Ecuador presentó una queja formal a la Argentina por las “inoportunas declaraciones” de Cristina Kirchner

La vicepresidenta argentina recibió días atrás al candidato ecuatoriano Andrés Arauz Galarza, delfín del ex presidente Rafael Correa, y acusó al gobierno de Lenín Moreno de no ser democrático


Cristina Fernández de Kirchner recibió en su oficina del senado argentino a Andrés Arauz, candidato presidencial de Ecuador impulsado por Rafael Correa
Cristina Fernández de Kirchner recibió en su oficina del senado argentino a Andrés Arauz, candidato presidencial de Ecuador impulsado por Rafael Correa

El gobierno de Ecuador repudió este domingo las recientes declaraciones realizadas por la vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en el marco de su reunión de la semana pasada con Andrés Arauz, el candidato presidencial que impulsa Rafael Correa.

“Ante lo publicado por la vicepresidenta de Argentina Cristina Fernández, en su cuenta de Twitter el pasado 4 de diciembre, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, ha presentado una nota de protesta formal del Gobierno del Ecuador lamentando las inoportunas declaraciones emitidas por la señor vicepresidenta, con ocasión de su reunión con el ciudadano ecuatoriano Andrés Arauz Galarza en Buenos Aires, relativas a cuestionar la democracia en el territorio asuntos internos del Ecuador”, señala el comunicado emitido por la cancillería ecuatoriana.

“A diferencia del pasado, el Gobierno del Presidente Constitucional Lenín Moreno Garcés ha demostrado durante su mandato el respeto a los valores fundamentales del Estado de Derecho, y a la autonomía de los Poderes del Estado, propios de una democracia activa y sana. El Consejo Nacional Electoral es un órgano independiente que de acuerdo a la Constitución de la República, tiene las atribuciones de dirigir las elecciones y garantizar el ejercicio del sufragio e inscribir y fiscalizar a los partidos y movimientos políticos”, agrega el texto.

El comunicado emitido por las autoridades ecuatorianas
El comunicado emitido por las autoridades ecuatorianas

Cristina Fernández de Kirchner respaldó el viernes pasado al candidato a la presidencia en Ecuador, Andrés Arauz Galarza, delfín del ex presidente Rafael Correa, y señaló que el Gobierno actual de Lenín Moreno no es democrático.

“Junto a Andrés Aráuz Galarza, hasta hoy proscripto candidato a Presidente de Ecuador por la alianza Unión por la Esperanza. ¿En serio Lenín Moreno pretende que el resto del mundo crea que en el Ecuador hay democracia?”, publicó la vicepresidenta argentina en sus redes sociales.

Cristina Fernández de Kirchner adjuntó a ese mensaje una foto que se sacó con Arauz Galarza la tarde del viernes en su oficina del Senado argentino, donde mantuvieron una reunión de una hora, en una jornada en la que el candidato de Correa recibió el respaldo de varias figuras del oficialismo.

Este gesto fue un explícito apoyo de la vicepresidenta argentina al candidato izquierdista para las elecciones que se realizarán el próximo 7 de febrero en Ecuador, para las cuales Arauz Galarza denuncia que aún no cuenta con la calificación del Consejo Nacional Electoral.

“El Gobierno del Ecuador valora los vínculos de amistad y cooperación que históricamente ha mantenido con la República Argentina y tiene la voluntad y el interés de que así continúe con el Gobierno del Presidente Alberto Fernández, en aras de trabajar en aquellos temas que nos unen y nos preocupan recíprocamente, como la mejora de la calidad de vida de nuestras poblaciones, la superación de los nefastos efectos sociales de la pandemia, la profundización democrática y la paz en nuestros países”, concluye el comunicado de la cancillería ecuatoriana.

Arauz Galarza también se encontró con el presidente argentino Alberto Fernández en La Paz, durante la asunción de Luis Arce en Bolivia
Arauz Galarza también se encontró con el presidente argentino Alberto Fernández en La Paz, durante la asunción de Luis Arce en Bolivia

El presidente Alberto Fernández ya había apoyado Arauz Galarza, también en una publicación en sus redes sociales, días antes del encuentro del candidato presidencial con Cristina Kirchner: “No se construye democracia excluyendo a actores políticos. Eso es lo que ocurre con @ecuarauz en Ecuador, cuya inscripción como candidato presidencial se dilata sin razón”.

Además de la amistad que forjaron durante los años que gobernaron a sus países, los ex presidentes Fernández de Kirchner (2007-2015) y Correa (2007-2017) se consideran víctimas del llamado “lawfare”, ya que ambos enfrentan causas en la justicia por hechos de corrupción.

El pasado mes de septiembre, la justicia de Ecuador ordenó la captura de Correa, quien vive en Bélgica, tras dejar en firme la condena a ocho años de prisión por corrupción, informó el tribunal que dictó la sentencia en su contra.

La Justicia de Ecuador pidió la captura de Rafael Correa, condenado por hechos de corrupción (EFE/Mario Guzmán)
La Justicia de Ecuador pidió la captura de Rafael Correa, condenado por hechos de corrupción (EFE/Mario Guzmán)

La resolución judicial dispone que se ejecute el fallo, confirmado en última instancia hace dos semanas, el cual incluye la inhabilitación de por vida de Correa a desempeñar cargos de elección popular cuando el ex mandatario aspira a participar en los comicios de febrero. La justicia ordenó a la Policía la “inmediata localización y captura” del ex gobernante socialista.

El pasado 7 de septiembre, la justicia había confirmado la condena por corrupción contra Correa, inhabilitándolo de manera definitiva a participar de las elecciones presidenciales de 2021.

La resolución judicial además comunicó al CNE sobre la pérdida de los derechos políticos del ex presidente, que según la Constitución, quedó inhabilitado para actividades políticas al ser sentenciado por cohecho.

La Corte Nacional de Justicia (CNJ) ecuatoriana rechazó con su veredicto la última instancia legal a la que Correa podía recurrir para que se anule la sentencia a 8 años de prisión en su contra, dictada en abril. De esta manera, confirmó que el ex presidente, procesado en ausencia al encontrarse este en Bélgica, recibió al igual que varios de sus colaboradores sobornos de distintas empresas a cambio de contratos públicos. La fiscalía lo acusó de liderar una “estructura jerárquica” para captar fondos de empresas contratistas del Estado por más de USD 7,5 millones. Entre ellas se encuentra la constructora brasileña Odebrecht, investigada en numerosos países latinoamericanos por haber incurrido en prácticas de esa naturaleza.

Por su parte, sobre Correa pesa otra orden de prisión en el marco de una causa por el secuestro en Colombia de un opositor ecuatoriano en 2012, delito por el cual no puede ser juzgado en ausencia.

Seguir leyendo: