El acoso gubernamental contra el periodismo en la región: “Los autoritarismos comparten las tácticas para silenciar”

Prestigiosos periodistas de América Latina denunciaron las campaña de persecución a la prensa en el Coloquio Iberoamericano de Periodismo Digital organizado por el Centro Knight para el Periodismo en las Américas con el apoyo de Google News Initiative

En el 14º Coloquio Iberoamericano de Periodismo Digital se debatió el estado de persecución de la prensa independientes en los países de América Latina

El Coloquio Iberoamericano de Periodismo Digital organizado por el Centro Knight para el Periodismo en las Américas con el apoyo de Google News Initiative presentó uno de los paneles más crudos sobre el estado de persecución de la prensa independientes en los países de América Latina. En una conversación de apenas 30 minutos, Patricia Campos Mello, reportera y columnista de Folha de Sao Paulo (Brasil); Luz Mely Reyes, cofundadora y directora de Efecto Cocuyo (Venezuela); Carlos Dada, cofundador y director de El Faro (El Salvador); Carlos Fernando Chamorro, fundador y director del Confidencial (Nicaragua); y Adela Navarro, directora general del semanario ZETA (México), desnudaron las prácticas comunes que los gobiernos sistematizaron en sus países para silenciar a los medios críticos.

“Los venezolanos venimos del futuro”, dijo Luz Mely Reyes entre risas de resignación. Pero esa escueta frase lo que esconde es una dura advertencia al resto de los países de lo que pueden sufrir. Sabe de lo que habla la directora de Efecto Cocuy, el régimen de Nicolás Maduro es pionero en métodos de represión, censura y judicialización del periodismo.

“En Venezuela hay un desmantelamiento casi total de la industria de medios ejecutado poco a poco desde las instancias gubernamentales. Los ataques se han ido enfocando hacia los medios digitales donde muchos periodistas nos habíamos refugiados”, aseguró. Y enumeró los métodos más usados por el chavismo: bloqueos constantes, creación de lo que ella llama “paramedios” -medios que emergen de la nada, que no tienen propietarios que den la cara y se dedican a la desinformación con fines de desacreditar a los que sí hacemos periodismo- difamación y ataque de periodistas y acoso de funcionarios. “Si no puedes legalmente, atacas lo más preciado de la profesión, la credibilidad”, denunció.

“Desde el propio Estado se fomenta la desinformación y la persecución”, aseguró e identificó esta práctica como una de las más peligrosas.

El salvadoreño Carlos Dada reveló como desde 2019, cuando asumió Nayib Bukele, la situación cambió radicalmente en su país. “Se han registrado más de 100 ataques de los funcionarios de gobierno contra la prensa. Y hay también campañas de acoso fiscal en casos sin bases”, afirmó. “El presidente usa sus redes sociales para el linchamiento público”, explicó Dada.

Carlos Fernando Chamorro, fundador y director del Confidencial, de Nicaragua, pidió que la prensa mundial haga foco en su país

Con los ejemplos de Venezuela y Cuba, el nicaragüense Carlos Fernando Chamorro pidió casi desesperado que el mundo haga foco en lo que sucede en su país. “Hay que ocuparse de Nicaragua, hacer periodismo en Nicaragua”, imploró.

Según detalló, la crisis en Nicaragua de falta de libertad de prensa y estado policial es el resultado de la acumulación de 14 años de gobierno autoritario: “Pasamos a una dictadura sangrienta cuando el gobierno fue desafiado por protestas masivas en 2018. Pasamos del linchamiento a periodistas en medios oficiales, del espionaje, a una situación en la que la prensa es hoy el enemigo del régimen... Y al enemigo se le aplasta”.

Chamorro contó que el medio que dirige, Confidencial, fue ocupado por más de dos años por la policía de Ortega hasta que en febrero pasado se oficializó la confiscación oficial. “Esto provocó el exilio de muchos periodistas, las redacciones están ocupadas, hay allanamientos, agresiones”, afirmó. “Vivimos una combinación de agresiones físicas con cierre de medios”, denunció.

La mexicana Adela Navarro afirmó que en su país se viven tiempos de polarización, originada desde la propia Presidencia de la República. “Andrés Manuel lópez Obrador fue víctima de la intolerancia durante 12 años, muchas veces injustamente, por lo que uno esperaba que cambiara el entorno pero en vez de buscar unir ha convertido al Palacio Nacional en el púlpito para señalar a sus adversarios, en especial a la prensa que señala la corrupción y los abusos”, detalló.

La directora del semana Zeta reveló que el mandatario mexicano hasta circuló una lista de periodistas que considera afines y una de sus adversarios, a los que llama, prensa conservadora. “Vivimos en riesgo porque esto se suma a la amenaza del crimen organizado”, apuntó.

Además, explicó que los periodistas mexicanos enfrentan dos tipos de ataques: la difamación gubernamental y el nulo acceso a la información.

La brasileña Patricia Campos Mello, sonrió cuando la venezolana decía que venía del futuro, y cuando llegó su turno de exponer explicó que el gesto era casi de resignación. Para la columnista de Folha de Sao Paulo, lo que ocurre en Brasil es, efectivamente, lo que sucedía en Nicaragua y Venezuela hace 3 o 4 años. “Hay hostigamiento virtual, circula la lista de periodistas odiados, que vienen directamente del Presidente”, denunció.

Los prestigioso periodistas que participaron del encuentro organizado por Rosental Alves, fundador y director del Centro Knight, identificaron patrones comunes en la región: la estigmatización de los periodistas, que los gobiernos polaricen a los medios entre amigos y enemigos, el ahogamiento económico de los medios independientes, la creación de leyes para limitar y penalizar el ejercicio del periodismo, el vacío de pluralismo en los mapas mediáticos, la intimidación y la conducta habitual de la negación de acceso a la información.

“Los autoritarismos comparten las tácticas que funcionan... Y claro que funcionan”, concluyó la venezolana Luz Mely Reyes.

SEGUIR LEYENDO: