilidad dio origen en las últimas décadas a numerosos escándalos e investigaciones de corrupción.

Bolsonaro perteneció durante sus casi 30 años como diputado a varios partidos del “centrao”, pero para ganar las elecciones en 2018 con un discurso antisistema se afilió al ultraderechista PSL, con el que pocos meses después rompió.

(Con información de Europa Press)

SEGUIR LEYENDO: