Un piloto de la Armada de Chile confirmó la presencia de barcos pesqueros chinos en la Zona Económica Exclusiva

El comandante Andrés Gallegos hizo contacto visual con la flota ilegal, acercándose lo suficiente para hacerles saber que están bajo vigilancia

La Armada dio cuenta a través de la entrevista con uno de sus fiscalizadores sobre el encuentro con dos embarcaciones chinas en la Zona Económica Exclusiva de Chile
La Armada dio cuenta a través de la entrevista con uno de sus fiscalizadores sobre el encuentro con dos embarcaciones chinas en la Zona Económica Exclusiva de Chile

El comandante de un escuadrón de fiscalización dio cuenta de dos buques pesqueros chinos dedicados a la extracción de calamar que cruzaban por la Zona Económica Exclusiva de Chile, con rumbo al sur. El dato no es menor considerando que estas naves no deben transitar por aguas de territorio chileno desarrollando actividades de extracción, ya sea calamar o cualquier tipo de especie, de acuerdo a información dada por medios locales.

Hace pocos días, la Armada chilena -la institución encargada de velar por los intereses marítimos del país- emitió un comunicado en el cual desmentía a pescadores de la zona norte de Chile, quienes advirtieron avistamientos de barcos chinos en las aguas territoriales del país andino. Durante esta jornada, un piloto de la misma rama de esa fuerza reconoció haber fiscalizado embarcaciones de procedencia asiática en aguas chilenas. En la publicación de Últimas Noticias, el piloto da detalles de su encuentro con la flota.

El pasado octubre, los pescadores artesanales de la región de Antofagasta, específicamente del puerto de Tocopilla y la caleta de Tal Tal, dieron a conocer la presencia de una flota pesquera de origen chino, por parte de algunos de sus colegas de Iquique y Arica. En la oportunidad y en conversación con Infobae, desde la Asociación de Pesqueros de Antofagasta ASOPESCA, que reúne a ocho organizaciones de pesca artesanal de toda la región, Manuel Adaos, su presidente, fue enfático en rechazar la acción de los buques intrusos.

El perjuicio es gigante y el costo lo pagan los que se ganan la vida con los recursos marinos, y que lo hacen responsablemente. “No es nuevo para nosotros lo de los barcos que están operando fuera del alcance que les corresponde. Yo creo que en este caso, es definitivamente el Estado el que se debe hacer cargo de este tema, porque es un tema gravísimo para los peces del pacífico. Esto no es de ahora, sino desde hace mucho tiempo. Tenemos información de colegas de empresas pesqueras de Chile que se visualizan constantemente estos barcos”, advirtió.

Tras la publicación, la Armada de Chile rápidamente respondió mediante un comunicado y negó la versión de los pescadores, declarando que no existía presencia de barcos chinos en la Zona Económica Exclusiva del mar de Chile. Situación que cambió en las últimas horas a la luz de la entrevista dada por el piloto y comandante de la institución, Andrés Gallegos.

La información es dada a conocer justo cuando los pescadores artesanales de todo Chile se movilizan pidiendo la anulación de la actual Ley de Pesca, por lo que consideran una mala distribución de la extracción de recursos, y que además, se presume corrupta, debido a que varios congresistas y el ex ministro de Economía, Pablo Longueira, fueron procesados judicialmente por cohecho previo a la aprobación de esta ley.

En la nueva arista conocida, el comandante Gallegos de la Armada dijo que como “las condiciones meteorológicas lo permitieron, descendió en su avión sobre las naves chinas para poder tener un contacto visual y para que ellos también sepan que los estamos controlando”.

En la entrevista proporcionada por Gallegos responde a las consultas sobre su encuentro con los pesqueros asiáticos y da detalles. Si bien en el preciso momento de ser localizados no estaban pescando, advierte, sí se encontraban en la Zona Económica Exclusiva, en movimiento, sin detención, lo que da cuenta que no estaban en labores de extracción. “Yo no aprecié a nadie. Por lo menos en lo que se ve en los registros, no se apreció a nadie en cubierta. No estaban en ningún tipo de faena. En general los buques tienen radares que van vigilando en caso de que se acerque otra embarcación, por seguridad. No necesariamente el que no haya gente en cubierta es anormal. La gente, me imagino, habrá ido cubriendo la navegación, pero si no están en ningún tipo de faenas, no tiene por qué haber gente en cubierta”, declara.

IMAGEN DE ARCHIVO. Un buque de la Armada del Ecuador navega cerca de una embarcación tras detectar una flota con banderas mayormente chinas en el Océano Pacífico , 7 de agosto del 2020.    REUTERS/Santiago Arcos
IMAGEN DE ARCHIVO. Un buque de la Armada del Ecuador navega cerca de una embarcación tras detectar una flota con banderas mayormente chinas en el Océano Pacífico , 7 de agosto del 2020. REUTERS/Santiago Arcos

Lo que sí deja claro en su descripción es que los barcos se encontraban en Zona Económica Exclusiva. Lo que preocupa es que en algún momento en el que no exista fiscalización, estas embarcaciones realicen maniobras de extracción. Para la ONG OCEANA, que fiscaliza los recursos marinos de los océanos, lo que ha generado alarma es que estos barcos infrinjan la disposición marítima de mantener sus radares siempre encendidos para no perderlos de vista. El director de la campaña de pesquerías, César Astete, da cuenta sobre la necesidad de fiscalizar que el tránsito de estas naves sigan su curso según un marco legal. “Lo que hay que observar especialmente, es que estén efectivamente en tránsito y no otra actividad, como la extracción. Por eso la importancia de que mantengan su seguimiento satelital”, dice.

Gallegos confirma que fueron dos las embarcaciones fiscalizadas. El objetivo de esta operación es lograr conseguir la mayor cantidad de información posible, para ser analizada y comprobar que no existan acciones ilícitas, como extracción, que es lo que está marcado como ilegal. “Lo que vi era que la nave iba navegando en forma absolutamente normal. Al menos los reportes de posición y de maquinaria, por la velocidad que llevaba, se veía bastante normal”, relata.

Por último, el fiscalizador de la Armada de Chile recalcó que un objetivo fundamental de este tipo de operaciones es enviarles un mensaje a estas escuadras de busques chinos, para que se den por enterados respecto a la presencia de la Armada chilena en la fiscalización como tarea habitual. “Ellos obviamente escuchan y ven la aeronave y saben que estamos ahí, obviamente estamos marcando presencia”, puntualiza.

La información información sobre la presencia de barcos chinos en la zona sur del Océano Pacífico fue advertida por Ecuador, que estableció la alerta a partir de una escuadra conformada por más de 300 barcos de pesca procedentes de China. Lo preocupante es el ejercicio de métodos de extracción que formalmente “saquean” la biodiversidad marina, por el ejercicio de pesca a gran escala en áreas específicas por períodos que superan el año. Movimientos a escondidas de los satélites y violación de las restricciones para operar en aguas territoriales de los países del cono sur, lo que a juicio del comandante de la Armada, Andrés Gallegos, fue lo que se propusieron desarrollar con la fiscalización.

MÁS SOBRE ESTE TEMA