El Congreso de Guatemala acordó suspender el presupuesto que originó las masivas protestas

El titular de la Cámara no dijo qué cambios se prevén para el proyecto de ley y la oposición advirtió que no hay potestad para archivar una ley aprobada por el pleno. El Gobierno invocó la Carta Democrática Interamericana de la OEA

Una mujer sostiene una bandera guatemalteca, durante una protesta para exigir la renuncia del presidente Alejandro Giammattei, un día después de que manifestantes prendieran fuego a una parte del edificio del Congreso en Ciudad de Guatemala (Reuters)
Una mujer sostiene una bandera guatemalteca, durante una protesta para exigir la renuncia del presidente Alejandro Giammattei, un día después de que manifestantes prendieran fuego a una parte del edificio del Congreso en Ciudad de Guatemala (Reuters)

El presidente del Congreso de Guatemala, Allan Rodríguez, aseguró este lunes que dará marcha atrás al presupuesto del Estado 2021, cuya aprobación el pasado miércoles dio origen el sábado a una multitudinaria manifestación y la quema de un parte del Parlamento a manos de encapuchados.

Rodríguez informó de la decisión en un mensaje pregrabado en compañía de otros 16 diputados de varios bloques aliados al oficialismo, divulgado en la madrugada de este lunes por los canales de comunicación del Congreso. Según medios locales, el mensaje fue grabado en un sede del Ministerio de Defensa, aunque las autoridades no han confirmado dicha versión pese a la insistencia de periodistas. Tampoco se ha explicado el motivo de la hora del mensaje, pasados varios minutos después de la media noche.

Hemos acordado suspender el trámite del presupuesto de ingresos y egresos del Estado para 2021”, aseveró Rodríguez, quien añadió que “en consecuencia dicho Decreto no será remitido al Organismo Ejecutivo”.

Sin embargo, el presidente del Congreso no se refirió a los cambios que se realizarán al mismo para su envío al presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, antes de diciembre, como contempla la ley.

Además, la diputada de oposición, Lucrecia Hernández Mack, advirtió en un mensaje en sus redes sociales de que legalmente “ni la Junta Directiva (del Congreso) ni sus bloques tienen la potestad de archivar una ley aprobada por el pleno” e instó a la población a no dejarse engañar por las autoridades parlamentarias.

La aprobación del presupuesto el pasado miércoles, a las 5.30 de la madrugada, provocó un malestar en la población que se tradujo en las manifestaciones del sábado, convocadas durante la semana para expresar el rechazo al Congreso.

Protesta del domingo en Ciudad de Guatemala (Reuters)
Protesta del domingo en Ciudad de Guatemala (Reuters)

Dicho presupuesto, aprobado por 115 de los 160 legisladores bajo estrictas medidas de seguridad con cierre de varias calles a la redonda, ha sido descrito como “opaco” por legisladores de oposición que indicaron que nunca tuvieron acceso al documento. Además, según expertos, el presupuesto presenta amplias reducciones para temas sanitarios y de derechos humanos.

LA QUEMA DEL CONGRESO

Las instalaciones del Parlamento fueron quemadas entre un 15 y 20 por ciento -a la espera de confirmación por las autoridades- el sábado por cientos de manifestantes encapuchados que asaltaron el Congreso y le prendieron fuego con antorchas.

Un hombre protesta el sábado en frente del Congreso de Guatemala en llamas ocasionado por manifestantes (EFE)
Un hombre protesta el sábado en frente del Congreso de Guatemala en llamas ocasionado por manifestantes (EFE)

Tras diez minutos de caos en el que los manifestantes destruyeron parte de las instalaciones, las fuerzas de seguridad limpiaron la zona y los cuerpos de socorro apagaron el incendio.

En paralelo, al mismo tiempo a menos de un kilómetro de distancia, unos 10.000 guatemaltecos manifestaron pacíficamente contra Giammattei y el Parlamento frente al Palacio Nacional de la Cultura, sede del Gobierno.

CARTA DEMOCRÁTICA

El Gobierno de Guatemala anunció que ha invocado la Carta Democrática Interamericana de la Organización de Estados Americanos (OEA), con la que intenta promover el diálogo con las fuerzas opositoras, después de las violentas protestas que se han producido este fin de semana en rechazo a los nuevos presupuestos, cuyos detractores denuncian que no contemplan inversiones significativas en materia de educación, sanidad, y servicios sociales.

La decisión se tomó “frente a los gravísimos sucesos ocurridos en los últimos días”, dijo el gobierno en un comunicado, en el que denuncia “actos de violencia que coordinadamente han alterado la paz pública”, para “poner en riego la institucionalidad democrática”.

En las últimas horas, las autoridades ha informado de la detención de 37 personas, así como de una veintena de heridos, durante los disturbios ocurridos este sábado en el marco de las manifestaciones contra los presupuestos de 2021, la corrupción y el presidente, Alejandro Giammattei.

Algunos sectores de la oposición han rechazado la invocación de la Carta Democrática de la OEA al considerar que se trata de una maniobra de Giammattei para criminalizar la protesta y han calificado de “cínico” al presidente guatemalteco. “No sea cínico Giammattei. La única violencia de la que hemos sido testigos es la represión de su Gobierno contra la ciudadanía que se manifiesta pacíficamente. Ya basta de criminalizar nuestras protestas”, dijo en sus redes sociales la diputada de Movimiento Semilla, una formación con siete representantes en el Congreso.

(AFP)
(AFP)

El secretario general de la formación socialdemócrata, Samuel Pérez, ha responsabilizado a las fuerzas policiales de iniciar los actos violentos y ha acusado al Gobierno de “comprar el Legislativo y cooptar el Judicial”.

Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se ha pronunciado también en este sentido y ha denunciado el “uso excesivo de la fuerza” por parte de las fuerzas de seguridad en la noche del 21 de noviembre y ha pedido que se investigue lo ocurrido.

En cambio, la Organización de los Estados Americanos (OEA),ha advertido que “existe un derecho a la protesta, la cual debe ser asegurada absolutamente, pero no existe un derecho al vandalismo”. “Los mandatos que otorga el pueblo en elecciones democráticas deben respetarse, ese es el sentido de la democracia”, apuntó en un comunicado suscrito por su secretario general, Luis Almagro.

CRISIS PARA GIAMMATTEI

Giammattei compareció públicamente por última vez el viernes por la tarde y desde entonces solo se ha referido a los incidentes del sábado en un mensaje en redes sociales en el que indicó que “se tiene el derecho de manifestar conforme la ley” pero “tampoco podremos permitir que se vandalice con la propiedad pública o privada”.

Sin embargo, el mandatario ha avalado en todo momento el presupuesto al igual que su bancada, la agrupación política Vamos, con mayoría en el Congreso mediante alianzas.

La crisis política se hizo más grande para Giammattei cuando su vicepresidente, Guillermo Castillo, le pidió el viernes en rueda de prensa que renunciaran en conjunto para “oxigenar” Guatemala ya que “el país no se encuentra bien”.

Mientras tanto, este domingo cientos de personas volvieron a reunirse tal y como lo hicieron el sábado frente al Palacio Nacional de la Cultura para expresar su rechazo al presidente.

(Con información de EFE y Europa Press)