La justicia brasileña suspendió el decreto de Bolsonaro que excluía a los servicios religiosos y las loterías de las cuarentenas regionales

El presidente, quien ha minimizado la gravedad que representa pandemia, había considerado que las actividades eran esenciales y las equiparó con aquellas provistas por farmacias y supermercados. El fallo puede ser recurrido

Foto del viernes del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en una rueda de prensa en Brasilia. Mar 27, 2020. REUTERS/Ueslei Marcelino
Foto del viernes del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en una rueda de prensa en Brasilia. Mar 27, 2020. REUTERS/Ueslei Marcelino

La justicia brasileña anuló en primera instancia este viernes el decreto del presidente Jair Bolsonaro que excluía a las iglesias, a los templos religosos y a las casas de lotería de las cuarentenas impuestas en algunos estados para frenar la epidemia de coronavirus.

"El acceso a iglesias, templos religiosos y loterías estimula la aglomeración y la circulación de personas", escribió en su decisión el juez Marcio Santoro Rocha, de la corte de Duque de Caxias, en el estado de Rio de Janeiro.

El decreto de Bolsonaro fue publicado el jueves en el Diario Oficial de la Unión, y equiparaba “las actividades religiosas de cualquier índole” a las farmacias y los supermercados, esenciales para responder a las necesidades cotidianas de la población.

La decisión de este viernes, que responde a una demanda de la Fiscalía brasileña, es válida para todo el territorio brasileño y puede ser recurrida en segunda instancia.

El mandatario ultraderechista lleva semanas minimizando la gravedad de la pandemia, que tilda de “gripecita”. De hecho, el jueves aseguró que los brasileños “no se contagian” de coronavirus porque tienen sistemas inmunológicos particularmente fuertes. Para ilustrar su argumento, usó un ejemplo poco convencional: dijo que los ciudadanos son capaces de “bucear en una alcantarilla, salir y que no les pase nada”.

Según Bolsonaro, las cuarentenas pueden provocar un "caos" social con "saqueos de supermercados" y representan una amenaza para la "normalidad democrática".

No obstante, los gobernadores de distintos estados sí han impuesto medidas de aislamiento. El miércoles, 26 de los 27 gobernadores de Brasil se reunieron virtualmente y enviaron una carta a la presidencia solicitando apoyo. Todos se pronunciaron a favor de medidas de aislamiento social, dijo al término de la reunión Joao Doria, gobernador de Sao Paulo, estado epicentro de la enfermedad en Brasil.

El gobernador de San Pablo Joao Doria (Reuters)
El gobernador de San Pablo Joao Doria (Reuters)

Los detractores de las medidas de Bolsonaro, en tanto, han tomado la costumbre de manifestarse desde sus balcones golpeando sus cacerolas, una manera común de protestar en América Latina.

Bolsonaro, en contraste, ha atacado a los mandatarios regionales y los acusa de querer “paralizar” el país. En los últimos días los ha presionado a los gobernadores para que reabran las escuelas y los comercios, y el ministerio de Economía llegó a ordenar suspender el pago a trabajadores estatales de beneficios como el pago de transporte y otros adicionales.

En la misma sintonía, el senador Flavio Bolsonaro distribuyó en Facebook un video que termina firmado por el gobierno federal y que lleva por eslogan central “Brasil no puede parar”. En su cuenta de Twitter, mientras tanto, el senador escribe frases como “¡La salud en segundo lugar!”, con mensajes contra la OMS, por ejemplo.

En la noche del jueves, el presidente divulgó en su cuenta de Facebook un video de una caravana de vehículos celebrando la reapertura de comercios y escuelas en un balneario en Santa Catarina. “El pueblo quiere trabajar”, escribió el presidente debajo del video.

Hasta el viernes, la pandemia había dejado 92 muertos y 3.417 contagiados. Ambas cifras son las mayores de América Latina.

Bolsonaro fue elegido en octubre de 2018, con un fuerte apoyo de las iglesias evangélicas.

Algunas de esas iglesias ya optaron por celebrar oficios a distancia, transmitidos por las redes sociales, para evitar las aglomeraciones propicias a la transmisión del coronavirus.

Pero otras congregaciones se oponen al cierre de sus lugares de culto.

Más sobre este tema:

Brasil sumó 15 nuevas muertes el viernes y el total asciende a 92

América Latina superó los 10.000 casos confirmados de coronavirus




MAS NOTICIAS

Te Recomendamos