Bolivia superó las 10.000 muertes por coronavirus

El país acumula 202.818 casos desde marzo de 2020, cuando detectaron los primeros positivos en su territorio

Una enfermera controla equipos médicos en un hospital en La Paz (Bolivia). EFE/Luis Ángel Reglero/Archivo
Una enfermera controla equipos médicos en un hospital en La Paz (Bolivia). EFE/Luis Ángel Reglero/Archivo

Bolivia superó las 10.000 muertes a causa del COVID-19 al registrar este lunes 66 nuevos decesos, la cifra más alta de fallecidos en la segunda ola que azota al país desde fines de diciembre.

Los fallecidos alcanzan 10.051, mientras que en esta jornada se reportaron 1.781 nuevos contagios, con lo que el país, de unos once millones y medio de habitantes, acumula 202.818 casos desde marzo de 2020, cuando detectaron los primeros positivos en su territorio, según el más reciente reporte del Ministerio de Salud.

Las 66 muertes reportadas en esta jornada superan a las 58 registradas en la víspera, mientras que la cifra más alta de fallecidos en toda la pandemia se registró en septiembre pasado cuando el país atravesaba la primera ola, con 102 decesos en un día.

Las regiones con más fallecidos este lunes son La Paz con 20, Santa Cruz con 15 y Chuquisaca con 11, según el reporte oficial.

Pacientes son atendidos en los pasillos del Hospital El Bajío, en la ciudad de Santa Cruz (Bolivia). EFE/ Juan Carlos Torrejon
Pacientes son atendidos en los pasillos del Hospital El Bajío, en la ciudad de Santa Cruz (Bolivia). EFE/ Juan Carlos Torrejon

La mayoría de nuevos contagios se reportó en Santa Cruz con 870, La Paz con 224, Chuquisaca con 222 y Cochabamba con 217, en tanto que en los otros cinco departamentos bolivianos los casos positivos oscilaron entre nueve y 93.

Una segunda ola de la pandemia azota desde fines de diciembre a Bolivia y ha vuelto a dejar en evidencia la precariedad de su sistema de salud, con enfermos deambulando en busca de un espacio en los hospitales y médicos que claman por ayuda al verse rebasados.

El Gobierno del presidente Luis Arce, que lleva poco más de dos meses de gestión, atribuye el aumento de casos a la aplicación de pruebas masivas para detectar la enfermedad de forma temprana, uno de los pilares de su estrategia contra el rebrote.

El Ejecutivo boliviano levantó en diciembre una prohibición a los eventos masivos para reactivar la economía y descarta volver a la cuarentena rígida que se aplicó en 2020, aunque recientemente aprobó algunas disposiciones laborales como el teletrabajo como opción preferente.

También dejó a las gobernaciones regionales y municipios la responsabilidad de aplicar medidas restrictivas como ajustar el aforo y horarios en espacios públicos o prohibir los eventos masivos.

Bolivia espera esta semana la llegada de un primer lote de 6.000 vacunas rusas Sputnik V y más de cinco millones de dosis a partir de marzo próximo.

El país también adquirió vacunas de AstraZeneca y Oxford que empezarán a llegar en abril y también se beneficiará con otras cuya procedencia no se ha precisado a través de la plataforma Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las autoridades nacionales anunciaron en esta jornada que se vacunará con prioridad al personal de salud, a las personas de la tercera edad y quienes tengan enfermedades de base.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: