La Policía brasileña allanó la Alcaldía de Río de Janeiro y la residencia del gobernante Marcelo Crivella en el marco de una operación anticorrupción

La investigación se enfoca en la supuesta existencia de una organización criminal en el ámbito de la administración municipal carioca

En la imagen, el alcalde Marcelo Crivella. EFE/Antonio Lacerda/Archivo
En la imagen, el alcalde Marcelo Crivella. EFE/Antonio Lacerda/Archivo

La Policía brasileña registró este jueves la sede de la Alcaldía de Río de Janeiro. La acción tuvo lugar en el marco de una nueva fase de una operación anticorrupción que tiene en el centro al alcalde de la ciudad, el obispo evangélico Marcelo Crivella, e investiga una la existencia de una “posible organización criminal” dedicada a la corrupción “en el ámbito de la administración municipal carioca

Los agentes cumplieron 22 órdenes de registro “en domicilios residenciales y oficiales” de “funcionarios y empresarios”, según señaló el Ministerio Público de Río en un comunicado.

Otra de las diligencias tuvo lugar en la residencia en la que vive Crivella, a quien le fue decomisado un teléfono celular, según la cadena de televisión Globo.

El operativo de este jueves es un desdoblamiento de otro ya realizado el pasado 10 de marzo.

El próximo 15 de noviembre se celebrará en Brasil la primera vuelta de las elecciones para renovar los alcaldes y concejos de los 5.570 municipios del país. Y Crivella ya anticipó que buscará la reelección.

Eduardo Paes (Europa Press/Archivo)
Eduardo Paes (Europa Press/Archivo)

No obstante, Crivella no es el único candidato que enfrentará los comicios mientras es investigado por hechos de corrupción. Esta semana las autoridades de Río también desplegó una operación en el marco de una investigación contra el ex alcalde de la ciudad, Eduardo Paes, el otro favorito para imponerse en los comicios.

El pasado martes, la Policía registró la casa de Paes, primero en los sondeos de opinión para volver a gobernar la capital fluminense. En concreto, el ex alcalde (2009-2017) está acusado de recibir unos 10,8 millones de reales (unos USD 2 millones) en concepto de sobornos por parte del grupo Odebrecht para financiar su campaña a la reelección en 2012 de forma ilegal.

Crivella ya había afrontado otro escándalo público la semana pasada cuando la cadena Globo reveló la existencia de un grupo de funcionarios de la Alcaldía que amenazaba en las puertas de los hospitales a los periodistas que intentaban cubrir el caos en el sistema de salud pública local durante la pandemia del nuevo coronavirus.

Esta sucesión de acciones policiales llega en un momento de enorme convulsión en el escenario político de Río. A nivel estatal, el gobernador de ese estado, Wilson Witzel, fuera cesado durante seis meses por la Justicia por otro asunto de corrupción relacionado con los recursos destinados para la crisis sanitaria.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS:

El Partido Laborista Brasileño expulsó al ex alcalde José María Monção que dijo que robó pero “no tanto”

MAS NOTICIAS