Sebastián Piñera prometió una “reforma profunda” al sistema de pensiones, uno de los principales reclamos de la sociedad chilena

“Nuestro compromiso es con un sistema previsional mixto", dijo el presidente de Chile

En la imagen, el presidente de Chile, Sebastián Piñera (EFE)
En la imagen, el presidente de Chile, Sebastián Piñera (EFE)

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, prometió una “reforma profunda” del emblemático sistema privado de pensiones del país y más ayuda para la clase media, en un intento por recuperar el control de la coalición de Gobierno en el Congreso.

El anuncio se produjo cuando los legisladores discuten propuestas presentadas por la oposición para permitir a las personas retirar 10% de sus ahorros de pensiones para ayudarlos a sortear la actual crisis económica. Para sorpresa de muchos, el Gobierno perdió una primera ronda de votación sobre el proyecto de ley la semana pasada.

Nuestro compromiso es con un sistema previsional mixto que asegure pensiones dignas, con un componente solidario financiado por las personas y por el Estado”, dijo Piñera.

Piñera dijo que instruirá al ministro de Hacienda y a la ministra del Trabajo para que presenten una ley de reforma de “acuerdo nacional” para mejorar las pensiones. Al mismo tiempo, prometió una subvención de 500.000 pesos para la clase media, préstamos baratos y una moratoria de seis meses para los pagos de hipotecas. No está claro si el anuncio será suficiente para socavar el apoyo al proyecto de ley de pensiones de la oposición.

Los fondos de pensiones privados, conocidos localmente como AFP, tienen aproximadamente US$200.000 millones en activos bajo administración en cuentas de ahorro individuales obligatorias y muchos economistas han advertido que permitir los retiros afectaría a los mercados locales de renta fija, divisas y acciones.

El sistema de AFP de Chile se creó durante la dictadura de Augusto Pinochet para reemplazar un sistema estatal de reparto. Desde entonces, los trabajadores se han visto obligados a ahorrar dinero en cuentas individuales y las AFP se han convertido en los mayores inversionistas institucionales del país.

Sin embargo, miles de chilenos, después de no lograr ahorrar lo suficiente, han descubierto que las pensiones que reciben los dejan por debajo de la línea de la pobreza. Una reforma total del sistema AFP fue una de las principales demandas de los manifestantes el año pasado.

Cacerolazo

El sonido de las cacerolas se escuchó en la noche de este martes en algunos puntos de Santiago de Chile y en otras ciudades del país en apoyo al proyecto de reforma constitucional que busca permitir a los ciudadanos retirar de forma anticipada un 10 % de sus fondos de pensiones por la pandemia.

La convocatoria fue hecha por redes sociales para mostrar la adhesión a esta iniciativa legal, que fue aprobada la semana pasada en su idea general por la Cámara de Diputados y que este miércoles se vota en sus aspectos particulares, antes de pasar al Senado, en caso de prosperar.

Los cacerolazos se escucharon en varios puntos de la capital del país, desde el centro -punto neurálgico de las protestas sociales que estallaron en octubre de 2019- hasta la periferia, donde incluso algunos vecinos salieron a la calle pese las medidas de cuarentena y encendieron algunas hogueras, mientras que algunos medios locales reportaron la existencia de algunas barricadas.

En otras ciudades como Antofagasta (norte) o Valparaíso (centro) también se escucharon los cacerolazos. A través de las redes sociales, algunos vecinos reportaron que no escuchaban un cacerolazo tan intenso desde el estallido social.

“¡No más AFP, no más AFP!”, coreaban algunas personas desde sus balcones, en referencia a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), empresas privadas encargadas de administrar los fondos de pensiones en el sistema previsional chileno.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Cacerolazo en Chile en respaldo al retiro anticipado de la pensión por pandemia

MAS NOTICIAS