Después de una semana, la Justicia electoral peruana aún no confirmó quién será el próximo presidente de Perú

El izquierdista Pedro Castillo supera a la candidata de la derecha, Keiko Fujimori, por 49.000 votos pero las autoridades todavía deben resolver los pedidos de impugnación de miles de votos y de cientos de actas de mesas de sufragio


Con casi el 100% de los votos contabilizados, Pedro Castillo se perfila como el gran favorito a ser el próximo presidente de Perú
Con casi el 100% de los votos contabilizados, Pedro Castillo se perfila como el gran favorito a ser el próximo presidente de Perú

Perú cumplió este domingo una semana sin saber quién será su nuevo presidente, tras el ballotage celebrado el pasado 6 de junio. Pedro Castillo, candidato por el movimiento Perú Libre, mantiene una ligera ventaja en el lento escrutinio, mientras que Keiko Fujimori, de Fuerza Popular, insiste en denunciar “fraude” electoral.

Castillo aventaja a su rival por 49.000 votos -50,14% versus 49,86% de Fujimori- tras escrutarse el 99,93% de las mesas de sufragio del ballotage del domingo pasado, que la Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) consideró limpio y sin “graves irregularidades”.

Perú, que tuvo tres presidentes en 2020, sufre la incertidumbre, mientras Fujimori, moviliza a sus seguidores a las calles para denunciar “fraude” y “hechos muy graves” en la votación y el escrutinio.

Castillo, en tanto, se siente ganador y pidió a los suyos la noche del sábado “paciencia” y “serenidad”. También instó a “no caer en la provocación, ya que estamos en un momento crítico”.

“Hay mucho en juego: quién es el ganador en momentos que la distancia es muy corta y no sabemos a ciencia cierta el volumen de votos contestado [...], y está en juego la legitimidad del proceso electoral”, dijo a la agencia AFP la analista Sonia Goldenberg.

“Hay la sensación de ambos lados de que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) no es confiable, lo cual es grave en una coyuntura como ésta, y tampoco sabemos si los dos candidatos van a aceptar el resultado”, añadió.

Seguidores de Keiko Fujimori se movilizaron el sábado por las calles de Lima (REUTERS/Sebastian Castaneda)
Seguidores de Keiko Fujimori se movilizaron el sábado por las calles de Lima (REUTERS/Sebastian Castaneda)

El JNE, que revisa el escrutinio del órgano electoral (ONPE) y proclama al vencedor, está bajo presión de los partidarios de ambos candidatos, que diariamente se manifiestan afuera de su sede en el centro de Lima.

Este domingo, en que hubo una suerte de pausa en las disputas electorales, el JNE publicó la distribución de los 130 escaños del Congreso que acompañará al futuro presidente, elegido en paralelo a la primera vuelta presidencial, el 11 de abril.

Las mayores bancadas serán del partido Perú Libre, de Castillo (37 bancas), y Fuerza Popular, de Fujimori (24), lo que significa que el nuevo presidente deberá buscar alianzas para sus proyectos (66 votos para aprobar una ley) o para salvarse de la destitución, un trámite muy rápido en Perú para el que se necesitan 87 votos.

El nuevo mandatario y el nuevo Congreso deben asumir el 28 de julio, día en que Perú conmemora el bicentenario de la independencia.

El JNE todavía debe resolver los pedidos de impugnación de miles de votos y de cientos de actas de mesas de sufragio, sobre todo por parte de Fujimori, la última esperanza que tiene para revertir los resultados.

“Keiko igual puede ir acortando distancia, pero es muy difícil que le alcance. Puede que se dé vuelta el resultado, no es imposible, pero cada vez es más difícil”, explicó la politóloga y académica Jessica Smith. “En el caso de que Keiko diera vuelta el resultado, los que van a acusar fraude son los partidarios de Castillo”, afirmó.

El analista Hugo Otero, por su parte, dice que Fujimori, ante lo que parece ser una inminente victoria de Castillo, intenta sembrar dudas sobre la legitimidad del proceso electoral. “Es la manera de librarse del fracaso, de la caída”, declaró el ex asesor del difunto ex presidente Alan García.

El sábado en la noche, Fujimori participó en un mitin con miles de seguidores en la plaza Grau de Lima, donde repitió sus denuncias de fraude.

Seguidores de Pedro Castillo sostienen carteles con la leyenda "Fujimori nunca más" (REUTERS/Alessandro Cinque)
Seguidores de Pedro Castillo sostienen carteles con la leyenda "Fujimori nunca más" (REUTERS/Alessandro Cinque)

“Estamos aquí para se respete nuestro voto, para que se analicen las actas, queremos una elección transparente”, dijo la candidata de 46 años, quien deberá ir a juicio por supuesto lavado de dinero si pierde la segunda vuelta.

Un fiscal anticorrupción pidió el jueves pasado prisión preventiva para ella, por supuestamente infringir las reglas de su libertad condicional por el caso de aportes ilegales del gigante de la construcción brasileño Odebrecht.

La solicitud fiscal elevó la tensión en medio del lento escrutinio, en un país sumido en convulsiones políticas desde hace un quinenio, y será resuelta por un juez el 21 de junio.

Toda la tensión generada tras el ballotage se suma a los estragos que causa la pandemia, que deja 188.000 muertos en el país con la mayor tasa de mortalidad por coronavirus en el mundo.

Fujimori dijo a corresponsales extranjeros el sábado que la “izquierda internacional está interviniendo” en Perú, en alusión a los saludos de líderes latinoamericanos a Castillo por su “victoria”, entre ellos del mandatario argentino Alberto Fernández, el boliviano Luis Arce y la vicepresidente nicaragüense Rosario Murillo.

Las felicitaciones de esos jefes de Estado provocaron notas de protesta del gobierno peruano a los embajadores de esos países, ya que hasta el momento el resultado no se hizo oficial, pese a la tendencia a favor de Castillo.

Con información de AFP

SEGUIR LEYENDO: