El estado brasileño de Bahía decretó el toque de queda por una semana para contener el avance del coronavirus

Regirá a partir del próximo viernes, entre las 22:00 y las 5:00 del día siguiente. “Es una medida que necesitamos tomar para contener las tasas de contagios y el número de casos activos, que hoy sobrepasan los 15.000″, dijo el gobernador Rui Costa

El estudiante universitario de enfermería Francineldo, indígena del pueblo Kokama de 45 años, pone oxígeno a José Pinheiro, oriundo del pueblo Baré, 75 años, y contagiado de coronavirus (EFE/ Raphael Alves)
El estudiante universitario de enfermería Francineldo, indígena del pueblo Kokama de 45 años, pone oxígeno a José Pinheiro, oriundo del pueblo Baré, 75 años, y contagiado de coronavirus (EFE/ Raphael Alves)

El estado brasileño de Bahía, el cuarto más poblado del país con quince millones de habitantes, decretó este martes el toque queda entre las 22:00 horas y las 05:00 horas del día siguiente a partir del próximo viernes para contener la propagación del nuevo coronavirus.

El Gobierno regional comunicó que quedaba restringida la circulación de personas y se determinaba el cierre de los servicios no esenciales durante siete días en horario nocturno, con excepción de las regiones de Irecé y Jacobina, las únicas del estado que redujeron el número de ocupación de unidades de cuidados intensivos (UCI).

Es una medida que necesitamos tomar para contener las tasas de contagios y el número de casos activos, que hoy sobrepasan los 15.000. Es una forma de contener el avance de ese número alarmante que, de continuar creciendo, irá a llevar al total colapso del sistema de salud”, dijo en un comunicado el gobernador, Rui Costa.

El gobernador reiteró que el retorno de las clases escolares dependerá de la reducción de esos casos activos, del número de muertes y de las tasas de ocupación de las UCI, que está en el 74 %.

La maestra Maura Silva, que trabaja para la escuela pública Escola Municipal Frei Vicente de Salvador y que creó un "kit de abrazo" con cubiertas de plástico, busca uno de los hogares de sus estudiantes en medio del brote de COVID-19 en Río de Janeiro, Brasil (REUTERS/Pilar Olivares)
La maestra Maura Silva, que trabaja para la escuela pública Escola Municipal Frei Vicente de Salvador y que creó un "kit de abrazo" con cubiertas de plástico, busca uno de los hogares de sus estudiantes en medio del brote de COVID-19 en Río de Janeiro, Brasil (REUTERS/Pilar Olivares)

El anuncio coincide con el de Salvador, la capital regional, que suspendió este martes la vacunación de la primera dosis por falta de inmunizantes, una situación que también llevó a Cuiabá y Río de Janeiro a tomar la misma decisión.

Las tres capitales, sin embargo, tienen reservas de la segunda dosis para las personas que ya recibieron la primera.

Otras capitales como Curitiba (Paraná), Florianópolis (Santa Catarina) y Fortaleza (Ceará) también declararon que ante la falta de vacunas suspenderán la próxima semana las jornadas de inmunización, que en el país está siendo aplicada para los profesionales del área de la salud y los adultos más mayores.

Brasil llegó este martes a las 240.000 muertes relacionadas al nuevo coronavirus y se aproxima con rapidez a los diez millones de casos confirmados desde el primero registrado hace casi un año en el país sudamericano.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: